Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura FESTIVAL DE CINE DE BERLÍN SÁBADO 18 2 2006 ABC Un personaje exasperantemente esquivo RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. Quien vea a este Capote imbuído en las maneras aniñadas de Philip Seymour Hoffman no podrá creerse el vozarrón que tiene el actor en la distancia corta. Escuché y vi muchas grabaciones suyas explicó el actor en Berlín sobre la voz infantil con que vende a su tan pueril como poderoso personaje, pero admitió que la construcción del mismo le había resultado exasperantemente esquiva La cinta muestra el camino del escritor desde su desayuno en Tyfanny s hasta el último dry martini de A sangre fría y su intento de reality show invertido, esto sólo dicho en el sentido de hacer una novela de la realidad o de no ficción como famosamente acuñó el escritor fallecido en 1984 de resultas del alcohol. Al parecer Nelle Harper Lee, la amiga de Capote, ha visto la película y, según el director, habría visto bien reflejado al auténtico Capote Hoffman, que ha cosechado una excelente opinión, se ha manifestado en contra de la pena de muerte siempre y cuando no hayan matado a mi mujer y a mi hijo El director Bennett Miller dijo que cada caso es cada caso pero insistió en que la película no hace juicios, no dice que sea una mala persona aunque sería evidente que Capote hizo cosas muy crudas y escabrosas Hoffman se resistió a responder sobre sus expectativas de Oscar, realmente no quiero contestar a eso subrayando el triunfo para todos de haber sido nominados Katherine Keener y Philip Seymour Hoffman, intérpretes de Capote ayer en Berlín AFP Llega y arrasa el otro Hoffman, Philip Seymour, disfrazado de Truman Capote La película iraní Offside favorita para los premios que se entregan hoy y puntillista trabajo de Philip Seymour Hoffman en Capote y la sensación de que la iraní Offside y su crítica a la situación de la mujer dejan a la Berlinale en su punto final E. RODRÍGUEZ MARCHANTE ENVIADO ESPECIAL BERLÍN. Se ha cerrado el círculo, tal y como diría cualquier cantamañanas con túnica para definir la situación: no quedan ya más películas a competición en las alforjas; ayer se vieron por turno las dos que faltaban: la iraní Offside de Jafar Panahi, y la alemana Requiem de Hans- Christian Schmid. Antes de hablar de lo importante, que fue Capote y la interpretación de Philip Seymour Hoffman, se puede uno pillar ya los dedos con la siguiente profecía: si esta noche, cuando entreguen los premios de esta Berlinale, no le cae uno medianamente gordo a la película iraní es que el jurado que preside Charlotte b El magistral Rampling no se ha puesto en su papel. Offside lo tiene todo para ser carne de premio: es iraní; su director, Jafar Panahi, tiene un prestigio y ya sabe lo que es ganar en otros festivales; el asunto que trata aquí no puede ser más popular pues aparentemente va de fútbol y esencialmente del abuso y la subyugación a la que están sometidas las mujeres en su país... Una historia pequeña, diminuta, sobre unas cuantas chicas que no les dejan entrar a un estadio de fútbol... Una perla para un jurado que se sepa su papel. Las otras perlas serían la de Winterbottom, The road to Guantanamo la bosnia Grbavica y su actriz Mirjana Karanovic, y la alemana Las partículas elementales y su protagonista masculino, Mority Bleibtreu... siempre y cuando se olvide de Vin Diesel y Meryl Streep. Pero, en fin, todo esto son minucias si se lo compara con Capote título con el que se estrena en el largomentraje de ficción el director Bennett Miller y con el que ganará un Oscar de intepretación Philip Seymour Hoffmann por su milimétrica puesta en escena de un persona- je estrafalario, genial, hipersensible, egoísta, brillantísimo, suave, interesado, cínico y duro como el pedernal, capaz de escribir una de las novelas del siglo XX metiéndose en la celda y el corazón de un despiadado asesino al que moldea como barro recién hecho. La película alumbra el proceso de creación de A sangre fría el modo en el que el sinuoso Capote se da cuenta de que en su fondo habita el mismo residuo y la misma aflicción y peor que en el de uno de los asesinos de la familia Holcomb, el solitario y rechazado Perry Smith... una similitud que confiesa el escritor con una brillantez abrumadora: ambos estábamos solos en la misma habitación siniestra en nuestra infancia; yo salí por la puerta delan- Offside lo tiene todo para ser carne de premio: es iraní, y su director, Jafar Panahi, ya sabe lo que es ganar en otros festivales tera y Perry por la puerta de atrás Es fascinante ver el trabajo de este actor, el nuevo Hoffman, y lo bien que establece la relación de Truman Capote con el (su) mundo, y lo escueto e ilustrativo de su relación con la discreta y grande escritora Harper Lee (Catherine Keener) y el modo como concentra en su voz, en el ritmo y la sedosidad de sus frases y en su aparente mansedumbre la personalidad gigantesca y desvalida del autor de Desayuno en Tiffany s Y lo primero que se nos ocurre sobre este detalle es el destrozo que puede causarle el doblaje en España, alterándole las dosis de amaneramiento y fragilidad, de seducción y vanagloria. Como es lógico, Capote no compite por el Oso de Oro y su presencia aquí se justifica como aperitivo para su próximo estreno en Europa y su probable protagonismo en la noche de los Oscar. Aquí, el Oso y compañía han de ir por otros caminos peor asfaltados, por terrenos más agrestes y escarpados, del todo impertinentes para el charol del calzado de Capote, o de las películas de Lumet y Altman, que ésas sí compiten.