Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 18 2 2006 Sociedad 53 Salud Divulgación Neurología Investigación Primer volumen español sobre la biología molecular de los virus Treinta y tres investigadores han realizado la primera gran obra en español sobre la biología molecular de los virus. Virus patógenos publicado por Hélice y la Fundación BBVA, ha sido coordinado por Luis Carrasco y José María Almendral, del Centro de Biología Molecular. El libro se estructura en tres apartados: características, principales familias de virus animales e interacción virus- huésped. Los ejercicios de deletreo mejoran los problemas de dislexia Un tratamiento adecuado en la enseñanza de letras y palabras y los ejercicios de deletreo se han probado eficaces en menores con problemas de dislexia. Un estudio realizado en EE. UU. entre niños de 9 y 12 años, ha revelado que gracias a este esfuerzo la actividad neuronal de la persona disléxica se equipara prácticamente al nivel que registra el cerebro de una persona sin problemas de este tipo. Dimite el científico noruego que falsificó estudios de cáncer Jon Sudbo, el investigador noruego que escandalizó a la comunidad científica con la falsificación de datos de varios estudios sobre el cáncer bucal, dimitió ayer de su puesto como profesor asociado en la Universidad de Oslo, según informó en un comunicado la institución académica. Sudbo admitió en su día haber hecho trampas para publicar estudios sensacionales en las revistas más prestigiosas. CARDIOLOGÍA CALEIDOSCOPIO JOSÉ MARÍA FERNÁNDEZ- RÚA La mitad de los infartos leves pasan desapercibidos y elevan el riesgo cardiaco Las mujeres son las que peor identifican los síntomas del ataque mitos sobre el mejor tratamiento del infarto y advierte de los riesgos de los fármacos anticoagulantes en los pacientes antes de la cirugía ABC MADRID. Casi la mitad de los pacientes que sufren un ataque al corazón de intensidad leve superan el infarto sin acudir a la consulta de urgencia por no ser capaces de reconocer los síntomas. Pero estos pequeños infartos que quedan sin tratamiento elevan peligrosamente los riesgos cardiovasculares de los enfermos a medio plazo. Médicos del Centro Médico Erasmus en Holanda han llegado a esta conclusión tras revisar los casos de 4.000 hombres y mujeres holandeses. Los investigadores encontraron, además, que las pacientes femeninas eran las que más problemas tenían para ser diagnosticadas, especialmente las mujeres de riesgo con sobrepeso y diabetes. Los resultados se han publicado esta semana en la revista European Heart Journal El dolor en el pecho es uno de los síntomas más comunes en un ataque al corazón, pero no es la única señal. El infarto también puede provocar dolor en en el hombro y los pacientes suelen pensar que sus problemas se reducen a simples síntomas gripales cuenta Eric Boersma, director de la investigación. b Un estudio desmonta los GENES Y CROMOSOMAS D Estar alerta ante las señales Durante el tiempo que duró el trabajo, Boersma y sus colegas estudiaron a personas que no habían tenido nunca un infarto. Les examinaron y realizaron un electrocardiograma. Los investigadores siguieron a estos pacientes durante una media de seis años, tiempo en el que se les volvió a repetir el electro. Los resultados demostraron que el 43 de los ataques no fueron reconocidos, un tercio en hombres y más de la mitad en mujeres. Boersma insiste en su trabajo que la población femenina debe estar especialmente alerta ante sus riesgos cardiacos. E insiste: La comunidad médi- Intento de reanimación de un paciente en un centro hospitalario ca debería dedicar tiempo a la detección de ataques cardiacos silenciosos para prevenir muertes Las enfermedades cardiovasculares suponen el 29,2 de la mortalidad mundial. La revista médica The Lancet también desmonta mitos sobre el mejor tratamiento contra el infarto. Una revisión de 17 ensayos clínicos desmiente que los fármacos anticoagulantes para disolver coágulos no sólo no ofrecen beneficios, sino que puede dañar al enfer- ABC mo. Los investigadores descubrieron que la medicación antes de la angioplastia o la colocación de un stent (prótesis cardiovascular) aumentaron los riesgos de hemorragia, nuevos infartos, ictus y la necesidad de repetir el tratamiento de revascularización. En un artículo que acompaña a esta revisión de estudios, el cardiólogo Bernard Gersh de la Clínica Mayo califica estos resultados de sorprendentes e inequívocos esde finales del siglo pasado hasta ahora, apenas siete años transcurridos, la investigación biomédica se está enriqueciendo con la secuenciación de los cromosomas que integran el ácido desoxirribonucleico (ADN) la molécula de la vida. En 1999 se consiguió descifrar el primer cromosoma humano, el 22, y desde entonces las revistas científicas recogen los avances que se producen en este campo. El último cromosoma humano que se ha conseguido descifrar hace unos días ha sido el número 8 que está relacionado con el sistema inmune innato y con el sistema nervioso. El Consorcio Internacional del Genoma Humano, liderado por el profesor Eric Lander, ha logrado este nuevo hito. Según detalla en Nature el cromosoma 8 representa el 5 del genoma humano eucromático. De las conclusiones de este estudio, en el que han participado investigadores de diversos centros, ya se sabe que contiene un total de 793 genes y 301 pseudogenes, de los que más de seiscientos son conocidos por los científicos. Los 109 genes nuevos del cromosoma 8 van a abrir nuevos caminos en el análisis de diversas enfermedades y, al mismo tiempo, ofrecerá datos muy valiosos sobre la evolución del genoma. También el cromosoma 8, según se ha sabido ahora gracias a otro trabajo de la Clínica Mayo (EE. UU. publicado en Nature Genetics está implicado en la aparición de una rara enfermedad hereditaria, semejante a la poliquística renal, conocida como síndrome de Meckel- Gruber. Se origina durante el desarrollo embrionario y los recién nacidos que lo padecen suelen fallecer al poco tiempo. Ahora, gracias a este avance, y a pesar de que tendrá un beneficio ceñido a un número relativamente pequeño de familias que lo sufren, tendrá aplicaciones futuras a las personas que padecen fibrosis quística, según el profesor Harris.