Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 18 2 2006 Los sábados de ABC 109 AIRE TORERO Lydia Delgado drapeó con broches de hilo de seda y cordón sus blusas de muselina, que se deslizaban sobre elaboradísimas faldas. Todo un paseo de torero victoriano. LODEN REINVENTADO Inspirándose en la ropa de campo de Centroeuropa y Gran Bretaña, Carmen March (a punto de dar a luz) se atreve con el loden y los cuadros del tartán. LA BAILARINA MAGA La debutante María Lafuente pilló por sorpresa al público con una escenografía que incluía una bailarina, una caja de música y unas mágicas pompas de jabón. De aquí en adelante no vendría mal un volantazo Otra edición y casi los mismos ombligos y los mismos modernos (cada vez más antiguos) Urgen más nombres como el de Juana Martín que le den jondura, alegría y ganas de vivir a la muestra én sabe si para próximas ediciones, la Pasarela Cibeles o como tengan a bien llamarla, debiera proceder a realizar en paralelo un buen certamen de trajes regionales. A lo mejor, ese puñado de diseñadores que creen caminar (al paso de la oca, incluso) hacia el futuro cuando lo han dejado a la espalda se den, sin quererlo, con alguna idea. Entre algunos de los jóvenes, no todos, lo único que cunde es el pánico, el pánico que dan, y además se insiste en un onanismo mental y creativo que empieza a ser preocupante, no sólo estética, sino social, y hasta éticamente. Porque algunos parecen empeñados en confundir un más o menos ingenioso chiste de bar con el diseño y hasta con el arte. Unos tiran de camisas pardas y correajes olvidando que su nombre es Davidelfín y no Leni Reisenthal, y por lo que a nosotros respecta, temiéndonos que sus próximas creaciones se inspiren en Abu Graib, la dictadura de Videla o el Gulag. Otros, que incluso se llevan premios (el de la mejor colección de la Pasarela) aún van más allá en lo de darse abono al ego y reproducen su imagen sobre una especie de sudaderilla. En Picasso no quedaría mal. En Carlos Díez, algo menos. Es un diseño antiguo, porque nace muerto, sin raíces, aparte de algún cómic y alguna aventura más o menos galáctica. Y es que, año tras año, hay unos cuantos en la Pasarela (a lo mejor es que no les gustan, qué le vamos a hacer) que se dedican a reírse de la mujer, a deconstruir (destrozar, hablando en plata) su cuerpo, afearlo, ridiculizarlo, asexuarlo. Por qué será. La verdad es que ya cansa. Pasan las ediciones y apenas si cabe apuntar algún nombre que pise con garbo, que muestre ropa para los cuerpos y no para unas cuantas almas en pena. Casi todo está cortado por el mismo patrón. Menos Esperanza Qui TEXTO: MANUEL DE LA FUENTE FOTOS: ANGEL DE ANTONIO Lydia Delgado se movió entre la correción y la feminidad Esperanza Aguirre presume de camiseta de Juana Martín en presencia de Trinidad Jiménez, Magdalena Álvarez y Rosa Aguilar Cálidos tejidos, de día y de noche, los utilizados por Carmen March La mímesis entre diseñador y modelos, en el desfile de Carlos Díez Carlos Díez y Marta Español Aguirre (que ayer pudo hablar de trapos y no del Estatut con la ministra Magadalena Álvarez, Rosa Aguilar, alcaldesa de Cordoba, y Trinidad Jiménez) y su camiseta, una juana de pura cepa. Juana de Juana Martín, la diseñadora cordobesa que parece dispuesta a darle un volantazo a Cibeles. Cuentan que en su palacete de Córdoba hay tesoros que ella, por pudor, aún no se atreve a enseñar. Concibe sus diseños de una manera luminosa, sonriente y popular. Sus siete vueltas al vaquero y sus encajes (algunos de bolillos, por cierto) piden a gritos un escaparate. Y, por supuesto, sus volantes (peligro, a la secta del feísmo le dan pavor) y sus batas de cola, cuyo secreto ya quiere conocer de cerca JeanPaul Gautier. De momento, Juana apuesta por los aires festeros, diseños con aires de alegrías y de bulerías, incluso alguien puede decir que roza la rumbita. Pero ya verán cuando lleguen los martinetes. A Cibeles también le falta un toque de jondura.