Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 Deportes BALONCESTO COPA DEL REY DOMINGO 19 2 2006 ABC El TAU no dejó que el Real Madrid le volviera a engañar Los blancos, incapaces de arreglar el desastre en el último cuarto DOMINGO PÉREZ MADRID. El Real Madrid no supo hacer valer en las gradas ni en la cancha su condición de anfitrión. Fue vapuleado en todos los frentes por un TAU rabioso: 75- 87. Sólo la vocación de supervivencia blanca animó el paseo vitoriano. Salió el conjunto blanco casi indemne (15- 19) de un primer cuarto lamentable, con un Scola estelar enfrente (12 puntos) y con el equipo espeso y torpe: ocho pérdidas, tres de ellas con robo de balón vitoriano en los saques de fondo, el colmo del descuido. Sobrevivió con mejor suerte de la prevista a un calentón artillero de Erdogan. El turco enfiló tres triples seguidos- -12 puntos- -para poner un 0- 12 en el marcador, que colocaba al Madrid contra las cuerdas (28- 42) Con 14 abajo y el TAU lanzado, todo apuntaba a que se iba a abrir un abismo insalvable y, sin embargo, Bullock se las arregló para que al descanso se llegara con un 36- 46 apañado para lo que se estaba viendo en la cancha. REAL MADRID TAU VITORIA 75 87 Real Madrid (15+ 21+ 16+ 23) Sonko, Rakocevic (13) Tomas (5) Hamilton (12) Reyes (7) -cinco inicial- Hervelle (4) Bullock (13) Gelabale (4) Fisher (8) y Hernández- Sonseca (8) TAU Vitoria (19+ 27+ 23+ 18) Prigioni (5) Hansen (12) Jacobsen (2) Scola (20) Splitter (6) -cinco inicial- David (15) Erdogan (22) Vidal y Ukic (5) Naufragio madridista Y lo que se presenciaba era un baño en toda regla. Basta para hacerse una idea con repasar los puntos de valoración, que son los que reflejan el balance de aciertos y deméritos. Concluidos los 20 primeros minutos el Madrid acumulaba 24 puntos por 42, casi el doble, de los alaveses. El tercer cuarto vino a firmar la de- función de los madridistas. Erdogan afinó de nuevo su escopeta y puso a su equipo con 19 arriba (45- 65, m. 27) La nave blanca tenía un sinfín de vías de agua abiertas. Zozobraba. Se iba a pique irremediablemente, cuando el Real Madrid volvió a resurgir. Por un momento sobrevoló por el Palacio la sombra de la última final de Liga. Aquella que los blancos se apuntaron en Vitoria cuando las gradas del Buesa Arena ya llevaban más de tres minutos celebrando un triunfo que jamás llegó. Para intentar el milagro, Maljkovic no contaba con sus mejores efectivos. Bullock llevaba en el banquillo desde el minuto 25- -no podía agotar al lesionado escolta en una remontada imposible- Reyes estaba eliminado desde el 28 y Rakocevic desde el 32. Y Sonko se- guía en la pista, pero cojeando con el tobillo derecho maltrecho. Sin embargo, lo intentó. Arengó a los suyos. Les recordó que eran unos gladiadores, que había que ponerse el cuchillo entre los dientes y que no había nada que perder. Apretaron las clavijas en defensa. Fueron limando la diferencia. Punto a punto, bloqueo a bloqueo, rebote a rebote: menos 15, menos 13, menos 11, menos nueve. Y menos siete: 66- 73 (m. 34) Fue cuando el Palacio enmudeció. Las gradas eran mayoritariamente alavesas. Nadie sabe cómo se puede explicar que la Copa se celebre en Madrid y, sin embargo, la afición blanca sea con diferencia la menos numerosa y, en consecuencia, la menos ruidosa. En Vitoria no habría mejor ambiente a favor del TAU. Pues bien, en ese instante pesó sobre la memoria de todos, incluidos los jugadores, lo ocurrido en junio pasado. Por eso reinó el silencio