Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MARTES 21 2 2006 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. ¿EN QUÉ PAÍS VIVIMOS? UANDO Alfred Nobel se dio cuenta de que cualquier movimiento brusco hacía estallar un líquido que había denominado nitroglicerina, compró un barco y se puso a experimentar en el centro de un lago. Un buen día observó que un barril de su peligroso líquido rezumaba y que parte de él había sido absorbido por el embalaje, que estaba hecho de una especie de barro de diatomeas. El barro LUIS IGNACIO impregnado PARADA no estallaba por más golpes que le dieran, y solamente lo hacía con ayuda de un fulminante. Así que decidió confeccionar unos cilindros de una arcilla porosa e impregnarlos en nitroglicerina. A esa mezcla la llamó dinamita. Cuando Andreas Latzko estaba a punto de morir escribió: Mi padre nació en Trieste, bajo la dominación austriaca; mi madre, en Trento, conquistada por los italianos. Cuando se casaron fueron a vivir a Alsacia, gobernada por los franceses, y allí nació mi hermano mayor. En el mismo país y en la misma casa nací yo pocos años después, pero bajo la dominación alemana. Si los Ejércitos aliados luchasen meramente contra Austria y Alemania, yo, en mi condición de alemán, odiaría a mi madre, italiana, y a mi hermano, de nacionalidad francesa; odiaría a mi padre, austriaco, y él y yo combatiríamos en ejércitos enemigos, defendiendo el suelo de nuestras patrias, a pesar de haber nacido bajo el mismo techo Hoy se están produciendo en Europa dos movimientos, el centrífugo y pragmático, que busca la integración de las naciones y los mercados en espacios políticos y económicos más abiertos, aunque sea a costa de cesiones de soberanía, y el centrípeto y sentimental, que bulle por lograr mayores cotas de autogobierno o autodeterminación basados en los mercados cautivos de la nación de la que pretenden segregarse. Lo que sigue ya se sabe: los experimentos, con gaseosa. O si son con dinamita, en medio de un lago. No se puede poner al Estado en almoneda ante algo tan explosivo como los nacionalismos, que llevan a la penosa situación de Andreas Latzko. C Los abuelos de la Guerra Civil Estremece meterse en la piel de los asistentes a la reunión con el todavía presidente del Gobierno como víctimas del terrorismo. Traumas psicológicos o disfunciones sensoriales son motivo de incapacidad para trabajos de responsabilidad. Decirle a la madre de Irene Villa, como excusa sobre lo que les ha pasado a ellos, que también mataron a su abuelo en la Guerra Civil debería tener condenas en los cuatro puntos cardinales de la- -de momento- -geografía española. Por una explicación de la violencia doméstica en una hoja parroquial se ha atacado cruelmente a la Iglesia, atajada momentaneámente con una condena del arzobispo de la diocésis. Por otra parte, la disciplina de voto nos hace reflexionar sobre qué mentes se ocultan en los cuerpos que ocupan los asientos parlamentarios. Desde casi el comienzo de la democracia ha ocupado escaño José Luis Rodríguez Zapatero, quien desde entonces hasta ahora piensa en la Guerra Civil y en su abuelo muerto. Para él, la Transición no existió, según se deduce de sus palabras, luego toda violencia podrá ser justificada, excepto la que puedan ejercer sus no partidarios. Quién no condena la violencia, cualquiera y entre ellas la terrorista, no puede ejercer en un Estado democrático de Derecho como es España. Menos aún como máximo dirigente del país, donde las palabras confirman los hechos a los que ultimamente estamos asistiendo. José Carlos Navarro Muñoz. Badajoz. Alarma infundamentada Dada la alarma social que con motivo de la aparición de brotes de gripe aviar cerca de nuestro país se está creando, me parece interesante poner en conocimiento un estudio realizado en Vietnam. En él se ha analizado una muestra de 45.478 personas encuestadas, tomadas al azar en una zona del suroeste de Vietnam donde se han confirmado casos de gripe aviar H 5 N 1 y donde es común la crianza doméstica de aves. Los resultados indican que 8.149 personas de las analizadas (17,9 por ciento) sufrieron síntomas de gripe, no necesariamente aviar sino común; 38.373 personas (84,4 por ciento) vivían en hogares con aves; y 11.755 (25,9 por ciento) vivían en hogares donde se habían dado casos de aves enfermas o muertas. El estudio concluye que el