Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 17 2 2006 119 Gente LA ASOCIACIÓN PARALELA Un grupo de diseñadores ha creado la Asociación de Diseñadores Nacionales de moda de España, una entidad en paralelo a la Asociación de Creadores de Moda de España. Lo importante es lo de dentro En expreso procedente de Barcelona, llegó Andrés Sardá, con sus chicas en lujoso y atractivo déshabillé Más madera TEXTO: ROSA BELMONTE FOTOS: ÁNGEL DE ANTONIO A unas horas que no son horas y con la presencia de Catalina Cirer, alcaldesa de Palma, o Martina Klein, empezó la jornada José Miró. Sedujo al público con una colección futurista de las que miran al pasado. Futuro viejo. Mucho blanco nave espacial, quizá Rabanne, quizá Courreges, Gattaca o Bárbara Bain en Espacio 1999 Pantalones piratas en denim, vaqueros con tres cinturillas superpuestas, pantalones altos de talle (casi corsés) vestidos de punto con capucha y orejeras. Volantes carmenmirandianos en la manga de un jersey, cuellos de las chaquetas levantados por detrás como el de la madrastra de Blancanieves. Un vestido de gasa negro muy largo, como distraído a Andrés Sardá. Muy transparente. Por debajo estoy completamente desnuda diría aquel letrero de Jean Charles de Castelbajac. Aquí no hace falta ni decirlo. La noche, lujosa y espectacular. Uno de gasa de seda en mil colores. Amarillo y rojo fuego. Corto por delante, largo por detrás. Se desfila con él como la Victoria de Samotracia por las escaleras del Louvre. Grandes aplausos, ruidosos uh, uh, uh y gente de pie. La alcaldesa, la primera. Estaba encantada con lo que había visto. ¿Se pondría usted un traje de Miró? Si adelgazara 20 kilos, sí JV por Jorge Vázquez fue el primero del día en tirar de París (luego llegaría Kina) Un París sofisticado y chic, claro. Una colección vista en penumbra. Combinación de grises y lilas. Medias de canalé, pantalones anchos, vestidos palabra de honor con tejidos metalizados. Y empiezan las pieles. Menos mal que aquí los de PETA no vienen, que en Londres han enharinado a Julien McDonald. No hay quien afee la gabardina gris con piel por dentro. Faldas supertubo. Así, en un traje de chaqueta negro que lleva Talyiha. Abrigos de manga ancha, abrigos de piel blanca, abrigos de leopardo. Si esto es París, parece un buen sitio. Orient Express Ruido de tren, maletas en el andén, nieve... Greta Garbo se ha tenido que bajar de su vagón en San Petersburgo con lo puesto. Con el abrigo de piel y casi nada debajo. Bueno, quizá no es Anna Karenina, es una dama que viaja en el Orient Express en los años 20. O es Marilyn Monroe en el tren de Con faldas y a lo loco que sería más dada a ir en déshabillé Morados, rosas, rasos de seda con detalles en chantilly. Lo importante es lo de dentro. Los vestidos son una excusa. Están hechos para mostrar la prenda que hay debajo (incluido el tatuaje de Raica, de los que impiden aplicar anestesia epidural) Así, un abrigo kimono en forro de seda y terciopelo, un vestido en gasa de seda con acabados en cristales Swarovski o un vestido espectacular de tiras de muselina lila. Sujetadores con tejido devorado. Desfile de lencería, sí, pero qué lencería. La perla es Sardá. Kina Fernández también homenajea a París. Es un ideal. Mujeres muy femeninas inspiradas en Boldini. Aristocráticas y románticas. Más (Pasa a la página siguiente) Sardá ofreció una lencería en la que no faltan detalles orientales como los clásicos kimonos, pero en una mezcla equilibrada de clasicismo y modernidad