Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 DOMINGO 19 2 2006 ABC Economía Las concesionarias pueden perder 500.000 millones si no cambia la norma contable Las empresas españolas han conseguido el apoyo de la patronal europea FIEC en su reivindicación b La nueva contabilidad es un problema para las concesionarias, pero también para los países que quieren mejorar sus infraestructuras sin elevar el déficit Inversión privada en infraestructuras en el mundo Periodo 1985- 2003. En millones de dólares Ferrocarril 294.227 35,92 Carreteras 258.795 31,59 MIGUEL LARRAÑAGA MADRID. Autopistas en Estados Unidos, Canadá, Irlanda, México, Francia, Chile, Italia, Argentina o Brasil; aeropuertos en Australia, Reino Unido o distintos países iberoamericanos, desaladoras en Argelia o instalaciones de tratamiento de aguas en medio mundo son los poderes que han llevado a las empresas españolas al liderazgo mundial de la concesión de infraestructuras, un negocio en auge y para el que las previsiones más pesimistas auguran un volumen que superará el medio billón de euros en los próximos años, pero que, en cambio, está amenazado por los cambios contables impulsados en la Unión Europea. Fernando Gutiérrez de Vera es la persona que está coordinando desde la patronal Seopan los esfuerzos de las empresas españolas para cambiar la situación. La UE subcontrató- -precisa- -la creación de una norma contable homogénea a nivel europeo para las empresas cotizadas en Bolsa y, a pesar de que desde 2002 llevamos diciendo que el negocio concesional debe tener una norma propia, quien está haciendo el trabajo ha preferido adaptar la norma general, y eso genera enormes problemas, porque las concesiones son un negocio muy diferente a una industria o incluso a una construcción, ya que los plazos de amortización y de vida útil del negocio son mucho más largos Puertos 33.307 4,07 Edificios 51.285 6,26 TOTAL: 819.112 millones de dólares producir una paralización en el proceso. De hecho, Francia acaba de privatizar sus autopistas de peaje, hasta ahora públicas, y Alemania se propone hacer lo mismo en los próximos años con sus autovías. ¿Cual es el problema? Fundamentalmente, que el nuevo sistema contable obliga a la amortización apresurada, no contabiliza adecuadamente las ingresos futuros y hace entrar en abultadas pérdidas a las concesionarias durante los primeros años de una concesión. Ante esto, Vicente Benedito, de Itinere- Sacyr, resalta: Lleva al peligro de quiebra, porque muchos años de pérdidas te pueden situar en un nivel contable de fondos propios insostenible que, en cambio, no es real Fernando Gutiérrez de Vera añade otro dato que permite al sector tener Aeropuertos 92.480 11,29 Agua 89.018 10,87 Infografía ABC La norma contable es contraria al objetivo de la UE respecto a la promoción privada de infraestructuras una esperanza de que Bruselas atienda finalmente sus peticiones. El Libro Azul de la UE establece que el peaje explícito debe ser el modelo para la promoción de infraestructuras desde el sector privado. En cambio, la norma contable penaliza todos aquellas infraestructuras que van a ser sufragadas directamente por sus usuarios, desde autopistas a aeropuertos, mientras que los peajes en sombra- -una fórmula que no gusta en Bruselas- -no se ven afectados por la nueva norma La ra- zón de que sea así estriba en que los ingresos futuros de la concesionaria son tratados mejor por la nueva norma cuando el pagador es una administración pública. Ante esta situación, en Ferrovial se pide que al menos se cambien las normas para permitir el pago de dividendo. Si eres una concesionaria europea no vas a poder repatriar el retorno de la inversión, mientras que algunos competidores que se estructuran en forma de fondos de inversión o entidades financieras no van a tener el mismo problema, de forma que podrán reinvertir más deprisa que nosotros El presidente de Sacyr, Luis del Rivero, va más allá incluso y razona que la transferencia de capital por parte de las empresas españolas por sus actividades en el extranjero tiene un efecto balsámico para la balanza de pagos, pero si no se va a poder transferir porque están en pérdidas, la economía nacional no se beneficiará en absoluto de la pujanza exterior de sus empresas, lo que cual carece de sentido. No estamos hablando de poco dinero- -explica Del Rivero- Los españoles nos llevamos aproximadamente el 40 de los concursos en el mundo, y estamos hablando de un negocio que va a generar 500.000 millones en los próximos años. Es cuestión de hacer cuentas para darse cuenta de la importancia de este problema La cuenta es clara. Más de 200.000 millones de euros es el negocio del que habla Del Rivero. Un negocio que obtendrá beneficios y al que, en cambio, España, un líder indiscutible Que las empresas españolas sean las líderes mundiales en la actividad concesional no es fruto de la casualidad. No en vano, nuestro país es pionero en la promoción y gestión de autopistas desde el sector privado y fue uno de los primeros que desarrolló una red de autopistas de peaje. A este factor debe unírsele la apuesta realizada por las antiguas empresas constructoras. En sus procesos de su diversificación, una de las apuestas prioritarias ha sido la actividad concesional. Así, todos los grandes grupos multiservicio cuentan con un área o filial dedicada a este negocio, tanto en España como en los países a los que han ampliado su presencia. En cierto modo, la llegada de las empresas españolas a Iberoamérica sirvió para trasladar el modelo a algunos países de esta área. Así, hay empresas españolas con importantes autopistas en países como Chile, Argentina, Brasil o México. Sin embargo, ha sido en los últimos años cuando se ha puesto de manifiesto todo el potencial de las empresas españolas de infraestructuras, y en otras latitudes. Hoy podemos ver cómo Cintra, filial de Ferrovial, explota una de las autopistas que, casi unánimemente, es puesta como modelo de este negocio, la canadiense 407 ETR; se ha hecho con la gestión de la Chicago Skyway y la Indiana Toll Road y es el socio del Estado de Texas para el desarrollo del Trans Texas Corridor, uno de los proyectos de carreteras más ambiciosos del mundo. Más recientemente, Abertis se ha adjudicado la privatización de Sanef, uno de los tres grupos públicos de autopistas francesas. Por su parte, ACS es protagonista activo del desarrollo de las autopistas irlandesas, Sacyr ha dado el primer paso en el Este de Europa con la Trakia Motorway búlgara y OHL ha hecho de México un auténtico fortín. Allá adonde van, las empresas españolas son el adversario, y eso está ocurriendo ahora mismo en Grecia, donde se han convocado concursos de autopistas en los que parten como favoritas las ofertas españolas. Sólo los australianos de Macquarie- -un grupo financiero, más que un gestor de infraestructuras- -es un rival de la talla de las empresas españolas. Y todo esto está en peligro por un cambio contable. Reivindicación europea Además, indica que llevamos en esto desde 2002, pero no estamos solos. Ahora mismo, la patronal europea FIEC respalda nuestra postura, lo que supone que todas las empresas europeas están en la misma posición, y no sólo las españolas Y es que lo que al principio se vio como una reivindicación de las empresas españolas en defensa de un modelo contable que les ha permitido el liderazgo mundial, se ha convertido en una protesta generalizada y en la petición a Bruselas de que dé marcha atrás y se elabore una norma contable específica para el sector. El cambio de posición en algunos países radica en un hecho fundamental: en general, todos los países están fomentando la entrada de la iniciativa privada en la promoción y gestión de infraestructuras y ven que se puede