principal riesgo de contraer la gripe por humanos es mantener un contacto directo con aves enfermas o muertas, no porque las aves vivan en el hogar, y menos aún por el consumo de carne de ave. Estos resultados son coherentes con la mayor incidencia detectada en personas de bajo nivel socioeconómico, mujeres y el rango de edad más frecuente, esto es, el de menor y mayor edad, que son los más susceptibles de manipular y tocar las aves. Podemos afirmar que, aunque se produjeran casos de gripe aviar en aves migratorias, el riesgo de que se contagien las aves domésticas es mínimo si no están en contacto, y nulo que eso implique el contagio en humanos si se evita todo contacto, por lo que se puede considerar que la alarma es infundamentada, más cuando se están tomando las medidas para evitar el contacto entre aves migratorias y aves domésticas. Si éstas están en granjas modernas y se toman las medidas decretadas, el peligro de contagio es prácticamente inexistente. Domingo Martínez. Burgos. ediciones. 3. Si el señor Lucena habla de ficción a causa de que en mi libro hablo de periodistas- conspiradores añadiré que personas que asistían a las reuniones del periodista al que me refiero en mi libro, directivos del CESID y algún político también presente en ellas me han confirmado el contenido de las mismas en entrevistas diferentes. Pero aún más, si el señor Lucena tiene a bien mirar el primer anexo de mi libro, que quizá se le haya pasado por alto, verá reproducida la trascripción de una charla del mismo periodista, recogida por tres militares, que deja pocas dudas sobre las intenciones conspiradoras de su autor. Francisco Medina. Madrid. Entregados a Marruecos España ha dejado de pugnar por la franja de terreno que circunda Melilla, en la que se había anunciado la construcción de la tercera valla. Hasta la fecha aparecía como de soberanía nacional. Ahora no se levantará ahí, sino más atrás, entre las dos cercas que ya existían hasta ahora. Marruecos consiguió parar la construcción de esa tercera valla mediante la presencia de tropas del Ejército en esos terrenos, incluso con tiendas de campaña, y el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha mirado a otro lado, permitiendo de hecho que las tropas marroquíes sigan ahí. Se trata de una superficie muy superior a la de la isla Perejil, que motivó una operación militar de reconquista tras haber sido ocupada por soldados de Marruecos. Es una franja de ocho metros de ancho (al exterior de la segunda valla) y que recorre trece kilómetros del perímetro de la frontera de Melilla. Cuando se pararon los trabajos de la tercera valla, oficialmente llegó a apuntarse la excusa de que no había llegado material, algo que no era cierto. Y, después, la empresa constructora aceptó las indicaciones del Ministerio del Interior, que ahora ha podido argumentar que el mejor sitio para colocarla era entre las dos ya existentes. Luis López González. Sevilla. en mi obra se tratan elementos menos conocidos hasta ahora, aportaciones que, sin embargo, dice están más cercanas de la política- ficción que del periodismo de investigación o de la indagación histórica Como no especifica dónde halla él la ficción y la falta de investigación en mi libro, y puesto que estoy seguro de que no haría un comentario así de ligero sin haber leído mi obra o sin fundamento, me atrevo a rogarle que me señale en qué parte de mi libro ha descubierto que añado ficción a los hechos. Mi trabajo es el resultado de dos años largos de investigación, y más de sesenta entrevistas realizadas con todos los protagonistas del 23- F vivos. Nada me frustra más que después de tanto tiempo dedicado a este asunto y tras haber molestado a tanta gente con mis preguntas, haber cometido un error tan torpe como ficcionar (perdón por el palabrote) lo que no pretende ser sino simple periodismo. Aseguro al señor Lucena que sus rectificaciones y puntualizaciones serán incluidas en próximas Puntualización sobre el 23- F Soy periodista y autor de un libro sobre el 23- F. Manuel Lucena ha publicado en este diario el pasado domingo una doble página comentando los libros aparecidos sobre ese acontecimiento. En tal sentido quiero expresar: 1. Mi agradecimiento al señor Lucena por haber incluido entre las obras comentadas mi libro. 2. Mi sorpresa ante algún comentario del señor Lucena. Indica, muy amable, que