del miedo, de la incertidumbre, del no me lo puedo creer. Pero Splitter, uno de los que más culpa tuvo de aquella derrota- ¡aquel maldito último balón que rifó y cuyo recuerdo ha debido quitarle el sueño tantas veces desde entonces! quiso reivindicarse y con un par de acciones de garra despertó a los suyos y a su afición. Más nueve, más diez, más 11... Más 16 (66- 82, m. 37) Todo volvió a su cauce. El TAU, a lucirse; el Real Madrid, a penar. Garbajosa desaparece y el Pamesa se hace grande D. P. MADRID. La Copa es un terreno propicio para leyendas y mitos. Uno de ellos habla del maleficio que acompaña al campeón y al MVP y asegura que ni uno ni otro repiten. Este año se seguirá cumpliendo. De ello se encargó un impecable Pamesa al liquidar al Unicaja (87- 74) Avdalovic asombró en cuartos contra el Akasvayu. Garbajosa, el MVP del año pasado, la lió ante el Gran Canaria. Conclusión: Ricard Casas, técnico valencianista, marcó el objetivo de secar al pívot; y Sergio Scariolo, entrenador de los malagueños, estructuró su estrategia en neutralizar al base. Carlos Cabezas fue el ejecutor de las órdenes de Scariolo y Dikoudis, de las de Casas. Ambos se lucieron. Avdalovic y Garbajosa desaparecieron. El director de juego tuvo que contentarse con seis puntos, los mismos que el internacional español. Anotó su primera canasta en el minuto 14. PAMESA VALENCIA UNICAJA MÁLAGA 87 74 Borrados los dos grandes productores de cada equipo, el duelo quedó abierto al resto, aunque inicialmente ninguno de los dos clubes sacó ventaja del esfuerzo anulador. El marcador se mantuvo entrelazado y la responsabilidad anotadora se la fueron repartiendo unos y otros, con especial protagonismo de Timinskas y Herrmann (23 puntos por cabeza) Sólo una buena defensa zonal permitió a los levantinos irse al descanso con ventaja: 42- 39. En la reanudación quedaba por ver cuál de los dos conjuntos asimilaba mejor la pérdida de sus referentes. O qué secundarios suplían con mayor acierto a sus jefes En las dos cuestiones superó el Pamesa al Unicaja. Casas y sus hombres, tal vez por estar más habituados, se aclimataron a la pérdida de Avdalovic. Scariolo y los suyos lo llevaron peor. Insistieron una y otra en buscar la solución a sus males en su líder. Lo tenían un ratito sentado, intentaban alguna cosa- -una zona, ju- Pamesa Valencia (22+ 20+ 23+ 22) Avdavlovic (6) Stepp (15) Yebra (3) Dikoudis (9) Garcés (8) -cinco inicial- Miralles (9) Timinskas (23) Harrington (11) y Sklavos (3) Unicaja (21+ 18+ 17+ 18) Cabezas (4) Brown (16) Herrmann (23) Garbajosa (6) Santiago (9) -cinco inicial- Risacher (6) Pepe Sánchez (3) Nicevic (2) Berni Rodríguez (5) y Pietrus. gar con cuatro bajitos... no les salía y devolvían a la cancha a Jorge, para que éste se fuera hundiendo cada vez más. No le entró nada. Sobre todo los triples (0 de 6) su teórica arma letal. Y, mientras, el Pamesa, con un empujoncito de Timinskas, otro de Harrigton y un tercero de Stepp- -un tipo curioso, con poca pinta baloncestista, pero con un encomiable sentido de equipo y una cabeza privilegiada- -se iba construyendo minuto a minuto una renta interesante que no tardó en instalarse en torno a la decena de puntos, con una máxima de 13 (69- 56, m. 32) que al final le fue suficiente. Mini Copa Pamesa y Barcelona se juegan hoy el título Será a las 12.00 en el polideportivo Magariños. Principales resultados: Barcelona, 87; TAU, 19. Gran Canaria, 47; Unicaja, 41. Akasvayu, 33; Real Madrid, 51. Pamesa, 64; Juventud, 39.