Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
120 Gente VIERNES 17 2 2006 ABC LA MODA MÁS IMPOSIBLE La firma Locking Shocking presentó las propuestas del más díficil todavía: prendas superpuestas, bolsos como petates o sandalias con calcetines de montaña. VA DE TATUAJES La última moda entre las modelos que están protagonizando los desfiles de esta edición de Cibeles son los tatuajes, que, en el caso de las brasileñas, son de estrellas. (Viene de la página anterior) vestidos que pantalones. Mucha silueta ánfora con cinturón ancho. Mucho complemento. Capas con cortes evasé o abrigos desestructurados con mangas kimono. La mejor pieza, el abrigo negro que llevaba Eugenia Silva. Locking Shocking son otros que se van de viaje con lo puesto. Aunque lo de Ana González y Óscar Benito es puro streetwear ropa de calle. Foreigner es mucho movimento, muchos cambios. En cualquier momento pueden suceder cosas. Los Locking han cambiado de socio capitalista y han creado una asociación: la ADÑ, la asociación de diseñadores nacionales de moda de España. No para enfrentarse a la otra pero sí para diferenciarse. Su colección parte de la idea de que en cualquier momento puedes tener que echar a correr. La maleta preparada para salir zumbando. Y te pones encima lo que pillas. Muchas superposiciones. Casi un why don t you de los de Diana Vreeland en Harper s Bazaar aquella columna de consejos extravagantes. ¿Por qué no te pones unos calcetines gordos de montaña con unas sandalias de tacón? Volvieron Victorio Lucchino a Cibeles y lo hicieron a lo grande y en loor de gavilanes, cantizanos e incluso de ministra de Fomento (y de Miguel Caiceo) Volantes no pero terciopelos sí (para el niño y la niña) Morados y verdes deslumbrantes en vestidos y muchas costuras overlock para una colección overdressed (se han guardado el sport, no es que no lo tengan) Lujo de palletes y lentejuelas que se caían de un vestido. Al final pusieron Life is Life Y Victorio Lucchino son Victorio Lucchino. Final cañero con efectos especiales para otro de los componentes de ADÑ, el alicantino Antonio Alvarado. Como puesta en escena, señales de tráfico tuneadas por Diego Peris. Banda sonora, la de los motores que nos marcan la vida. Su colección traslada elementos de la ropa de deporte a la alta sastrería. Homenajes a Chanel, a los esmóquines de Yves Saint Lauren y a las gabardinas. Reinterpreta la cazadora bomber transformándola en vestido. Y más ruido para acabar. Una novia con la cara tapada con tapete de ganchillo. Lo mismo es que era muy fea. Un modelo, arriba, de Andrés Sardá. Sobre estas líneas, gasas y volantes a cargo de la mirada retrospectiva de José Miró