Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 20 2 2006 Nacional 15 EL DEBATE SOBRE LA NEGOCIACIÓN CON ETA El comunicado no altera el proceso se asegura en medios abertzales, que también vaticinan que habrá más Se espera que el gesto más significativo llegue antes del verano, y le tocará al Gobierno valorarlo Moveos, chicos, moveos CHARO ZARZALEJOS MADRID. Cuando creyó que la jornada había concluido, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, tuvo conocimiento de la no tregua, del no abandono de las armas por parte de ETA. De inmediato entró en contacto con Alfredo Pérez Rubalcaba, José Enrique Serrano y Fernando Moraleda. La consigna fue fulminante: no hay respuesta al comunicado y aquí no pasa nada. Mariano Rajoy, después del acto en la Casa de Campo y de su sesión de rehabilitación de su mano herida, también creyó que la jornada no acabaría con más novedades que las deparadas por las manifestaciones de Bilbao y Barcelona, pero, enterado del comunicado etarra, a punto estuvo de subirse por las lámparas. Pero no. La prudencia le aconsejó esperar al domingo. En el País Vasco, la pesadumbre se adueñó de los partidos políticos, sobre todo de aquellos que, salvo por el dato de que no hay asesinatos- -que no es poco- se han convencido a sí mismos de que el fin de la violencia está cerca. ETA se ha saltado los calendarios previstos. Esto es lo único que ha sorprendido a los más implicados en el proceso de compromisos políticos El contenido del comunicado, no. No ha sorprendido, hasta el punto de que en medios abertzales se considera que esto no cambia las cosas El contenido, efectivamente, no ha podido sorprender. Si no hay acuerdos entre partidos y sindicatos, no habrá final feliz había declarado apenas horas an- tes Arnaldo Otegi. ETA no está en un proceso de paz, sino en un proceso político dijo ayer Mariano Rajoy. Y tiene razón. El abandono de las armas no será el punto de partida, sino el punto de llegada, después de que todos los agentes de Euskal Herria se comprometan de verdad en la defensa de los derechos del pueblo vasco. Siempre insatisfecha Moveos, chicos, moveos ha dicho ETA. Es lo que ha dicho siempre y siempre ha estado insatisfecha. No le basta que se acepten por todos, a excepción del PP, las famosas dos mesas. Ni le basta que UGT diga que sí, que estamos más cerca de la paz después de reunirse con LAB, ni le basta el documento de las mujeres. No le basta, siquiera, que se hable de paz sin recordar que son ellos y no los demás los únicos que la rompen. Moveos, chicos, moveos ha dicho ETA, que, como el ojo de Manitú, todo lo controla. Que no, que no. Que están en las últimas insiste más de un socialista. El consejero vasco de Interior, Javier Balza, aconseja que menos alegrías, que tienen gente, explosivos y ningún dolor de corazón. Se nos avecina un tiempo de cierto impasse La reacción oficial de unos y otros va a ser dar bajonazo al escrito de ETA. Desde los sectores nacionalistas más implicados en el denominado proceso se va a decir que forma parte del propio proceso, y desde el PSOE se dará por no leído- -aunque se lea, y con preocupación- -a la espera del co- municado que nos interesa No pasa nada. A más palabras, menos bombas decía ayer mismo un alto dirigente socialista a esta periodista. ¿Qué van a hacer? Si no dejan la violencia, habrá más presos. Y si mañana se les ocurriera matar, a Otegi le corren por las calles de Bilbao Las expectativas ahora generadas no son inéditas. Algo así ocurrió cuando, tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco, las calles del País Vasco se desbordaron en contra de semejante tortura. Entonces, si no llega a ser por la rápida e inteligente intervención del alcalde de Ermua, muchas herriko tabernas hubieran sido saqueadas. Entonces se pensó que, después de lo visto y de que el propio José Antonio Ardanza proclamara que Herri Bata- Cuando el presidente del Gobierno llame a Rajoy, el líder del PP le pedirá que reflexione y vuelva al Pacto Antiterrorista Después del comunicado, el Gobierno y el PSOE van a enfriar el ambiente, pero mantienen su estrategia suna tenía las manos manchadas de sangre por no condenar tanta barbarie, nunca más ETA se atrevería a matar. Pero mató. Y mató a Fernando Buesa, a Zamarreño... Engordó su lista de crímenes, cuando se creyó que ya nunca más. El Gobierno no va a modificar su estrategia, pero sí va a tratar de rebajar las expectativas, que sólo el presidente del Gobierno ha puesto en circulación. Sin rectificar, como ayer mismo solicitó el líder de la oposición, el PSOE va a tratar de limar asperezas con el PP, donde quieren ver una cierta moderación en el lenguaje. Si no lo cambian, es imposible. No podemos admitir sin más que se diga que el presidente tiende la mano a los terroristas En el PP el ánimo no es muy distinto. ¿Podemos aguantar que Blanco diga que tenemos que pedir perdón por las torturas en Irak o cuestionar que no queremos la paz? Ya vale, hombre, ya vale se señala en la calle Génova. No está previsto en la agenda de Rajoy ni pedir la dimisión del presidente ni plantear moción de censura. Cuando el presidente le llame, que le llamará, le va a pedir que reflexione y que se vuelva al Pacto Antiterrorista. El Gobierno y el PSOE van a enfriar el ambiente, pero no habrá sesión alguna del Pacto. La lista de comunicados no ha acabado. Habrá más se augura en medios abertzales. Pero en ninguno ETA va a decir que abandona las armas. A la espera del gesto más significativo que en medios abertzales se mantiene que se producirá antes del verano y que le tocará al Gobierno valorarlo el proceso de complicidades políticas, de compromisos, que Arnaldo Otegi ha venido gestionando, ha tocado techo. Los socialistas vascos, por mucha fe que tengan en el presidente del Gobierno, no pueden ir más allá. En la política, como en la vida, ocurre que la raya que separa lo sublime de lo ridículo es a veces imperceptible. La levedad misma.