Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Nacional MARTES 21 2 2006 ABC Detenido por enviar flores a su mujer el Día de los Enamorados b Un hombre pasó 24 horas en los calabozos por incumplir la orden judicial que le impedía comunicarse con su esposa, de la que está en trámites de separación ABC SEVILLA. Un vecino de Sevilla de 48 años de edad ha sido detenido por incumplir una orden judicial de no comunicar con su esposa, ya que el Día de los Enamorados le envió un ramo de flores con el siguiente mensaje: Para mis dos amores en referencia a ella misma y su hija de cinco años. El abogado del acusado, Juan Diego Asencio, explicó a la agencia Efe que su cliente se encuentra desde el mes de julio de 2005 en trámites de separación matrimonial y que el Juzgado dictó una prohibición de acercarse o de comunicarse con su esposa, orden que el marido respetó rigurosamente hasta el Día de San Valentín. Sin embargo, el pasado 14 de febrero, R. I. decidió enviar al domicilio de la madre de su esposa un ramo de flores, por lo que la mujer presentó una denuncia ante la Policía, al entender que su marido había incumplido con ese gesto la orden judicial. Como consecuencia de la denuncia, el hombre fue detenido y pasó 24 horas en los calabozos de la Comisaría. Los dos acusados, William Geovanny E, de 24 años, y Xavier Alfredo S, de 21, YOLANDA CARDO Acusan a dos latin king de violar a una menor para admitirla en su banda Los detenidos negaron los hechos durante el juicio celebrado ayer la agresión por miedo a represalias hasta que los latin empezaron a presionarla para que su hermana pequeña también entrara en la banda J. GUIL BARCELONA. La sección tercera de la Audiencia de Barcelona juzgó ayer a dos supuestos Latin King a los que se acusa de violar a una menor como prueba iniciática para admitirla en esta banda. Los dos procesados, de nacionalidad ecuatoriana y residentes en la provincia de Barcelona, son William Geovanny E. de 24 años y para quien la fiscal solicita 18 años de prisión por dos agresiones sexuales, y Xavier Alfredo S. de 21 años y para el que la fiscal pide 9 años de prisión por una violación. Ambos se declararon inocentes y sus defensas pidieron su absolución. El juicio, que quedó visto para sentencia, sirvió para denunciar las práctica que llevan a cabo este tipo de bandas como los kings que exigen a los que aspiran a entrar en ellas que superen rituales iniciáticos. Unos ritos que en muchos casos son actos ilegales, como agresiones. Todo ello para coronarse como un latin king si eres hombre, o latin queen si eres mujer. En el caso de las mujeres una de las pruebas iniciáticas consiste en ser violada por individuos de la banda. A menudo, estas pruebas se hacen durante concurridas fiestas. Eso, al parecer, fue lo que ocurrió a la joven María Jennifer, que aún es menor de edad, según ella misma declaró ayer a puerta cerrada y protegida por un biombo. b La víctima ocultó Respeto escrupuloso La denunciante, en su declaración ante el juez, reconoció que su esposo había respetado escrupulosamente la orden de alejamiento dictada por el juez en los siete meses transcurridos y que no se sintió amenazada al recibir el ramo de flores. No obstante, imputó también a su esposo el envío de una carta, el pasado 12 de febrero, en la que afirmaba te quiero mucho me gustaría que me perdonaras vamos a intentarlo de nuevo y otras expresiones de contenido totalmente amoroso, según relató el abogado. El letrado reconoció que la orden de incomunicar abarca cualquier tipo de comunicación pero consideró que a la hora de detenerlo la Policía debería haber valorado y sopesado la entidad del incumplimiento En especial, el abogado consideró desproporcionado que su cliente pasase 24 horas en los calabozos de la Policía, desde su detención el jueves pasado hasta que el viernes fue puesto a disposición del Juzgado de Violencia de Género. La juez, con apoyo del fiscal, decretó la libertad inmediata de R. I. sin adoptar ninguna medida adicional aparte de mantener la orden de alejamiento e incomunicación dictada previamente, añadió el letrado. Según la fiscal, en verano de 2003 Jennifer decidió ingresar en los Latin King Tras pasar varias pruebas, el jefe de la banda le asignó un novio que resultó ser uno de los procesados, William Geovanny. Siempre según esta versión, William la violó al menos en dos ocasiones. Ocurrió en Mollet del Vallés (Barcelona) Para vencer la resistencia de la víctima- -relata la fiscal- el agresor le propinó dos bofetadas. Pero luego, le bastó con el miedo que la atenazaba: el temor a las represalias que el grupo podría tomar contra ella o su familia. El mismo pavor afectó a la menor cuando fue violada por segunda vez, en enero de 2004, por el otro procesado, Xavier Alfredo S. cuyo supuesto alias en la banda era King Daddy Tras superar estas pruebas, Jennifer fue coronada queen y guardó silencio sobre su calvario. La amordazaba el citado terror a la represalia, pero también un extraño sentido de lealtad hacia la banda, una ley del silencio autoimpuesta que los peritos psicólogos que la visitaron y que ayer declararon califican de típica reacción de una víctima de una secta. Se les abduce, se les liquida su capacidad crítica y ven su agresión como un sacrificio afirmaron los psicólogos, quienes reclamaron que la menor sea tratada para ser desprogramada Sufre un shock postraumático- -advirtieron- -cuyos síntomas son ahora latentes, pero que pueden aflorar No sabía lo que hacía entrando en la banda y quedó abducida añadió la fiscal. No sin antes anteponer estas consideraciones psicológicas, la representante del ministerio público resumió en sus conclusiones finales que Jennifer fue forzada relativamente e incluso desveló que la joven declaró en el juicio que forzada, forzada, no fue Para salvar a su hermana Pero, entonces: ¿qué empujó a Jennifer a romper su torturado silencio? Según la fiscal, Jennifer estalló cuando los miembros de la banda la presionaron para que su hermana pequeña también entrara en el grupo. Fue entonces cuando denunció su caso ante el psicopedagogo de su escuela y se activó una actuación policial de oficio. Por su parte, los dos acusados, por ahora en libertad con cargos, negaron los hechos y sus abogados recalcaron que no hay testigos de las violaciones. También destacaron que la madre de la menor, que declaró protegida, se mostró sorprendida por el caso y que no detectó en su hija ningún síntoma de la agresión. William negó ser latin king y aseguró que Jennifer, a quien conocía por ser amigo de sus hermanos, le denunció por despecho, porque él no la hacía caso El otro procesado, Xavier Alfredo, confirmó que estuvo relacionado con los Latin en 2002, cuando arribó a España, pero no cuando los hechos. Además, dijo que no conocía a la víctima, que le reconoció tras visionar unas fotografías del archivo policial. La fiscal y los peritos psicólogos creen que la chica agredida sufre los síntomas de una víctima de una secta