Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 19 2 2006 Los domingos 49 EFE a veces en preocupaciones primarias: recordé que tenía un abrigo en el guardarropa y que debía recuperarlo a toda costa. Me preguntaba cuándo puñetas me podría comprar un abrigo como ése. Hablé con un guardia y me dejó ir a por él. El número de la ficha era el 69. Di cinco duros de propina; eran de los nuevos, del Rey. Manuel Antonio Rico: Hay un episodio importante, cuando entra un oficial en el hemiciclo, sube al podio y dice que estemos tranquilos, que no tardará la au- toridad competente, militar, por supuesto Víctor Márquez Reviriego: Se quitó el tricornio al traspasar la puerta. Era el capitán Muñecas. Por cierto, la llegada de esa autoridad nunca se produjo. Charo Zarzalejos: Era angustioso no saber qué estaba ocurriendo fuera. Para mí hubo otro un momento terrible: corría el rumor de que iban a cortar la luz y los agentes rajaron las butacas de los taquígrafos para prenderles fuego. Se produjo un silencio sepulcral. Julia Navarro: Queríamos fumar, e intentamos sacar tabaco del bolso. Las manitas quietas dijo el salvaje que estaba vigilándonos. Susana Olmo: Estaba enrojecido, probablemente iba borracho. Cuidadito, que se mueve comentaba tocando la ametralladora. Víctor Márquez Reviriego: Pedro Calvo Hernando le advirtió sobre eso, y le dijo que no estaba montada. Julia Navarro: Conforme pasaba el tiempo la situación se fue relajando por decirlo de alguna manera. Podías salir al pasillo y convencer a los guardias para que te dejaran usar el teléfono. Uno de ellos me pidió la documentación. Le ofrecí la acreditación de prensa, pero me dijo que no, que quería el carné de identidad. Se lo di y ya no lo recuperé. Días después tuve que explicar en comisaría que me lo había quitado un guardia civil en pleno golpe de Estado. Charo Zarzalejos: Había algunos que no sabían qué diablos hacían allí y nos miraban con cara de incertidumbre. Fui al bar a tomar un café y un guardia me lo sirvió sin problemas. Aunque el de la tribuna sí que era peligroso. Manuel Antonio Rico: Una de las cosas que me hizo sospechar que la operación era un desastre fue, precisamente, el ambiente que había en el bar, con los guardias sirviéndose ellos mismos, barra libre para todos. Debían de ser las nueve de la noche, o así. Poco a poco uno podía moverse casi a su antojo, y ver a Tejero gritando al teléfono. Salió mal... pero pudo haber salido bien. Susana Olmo: Esa sensación de caos daba más miedo aún. A la tribuna de prensa del Congreso le salieron multitud de clientes el 23 de febrero de 1981, pero en realidad ustedes no eran tantos... Víctor Márquez Reviriego: Si nos fiáramos de lo que se ha escrito, en la tribuna habría cuatrocientos periodistas, cuando en realidad no cabían ni cincuenta. Un día como aquel no creo que hubiera más de una treintena, porque una votación nominal era muy aburrida. Julia Navarro: Lo que estaba lleno era el bar. Años después me he encontrado con colegas que aseguraban que estuvieron allí, pero no los recuerdo. Me fastidia que salgan testigos de debajo de las piedras. Víctor Márquez Reviriego: El famoso vídeo de televisión se grabó porque el cámara estaba tomando un café y dejó el aparato abandonado y encendido. Si hubiera permanecido allí probablemente el guardia civil le habría obligado a apagarlo. De hecho, está grabando hasta que el agente le da un empujón, no porque crea que está operativo, sino por las buenas; lo último que se ve en la cinta es el brazo de Inmaculada Susana Olmo 1981 Cronista política de la agencia Colpisa 2006 Redactora jefe de Nacional de la agencia Colpisa Fraga, que siempre ha sido un caballero, le dijo a Bandrés: Sabes que odio tus ideas, pero daría mi vida por la tuya Víctor Márquez Reviriego 1981 Redactor jefe de Triunfo y colaborador de El Socialista 2006 Jefe de prensa de la Oficina del Defensor del Pueblo Julia Navarro 1981 Cronista parlamentaria del diario Pueblo e Interviú 2006 Analista política de OTR Europa Press, colaboradora de La Tarde (Cope) y Telemadrid, y escritora La hermandad de la sábana santa y La biblia de barro El vídeo de televisión se grabó porque el cámara estaba tomando café y dejó el aparato encendido. La pereza tiene su premio Gómez Mardones, que entonces trabajaba en Gaceta Ilustrada La pereza siempre tiene su premio (lo digo por el cámara que se fue al bar) Yo conservo una prueba: la libreta que usé aquel día. Julia Navarro: Sí, yo también guardo la libreta, la pegatina que nos ponían al entrar en el Congreso, que era como de tela, y la crónica que escribí. (Pasa a la página siguiente) Me fastidia que haya gente que afirme que estuvo allí, y no es cierto