Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 19 2 2006 87 Deportes TAU- Pamesa, final de la Copa. Los vitorianos arrasaron al Madrid (75- 87) y los valencianos, al Unicaja (87- 74) Pau Gasol se cita con la estrellas esta madrugada (02.30, Cuatro y Digital en la fiesta de la NBA Tres goles contra tres puntas Fácil y cómodo triunfo del Real Madrid frente a un Alavés que, a pesar del trío atacante que alineó Piterman, sólo creó una ocasión ante Casillas JOSÉ MIGUEL MATA MADRID. Suma y sigue. El Alavés no fue rival para un Real Madrid que mantiene su línea ascendente a pesar de la Copa y que a su plácida victoria añadió la alegría del regreso de su capitán, Raúl, un refuerzo que se antoja vital para el último tramo de la temporada. El Real Madrid comenzó el partido tan efervescente como el pasado martes frente al Zaragoza y a los diez minutos, quizá satisfecho con su creación, con esos dos tantos que reflejaba el marcador, descansó. Vamos, que se puso a contemporizar y a pensar en el Arsenal. Con ello dio un hilo de vida a un Alavés que, efectivamente, salió con el sistema Piterman- -tres puntas en el Bernabéu- -para sorprender y que en un visto y no visto había perdido los papeles... y el partido. Y lo había perdido a pesar de que Baptista, ¡pobre! está negado. Al brasileño no le sale nada a derechas. Pudo poner patas abajo el estadio en la acción que acabó con el segundo tanto, pero su espectacular chilena tras un gran pase de Guti se fue al poste, y el rechace lo aprovechó Robinho, que ya podía traspasarle a su compatriota un poco del acierto rematador que a él le está sobrando mientras al otro le falta. Porque poco después Costanzo le sacó un derechazo desde la frontal y, luego, remató fatal un magistral centro largo de Beckham- -el inglés está en un momento dulce de toque y trabajo- -que le dejó solo en el corazón del área. REAL MADRID ALAVÉS 3 0 te vitoriano entre los tres palos se produjo a los 34 minutos, un cabezazo de Aloisi y parada felina de Casillas- y para saber eso es cierto que no hace falta tener el carné de entrenador, pero también que basta con tener dos dedos de frente. Por lo demás, Dmitry no hace más que ejercer de lo que casi todos los presidentes sueñan, pero ninguno se atreve de cara. Con todo, su Alavés fue ayer blandito en defensa, blandito en el medio y nulo arriba. Y pudo llevarse un carro de goles de no haberse tomado el Madrid ochenta minutos de partido a beneficio de inventario. Tanto que la segunda parte sobró. Bueno, menos para ver el regreso del buque insignia blanco, un Raúl que es ejemplo de profesionalidad, vergüenza, amor propio y compromiso con unos colores, y para comprobar que Cicinho- -que remachó la goleada- -puede ser uno de los mejores fichajes de la historia del club. Real Madrid (4- 1- 4- 1) Casillas; Míchel Salgado, Sergio Ramos, Mejía, Raúl Bravo; Diogo; Beckham (Cicinho, m. 73) Baptista (Raúl, m. 66) Guti, Robinho; y Ronaldo (Cassano, m. 58) Alavés (4- 3- 1) Costanzo; Edu Alonso, Sarriegi, Juanito, Coromina; De Lucas (Georgiev, m. 73) Astudillo, Lacén; Bodipo (Jandro, m. 71) Aloisi y Nené. Árbitro Undiano Mallenco (Comité Navarro) Mostró cartulina amarilla a los jugadores locales Guti y Míchel Salgado y a los visitantes Sarriegi y De Lucas. Goles 1- 0, m. 5: Guti, de zurdazo cruzado. 2- 0, m. 10: Robinho, de remate con la derecha. 3- 0, m. 77: Cicinho, con la izquierda. Ronaldo, desaparecido La negación de Baptista salvó la cara a Piterman. Eso, y la relajación del Real Madrid, que comenzó justo al pase siguiente de que Guti abriera el marcador a los cinco minutos, con un zurdazo colocado tras una dejada de Robinho. Porque, cómodo a pesar del intento de presión muy arriba de los vitorianos, el equipo de casa ni siquiera acusó la falta de Gravesen y Pablo García y Diogo cumplió en su papel de medio centro único, aunque bien ayudado por Guti. Así, el conjunto merengue se dedicó ya a mover el balón de un lado a otro, a buscar las entradas de Beckham por la diestra y las bicicletas de Robinho por la siniestra y a desgastarse lo menos posible, labor en la que se aplicó con nota Ronaldo, una sombra durante los minutos que estuvo en el campo. Está claro que se puede crucificar a Piterman por sus formas, por la arrogancia con la que defiende sus criterios y el desprecio que muestra por todos aquellos que le contradicen. Pero el Alavés no jugó ni mejor ni peor que otros equipos que han pasado por el Bernabéu. Lo que sucede es que no por alinear tres puntas te aseguras crear más peligro- -el primer y único rema- Esta plástica chilena de Baptista fue el prólogo del segundo gol del Real Madrid, obra de Robinho FRANCISCO SECO DEL DELANTERO CENTRO AL MEDIO CENTRO ENRIQUE ORTEGO E l Real Madrid prepara su asalto a la décima hasta con Raúl recuperado. Con el equipo bastante entonado en muchos conceptos, dos posiciones clave en un conjunto que se precie porque forman parte de la espina dorsal pueden cuestionarse en la actualidad. Del delantero centro al medio centro. Anda Ronaldo que no anda. Está tristón y lento. Ayer volvió a estar ausente y ya lleva tres partidos seguidos como para haber recuperado parte de su forma. Bien es verdad que un jugador de su clase puede tapar la boca con dos o tres goles en el próximo partido, pero me consta que hoy por hoy su comportamiento en los partidos, esa presunta apatía y su escasa participación en el juego, preocupa en el club a los más altos niveles. Lo del medio centro tiene menos arreglo porque no es de esperar que ninguno de los que actúa en esa posición cambie de la noche a la mañana. Y es una pena que el once cojee por una demarcación tan vital para el rendimiento colectivo. Mientras Guti y Zidane aguanten el tirón y bajen y suban la situación se puede ir solventando, pero la necesidad de fichar un canalizador, un organizador de calidad y personalidad es perentoria. Tener a Cicinho y Beckham por la derecha, a Roberto Carlos y Robinho por la izquierda y arriba todo un arsenal de medios punta además del apagado Ronaldo merece un medio centro que juegue y haga jugar.