Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional DOMINGO 19 2 2006 ABC ANXO QUINTANA Vicepresidente de la Xunta de Galicia y líder del BNG Los nuevos estatutos marcan la dirección que debe seguir la reforma constitucional Socio del PSOE en el Gobierno gallego y de PNV y CIU en Galeuscat el líder del BNG desvela la estrategia nacionalista para la construcción del Estado plurinacional en red TEXTO: ALFREDO AYCART FOTO: MIGUEL MUÑIZ SANTIAGO DE COMPOSTELA. Pocas horas después de estrenar paternidad con gemelos, un asunto que quiere mantener en el estricto ámbito privado, el vicepresidente del bipartito gallego argumenta en una extensa conversación con ABC que Galicia, cuya identidad nacional considera que está al margen de toda discusión, no puede ser menos que Cataluña, por lo que debe tener la capacidad de negociar de tú a tú con el Estado un sistema de financiación acorde con sus necesidades. -El nuevo Estatuto de Cataluña ha reabierto el debate sobre el concepto de nación. ¿Cuál es la postura del nacionalismo gallego? -El proceso que se está dando hoy en todo el Estado, el que se da en Cataluña, el que se dio en Euskadi y el que se tiene que dar en Galicia, está demostrando es que la idea de España como Estado- nación es una idea fracasada. Y no pasa nada. Se intentó pero no pudo ser. No tiene futuro. Tenemos que ser valientes y responsables, e intentar construir un nuevo proyecto, que tiene que ser el del Estado español como un estado plurinacional. Tenemos que ir al entendimiento del Estado español como un estado plurinacional que trabaja en red, desde un principio de equivalencia en el que las naciones resuelven las cosas desde la perspectiva de la cercanía y después construyen el Estado desde esa responsabilidad entre ellos. ¿Y qué les diría a quienes se sienten cómodos en la nación española? -España está por definir. Yo no niego la existencia de una nación española, pero es evidente que el Estado español no está compuesto por una única nación sino por varias, y Galicia es una de ellas, y no pasa nada por reconocerlo. En su día, el Constituyente reconoció que había en España nacionalidades y regiones, no habló sólo de regiones, por algo sería. Probablemente entonces no se pudo ir más allá, pero tantos años después hay que llamar a las cosas por su nombre. Hay varias naciones y llegó la hora de reconocerlo. -Ustedes plantean la identidad nacional gallega, pero no hay unanimidad ni siquiera en Galicia. -No quiero plantear esto como una guerra, pero para mí que Galicia es una nación no es una discusión. Es una realidad histórica, social, que defiendo siempre. Entiendo que haya otra gente que no lo vea tan claro, pero yo les pediría que recapacitaran: Galicia hoy tiene el reconocimiento de nacionalidad histórica al mismo nivel que Euskadi y Cataluña que, antes o después y más bien antes que tarde, van a proceder a su reconocimiento nacional. Si Galicia no hace lo mismo, de hecho perderá ese estatus de igualdad con Cataluña o Euskadi, y ¿hay algún gallego dispuestos a aceptar que Galicia, dentro del ámbito del Estado español, tuviera menos estatus que Euskadi o Cataluña? La nación gallega ¿El BNG rechazaría un estatuto que no reconozca esa identidad? -No me planteo que haya una mayoría ni haya fuerzas políticas que castiguen a Galicia por estrategias partidistas, por seguir la ola que Madrid marca. Estoy seguro de que no habrá fuerzas políticas que acepten que Galicia tenga un estatus inferior a Cataluña o Euskadi. -En todo caso, ¿no sería más correcto proceder a una reforma constitucional antes de las estatutarias? -No, las propuestas que estamos haciendo entran perfectamente en el marco constitucional si éste no se entiende como un texto sagrado, inmutable y cuya interpretación sólo está en un libro que tiene José María Aznar en su biblioteca particular. Las cosas no son así, las propuestas se pueden encuadrar en el ámbito constitucional, pero entendiéndolo como un marco dinámico y en continua evolución. Ser nación consiste precisamente en ser capaz de El vicepresidente de la Xunta defiende que Galicia negocie de tú a tú con el Estado decidir tu futuro. La redacción del nuevo estatuto no sólo establece un marco competencial y de autogobierno para Galicia, sino que también estamos proyectando un modelo para el Estado español, y seguramente la redacción de los nuevos estatutos podrá desembocar después en un proceso de reforma constitucional. Marcan una nueva dirección para la transformación positiva y democrática de la Constitución. Sería lógico que después de la redacción de los nuevos estatutos se tomara nota en el Estado y se procediera a una reforma constitucional en la dirección que marcan las reformas estatutarias. Creo que es un principio lógico de evolución del marco legal, proceder a los cambios constitucionales en función de la demanda real de los ciudadanos, -Su propuesta de reforma estatutaria incluye competencias compartidas en materia de Defensa, que incluso en los estados federales se atribuyen al Gobierno... -No nos planteamos la construcción de un Estado gallego independiente, sino de una nación gallega que participa en un estado plurinacional en el que las naciones también son Estado y, por lo tanto, la aplicación de la política de Defensa que compete al Estado, en lo que afecte directamente a Galicia, también tiene que ser participada por Galicia, y eso no vacía las competencias del Estado. -El BNG defiende la bilateralidad en la negociación de la financiación- -Tenemos que establecer un método. Para mí es sin ninguna duda la rela- FINANCIACIÓN Me niego a pensar que lo que acuerde Cataluña en una negociación bilateral con el Estado tenga que servir para Galicia ESPAÑA La idea de España como un Estado- nación fracasó. Se intentó, pero no pudo ser. Hay que construir un nuevo proyecto