Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Internacional DOMINGO 19 2 2006 ABC Se teme que unas 1.800 personas hayan muerto durante la avalancha de lodo en Filipinas Desaparecen las esperanzas de encontrar a supervivientes en la isla de Leyte que la deforestación ha sido un factor esencial en la catástrofe; Nuestro país está en estado de emergencia ecológica advirtió un senador ABC MANILA. Se teme que unas 1.800 personas hayan podido morir en la avalancha de lodo causada por dos semanas de lluvias torrenciales en la localidad de Guinsaugon, en la isla filipina de Leyte. Las esperanzas de encontrar a supervivientes ya se habían desvanecido ayer, aunque proseguían los trabajos de rescate con la esperanza de que aún fuera posible un milagro. Las lluvias no han remitido y, ante el temor a que puedan ocurrir más avalanchas de lodo desde las colinas que b Se cree rodean la zona, han sido evacuados once pueblos. La situación es tan delicada que se ha decretado una zona de exclusión aérea sobre la región, ante el temor a que el vuelo rasante de helicópteros pueda provocar nuevos corrimientos de tierra o fango. Poco después de la catástrofe que sepultó a los habitantes de Guinsaugon- -entre ellos 250 escolares y sus maestros- -fueron recibidos varios mensajes de socorro desde un teléfono móvil. Estamos vivos, sáquennos de aquí estamos en una habitación, aún vivos decían algunos de los mensajes de texto (SMS) recibidos. A partir de ese momento, sin embargo, sólo el silencio ha acompañado a las operaciones de rescate. Y es que las esperanzas de sobrevivir a una avalancha de lodo son muy escasas, ya que habitualmente las víctimas mueren a Los equipos de rescate continuaban buscando supervivientes en la isla de Leyte los pocos minutos de la catástrofe. El fango no deja espacio para la creación de cámaras o reductos en los que pueda haber supervivientes. Los socorristas concentraron en las últimas horas sus esfuerzos en rescatar a los niños y profesores que quedaron atrapados en la escuela elemental del pueblo. Pero, con palas y parecidos y rudimentarios instrumentos de rescate, los equipos de socorro apenas lograron romper la superficie de la espesa capa de lodo que enterró el pueblo. Las excavadoras y otra maquinaria pesada no podían acceder a la zona de AP la catástrofe por las numerosas rocas que también rodaron con el alud. Así que sólo pudieron ser utilizadas para transportar los cadáveres hasta el cercano pueblo de Saint Bernard. Pese a los esfuerzos, sólo encontramos muertos dijo un periodista de la radio local. Se cree que, muy probablemente, la deforestación de la zona haya sido un factor esencial en la catástrofe. Nuestro país está en estado de emergencia ecológica. A merced siempre de los desastres ambientales advirtió el senador Jamby Madrigal.