Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Sociedad SÁBADO 18 2 2006 ABC El obispo Reig Pla dice que la ley de reproducción asistida permite el incesto genético J. B. MADRID. El proyecto de Ley de Reproducción Asistida hace posible el bioadulterio y el incesto genético advirtió el obispo de Cartagena- Murcia y presidente de la Subcomisión de Familia y Vida de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Reig Pla. En una entrevista publicada en analisisdigital. com (del Arzobispado de Madrid) el prelado arremete contra el proyecto aprobado el pasado jueves en el Congreso y que, en su opinión, no sólo no es inicuo, sino que puede constituirse en una verdadera arma de destrucción masiva de vidas humanas, así como de la integridad psicológica de los que sobrevivan a ella Para Reig, la futura ley otorgará al equipo médico y a la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida el poder de decisión sobre la existencia de personas y permitirá la injusticia de producir, seleccionar y eliminar seres humanos y la producción de seres humanos con el fin deliberado de donarlos, perpetuando otra gran injusticia: privarles deliberadamente del derecho a conocer y ser educados por su padre y por su madre Con esta y otras leyes antifamilia (ley del divorcio, ley de los así mal llamados matrimonios entre personas del mismo sexo, etc... se están sentando las bases de una sociedad sin padres y en especial sin la figura paterna, lo que constituye un gravísimo atentado contra la integridad psicológica de los hijos señala el obispo. Reig añade que estas medidas provocarán, entre otras consecuencias, diversos trastornos psicológicos, el aumento de personas con inclinación homosexual y los suicidios así como relaciones sexuales incestuosas entre ascendientes y descendientes directos, de consecuencias biológicas y psicológicas impredecibles El Arzobispado de Santiago recuerda que los divorciados no pueden ser padrinos No es una sanción ni una coacción, sino una invitación a reflexionar diócesis explica que cuando se dan situaciones irregulares, divorcio o matrimonio civil, no se juzga a la persona, pero sí se impide que sea padrino JESÚS BASTANTE MADRID. El Arzobispado de Santiago de Compostela, a través de su Boletín Oficial, ha difundido unas disposiciones de inmediata aplicación en las que recuerdan la prohibición de permitir a divorciados y casados por lo civil ser padrinos en bautizos y confirmaciones. La normativa, promulgada por la Santa Sede en 1997, establece que no podrán convertirse en padrinos ni en madrinas quienes lleven una vida incoherente con la fe católica y cita expresamente varios perfiles de candidato merecedor de dicho veto: entre ellos, aquellos casados en forma meramente civil los que están conviviendo maritalmente y sin vínculo canónico los no practicantes, los divorciados y los no confirmados. b El canciller de la Bautismo de un bebé en una Iglesia católica Vida coherente con la fe La polémica normativa fue explicada ayer en rueda de prensa por el canciller de la diócesis compostelana, Elisardo Temperán, quien advirtió a los sacerdotes que es responsabilidad suya cumplir la normativa sobre bautismo, por lo que deben comprobar que los padrinos no son personas divorciadas o casadas por lo civil. Temperán señaló que el canon 874 del Código Canónico declara que para que una persona pueda ser elegida como padrino ha de haber cumplido 16 años, ser católico, estar confirmado, haber recibido la Eucaristía y que lleve una vida coherente con la fe Cuando se dan situaciones irregulares, divorcio o matrimonio civil, no se juzga a las personas, aunque hay una situación irregular que impide que esa persona sea padrino recalcó el canciller de la diócesis, quien aclaró que si el día de mañana cesa esa situación, pues esa persona perfectamente podría ser padrino La razón que ha llevado al Arzobispado de Santiago de Compostela a recordar la normativa en su Boletín Oficial responde a la necesidad de revalorizar la figura del padrino, que no es decorativa dado que tiene una grave responsabilidad respecto a la fe del niño que va a ser bautizado o confirmado La circular es una llamada de atención a los sacerdotes, que tienen la obligación de enterarse si el padrino reúne las condiciones Elisardo Temperán recordó que si alguna vez se da el caso de alguna persona que sea admitida como padrino y no reúna las condiciones, el problema es del sacerdote que no ha cumplido ABC con su deber por lo que instó a los curas de su diócesis a que eviten este tipo de casos. Garantizar la fe del niño Sobre la situación en la que quedarían los hijos de padres que se casaron por lo civil o que no contrajeron matrimonio, el canciller compostelano aseguró que no hay problema si hay alguien en la familia que pueda garantizar la fe del niño En su opinión, las reglas eclesiásticas no pretenden endurecer la situación, sino tan sólo recordar las normas y que los propios sacerdotes sean conscientes de lo que hacen No es una sanción ni una coacción, sino una invitación a reflexionar- -añadió- Observar la normativa canónica pone a salvo los derechos de todos