Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid DOS SEMANAS DESPUÉS DE LA APERTURA DE LA T- 4 EFECTOS COLATERALES LUNES 20 2 2006 ABC (Viene de la página anterior) cubrir la amplia demanda de taxis que hay en esta parte de Barajas afirma Juan José Barroso. Nos sale más rentable ir hasta la T- 4, esperar algo menos y hacer un recorrido más largo hasta el centro de la ciudad explica Ignacio Jiménez. Lo cierto es que la espera en las antiguas terminales puede hacerse demasiado larga, porque la llegada de viajeros se ha ralentizado mucho en los últimos quince días. Aprovechar la calma A las quejas de los taxistas se unen las de los viajeros que, todavía, siguen sin conocer exactamente cuál es la distribución de las nuevas terminales. Para ellos, Aena ha dispuesto varios puntos de información en los que se indica en qué terminal debe facturar y, en su caso, cómo se puede acceder desde las antiguas hasta la nueva. Y para aprovechar las oportunidades que ofrece tanta calma y tranquilidad, muchos viajeros optan por acudir a las viejas terminales para realizar operaciones que en la T- 4 pueden llevar una larga espera. A saber: empaquetado de equipajes, extracción de dinero en los cajeros automáticos... Sólo algunos pierden los nervios. Los asientos de la T- 3 sirven ahora para descansar sin molestias La gente que viene más nerviosa es porque apenas tiene tiempo para facturar y sabe que pueden perder su vuelo relata Marta Bernal, una de las empleadas que se encargan de facilitar información a los más despistados. Pero, en general, la resignación es la nota dominante ante quienes optan por el transporte público. Sería bueno que el Metro llegara cuanto antes a la T- 4 exige Esther, una joven veinteañera que se dirige a las nuevas instalaciones para tomar un avión de Iberia hasta París. Esa exigencia se convertirá en realidad a mediados del próximo año, cuando la Consejería de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid finalice las obras de ampliación de la línea 8, desde el pueblo de Barajas hasta la nueva terminal. También el Ministerio de Fomento tiene previsto unir la T- 4 con la capital a través de la red de Cercanías, aunque esta última promesa todavía no tiene presupuesto, licitación ni fecha de finalización. Como tampoco está claro cuándo los turistas y madrileños que se dirijan a las antiguas terminales se acostumbrarán a una imagen radicalmente opuesta a la que ofrece su hermana la T- 4, flamante infraestructura repleta de viajeros y movimiento. LA OPINIÓN DE LOS TRABAJADORES Fabián Varela Vendedor de la ONCE Marta Bernal Empleada de AENA Pablo Fábrega Servicio de Protección de Equipajes Hans Van Evern Operario de Hertz Antes vendía 300 cupones; ahora sólo 100 Los vendedores de la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE) son algunos de los más perjudicados por la apertura de la nueva terminal. Entre ellos, Fabián, que ha tenido que trasladar su puesto de cupones a otro sector de la T- 2 por la falta de viajeros y, por lo tanto, de compradores de suerte De hecho, este vendedor asegura que ha visto cómo se reducían sus ventas hasta dos tercios de lo que venía haciendo hasta hace poco. Antes vendía 300 y ahora sólo 100 cupones afirma. Incluso detalla que algunos puestos de cupones han tenido que ser cerrados definitivamente y algunos compañeros, trasladados a Madrid. En la T- 3 quedan un puesto de lotería y una peluquería, una de cuyas empleadas comenta la pena que da ver esto vacío Muchos pierden los nervios porque no llegan a tiempo Tras la inauguración de la T- 4, Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) desarrolló un dispositivo de información para canalizar tanto las dudas como las quejas de los usuarios de Barajas, que se dirigían al nuevo edificio. Marta forma parte de ese dispositivo. Encargada de informar a los usuarios que llegan a la T- 2 sobre cuál es la terminal donde deben facturar, esta joven asegura que ya se ha calmado mucho la situación que inicialmente llevó a algunos altercados entre los responsables del aeropuerto y los usuarios. Reconoce que quienes llegan a la T- 2 suelen terminar en la nueva T- 4, y es verdad que pierden los nervios, pero sobre todo porque ven que no llegan a tiempo para facturar y que pueden perder sus vuelos, con el consiguiente trastorno. Me comprometí a mantener el personal Uno de los aspectos más llamativos del viejo Barajas es que muchos usuarios que se dirigen a las nuevas instalaciones optan por utilizar algunos servicios que se ofrecen en la T- 1 o la T- 2, evitando largas esperas y algún que otro disgusto, como suele suceder donde existen grandes aglomeraciones de personas. La protección y plastificación de equipajes es uno de esos servicios que se siguen utilizando, aunque sean viajeros que, más tarde, se dirijan a la nueva terminal. A mí me viene bien que hagan esto reconoce Pablo, quien asegura que se han reducido considerablemente las ventas en estos últimos días A pesar de que la facturación del servicio de empaquetamiento es menor, Pablo mantiene el compromiso adquirido con sus empleados para no despedirles. Mis compañeros de la T- 4 me dicen que no paran La solución por la que han optado algunas empresas es la de trasladar parte de su negocio a la nueva terminal, eso sí, siempre que hayan obtenido la concesión de Aena, porque tener un establecimiento en las antiguas terminales no garantizaba poder abrir otro en la T- 4. En el caso de Hertz, mantienen puestos de alquiler de vehículos tanto en todo el aeropuerto, aunque los empleados que se encuentran en el viejo Barajas afirman que la actividad se ha reducido considerablemente y que, incluso, algunos viajeros se desplazan hasta la T- 3 para no esperar largas colas. Así lo explica Hans, uno de los trabajadores de la empresa de alquiler, quien destaca que en el caso del establecimiento en que se encuentra ha llegado a disminuir el alquiler de vehículos hasta un 45