Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Sociedad DOMINGO 19 2 2006 ABC RELIGIÓN En el cielo hay una ventanita El mismo día en que será trasladado el cuerpo de Sor Lucía al Santuario de Fátima, las Hermanas Carmelitas presentarán un trabajo discográfico donde ella es la protagonista. Considerado un documento histórico, En el cielo hay una ventanita. Canciones de Sor Lucía está compuesto por canciones grabadas hace más de 25 años, en una de las visitas de la hermana Lucía al convento Carmelo de San José de Fátima. En colaboración con la emisora de radio católica portuguesa, Radio Renascença, además de las canciones se podrá escuchar una conversación de la periodista Aura Miguel con las religiosas carmelitas, dando testimonio del contacto directo que mantuvieron con Sor Lucía. La portada del disco será una fotografía de Sor Lucía en el convento Carmelo de Fátima, realizada en el año 2000. Se va a lanzar una edición limitada de 30.000 ejemplares y será vendido en la edición de hoy del rotativo luso Correio da Manhã por un valor de 5 euros cada CD. El dinero recaudado revertirá de forma íntegra en la construcción de la nueva casa de las Religiosas Carmelitas en Fátima. La primera piedra de dicha residencia será bendecida hoy. Habitación de Sor Lucía en el convento de Coimbra. Sobre la cama, su biblia y su rosario REUTERS Los restos de sor Lucía son trasladados hoy de Coimbra a la basílica de Fátima Un cuarto de millón de fieles acudirá esta mañana al santuario portugués b El vicepostulador de la causa de beatificación de los pastorcillos Francisco y Jacinta asegura haber recibido miles de cartas pidiendo la beatificación de la religiosa BELÉN RODRIGO. CORRESPONSAL FÁTIMA. Lucía, Jacinta y Francisco, los tres pastorcillos a los que la Virgen María se apareció en Fátima en 1917, volverán a estar juntos a partir de hoy, con el traslado de los restos de sor Lucía desde Coimbra a la basílica de Fátima. La hermana Lucía falleció el 13 de febrero de 2005 a los 97 años de edad y fue enterrada en el convento carmelita de Santa Teresa de Coimbra. Su traslado al santuario, siguiendo el deseo de la propia Lucía, reunirá 250.000 fieles y será uno de los acontecimientos religiosos del año. En una de sus conversaciones con la Virgen, la pequeña Lucía (tenía por entonces diez años) pidió a María que llevase a los tres niños al cielo. La Virgen respondió que llevaría pronto a sus primos, pero que ella debía quedarse en la tierra porque Jesús quiere servirse de ti para hacerme conocer y amar Jacinta y Francisco, fallecidos poco después de las apariciones, fueron beatificados el 13 de mayo de 2000 y pueden ser canonizados próximamente. Lucía entró en el colegio de las hermanas Doroteas en Vilar, Oporto, el 17 de junio de 1921 y profesó como Dorotea siete años después en Tui (España) A su regreso a Portugal, en 1946, ingresó como carmelita en el Carmelo de Santa Teresa, en Coimbra, donde permaneció hasta el final de sus días. 90 aniversario de las apariciones Su muerte marcó un antes y un después en la historia de las apariciones de Fátima, que el próximo año celebran su 90 aniversario. El fallecimiento de Lucía supuso la desaparición de la última vidente de unas apariciones que tuvieron gran impacto en la vida religiosa de Portugal y del mundo entero. La Madre de Dios hizo partícipes a los pastorcillos de tres secretos. Los dos primeros- -la visión del infierno, el fin de la Primera Guerra Mundial (y el advenimiento de la Segunda) y la oración por Rusia- -se hicieron públicos en 1942, mientras que el último de ellos, que sor Lucía comunicó por escrito al Papa Pío XII, y que leyeron varios de sus sucesores, se hi- zo público el 13 de mayo de 2000 en Fátima, ante Juan Pablo II, durante la beatificación de Jacinta y Francisco. Era una visión de las persecuciones de la Iglesia en el siglo XX y del atentado que Juan Pablo II sufrió en Roma el 13 de mayo de 1981. En los escritos de la hermana Lucía conocidos como Memorias: 19351941 se revelan los dos primeros secretos. El primer texto habla de la aterradora visión del infierno, la devoción al Corazón Inmaculado de María como único medio para alcanzar la paz y el daño que Rusia provocaría a la Iglesia y a la Humanidad en el intento de extender el comunismo. En 1943, Lucía escribió la tercera parte del secreto, que quedó archivado en el Vaticano. Juan Pablo II pidió el sobre con el texto manuscrito después del atentado sufrido el 13 de mayo de 1981, y pensó inmediatamente en la consagración del mundo al Inmaculado Corazón de María, que realizó años después en unión con los obispos de todo el mundo. Actos del programa El programa del traslado de los restos de la hermana Lucía comienza a las ocho y media de la mañana de hoy con una Eucaristía en el convento de las Carmelitas de Coimbra y concluirá a la una y media de la tarde en Fátima, dirigiéndose el cortejo a la Capilla de las Apariciones. Una vez recitado el Rosario, se celebrará una misa en el exterior de la basílica para después llevar el féretro al interior, donde ya reposan los otros dos pastorcillos. Se espera que acudan al Santuario de Fátima alrededor de 250.000 personas. La fama de santidad de sor Lucía no ha dejado de crecer desde su fallecimiento. Luis Kóndor, vice postulador de la causa de la canonización de los pastorcillos Francisco y Jacinta, asegura haber recibido numerosas cartas- -más de 17 kilos- -pidiendo la beatificación de sor Lucía. Las normas de la Iglesia requieren una espera de cinco años desde el fallecimiento a la apertura de la causa de beatificación, pero en la última década se han hecho dos dispensas de ese plazo de espera: una para la Madre Teresa y otra para Juan Pablo II. El traslado del féretro comenzará a las 8.30 horas y concluirá con una misa a las 13.30 en el exterior de la basílica