Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 18 2 2006 47 Sociedad Gripe aviar. Francia vive su primer caso por el hallazgo de un pato muerto en la zona este del país, cerca de Lyon. Prisiones plantea alternativas al cumplimiento de la pena para ciertos discapacitados físicos y psíquicos Pide a las comunidades autónomas que habiliten recursos no penitenciarios para estos presos b El PP considera imprescindible la transferencia de la sanidad penitenciaria a las autonomías, y éstas no están encantadas, pero es un proceso inevitable JUAN FERNÁNDEZ- CUESTA MADRID. La Dirección General de Instituciones Penitenciarias ha elaborado un programa de intervención que aborda el grave problema de los internos con discapacidades físicas y psíquicas en las cárceles españolas, cerca de tres mil reclusos si tenemos en cuenta a los inimputables (persona eximida de responsabilidad penal por no poder comprender la ilicitud de un hecho punible) A estos últimos se les ha impuesto una medida de seguridad que cumplen en un centro psiquiátrico penitenciario: el de Alicante o el de Sevilla, no hay más. Uno de los objetivos de ese programa es definir los casos susceptibles de derivación a dispositivos no penitenciarios Y, entre las medidas de tipo jurídico que valora, incluye las alternativas posibles al cumplimiento de la pena y las posibilidades de aplicación del Código Penal en lo que se refiere a las formas sustitutivas de la ejecución de las penas privativas de la libertad y de la libertad condicional Instituciones Penitenciarias confirmó el pasado miércoles a ABC que más de setecientos condenados que penan en cárceles españolas están valorados como discapacitados psíquicos. En esa conversación, la directora general de prisiones, Mercedes Gallizo, mostró una gran sensibilidad hacia este asunto, confesó que el organismo que ella dirige se encuentra muy preocupado y abordó el problema desde un punto de vista totalmente realista: en España hay un déficit de centros que puedan ocuparse de esas personas. Dos internos trabajan en un taller de un centro penitenciario de Madrid Esta instancia la encuadra el Partido Popular dentro de la transferencia de la sanidad penitenciaria a las comunidades, una cuestión que el PP considera imprescindible según ha explicado a este periódico el diputado Ignacio Gil Lázaro. En el ámbito de la sanidad penitenciaria, no hay más previsión que transferirla a las comunidades autónomas, y éstas no están encantadas, pero es inevitable. Es un proceso políticamente dificultoso y económicamente costoso asegura. Respecto a la labor que realiza Instituciones Penitenciarias, cree que se quieren quitar el problema de encima, pero las conversaciones con las comunidades autónomas para la transferencia de la sanidad penitenciaria no han pasado de una primera ronda con cada una de ellas En su opinión, nos encontramos con dos dificultades iniciales: no hay plazas ni personal. Y existe un problema de salud que no se ha abordado con ningún grado de preocupación y no tiene trazos de una solución ágil A ello añade que las infraestructuras penitenciarias psiquiátricas no existen prácticamente y en lo que respecta a los discapacitados físicos carentes de autonomía, padecen situaciones de inmovilización debido a las barreras arquitectónicas En relación con los discapacitados intelectuales, Instituciones Penitenciarias tiene muy en cuenta su vulnerabilidad al maltrato o rechazo social, manipulación, abuso por otros internos que si se unen a la falta de capacidad (del paciente) para desarrollar estrategias eficaces para tolerar DANIEL G. LÓPEZ las situaciones de estrés, pérdidas, desvinculación o frustración es fácil que puedan desencadenarse crisis de ansiedad, depresión o ira, cerrando un posible círculo vicioso de riesgo a la inadaptación social Por ello, entre las intervenciones terapéuticas, una medida de actuación prioritaria respecto a los discapacitados es la separación interior adecuada para evitar condiciones potenciales de riesgo Medidas jurídicas El programa de intervención también plantea medidas jurídicas para los discapacitados, como promover la incapacitación del interno en los casos de discapacidad intelectual que cursen con notable merma en la capacidad de autogobierno y con la finalidad de garantizar condiciones de tutela Otra iniciativa se refiere a la valoración jurídica sobre las alternativas posibles al cumplimiento de la pena O lo que es lo mismo, valorar las posibilidades de aplicación del artículo 80 del Código Penal y siguientes, que se refieren a las formas sustitutivas de la ejecución de las penas privativas de libertad Sin embargo, y volvemos al principio, es imprescindible la colaboración de administraciones autonómicas y asociaciones públicas y privadas, porque lo que propone Prisiones es la derivación de reclusos discapacitados a los dispositivos no penitenciarios. La Administración puede proponer, pero el juez decide. Y hacemos derivaciones, pero pocas Garantizar una adecuada atención Esa sensibilidad ha tenido su reflejo en el citado programa de intervención, ya aprobado y puesto en marcha en las prisiones españoles, según confirmaron otras fuentes de Instituciones Penitenciarias. En él se recomienda promover una estrecha coordinación entre la Administración Central, las administraciones autonómicas competentes y las asociaciones especializadas para garantizar una adecuada atención a las personas con discapacidad y la continuidad de la misma tras la puesta en libertad En este sentido, se considera que Instituciones Penitenciarias debería instar a las administraciones autonómicas a que se habiliten nuevos recursos no penitenciarios para la atención de aquellas personas con discapacidad Instalar rampas y barandillas, y habilitar celdas en la planta baja Uno de los principales objetivos del programa para discapacitados en las prisiones es la adecuación de las instalaciones penitenciarias a la situación de las personas con discapacidad física Esa adecuación consiste, fundamentalmente, en la supresión de las barreras arquitectónicas o en la reducción de éstas Instituciones Penitenciarias tiene previsto instalar rampas en accesos a edificios, patios y zonas comunes así como la instalación de barandillas Además, se ha propuesto habilitar alguna celda en planta baja en al menos un departamento de los establecimientos, o, si las condiciones del edificio lo permiten, instalación de ascensores o montacargas