Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 17 2 2006 Espectáculos 79 FESTIVAL DE CINE DE BERLÍN Hoffman en una escena de Capote donde confiesa que cada día de rodaje era un desafío entrevista a PHILIP SEYMOUR HOFFMAN actor A sangre fría acabó con Capote Da vida a un ser atormentado, contradictorio, egoísta, fascinante, afilado, rápido y humano, aunque se torturó de un modo inhumano: Truman Capote, el escritor más famoso de América TONI GARCÍA BERLÍN. Si nada lo impide, este neoyorquino de 38 años, considerado un perfeccionista y conocido por sus papeles en películas como Casi famosos o Y entonces llegó ella subirá el próximo 5 de marzo al escenario del Kodak Theatre para recoger el Oscar al mejor actor por su sublime intepretación en Capote donde interpreta al autor de A sangre fría Seymour Hoffman habló con ABC en el hotel Ritz- Carlton de Berlín, enojado porque no le dejan fumar en la habitación y con un paquete de Lucky Strike esperando en su bolsillo. ¿Hubo algún momento en esta película en que pensó que este papel le llevaría directo a una nominación a los Oscar? -Sí, lo cierto es que sí. Cada día, cuando iba al rodaje, pensaba: Oh, sí, muñeca, voy a llevarme ese Oscar a casa (risas) Por favor, si hubiera pensado eso ya me habría explotado el cerebro. ¿Pero sintió algo especial? -Por supuesto, había una energía muy poderosa en el plató. Era un reto, el papel más difícil de mi carrera donde cada día era un desafío. ¿Cómo preparó su interpretación? -Bueno, en primer lugar tardé unos seis meses en perder el peso que necesitaba para el personaje y aproveché ese tiempo para estudiar diferentes cintas de vídeo y documentos sonoros y para hablar con gente que conoció a Capote. Después, una vez perdidos los kilos necesarios, tuvimos dos semanas de ensayos que me sirvieron para conectar con el resto del equipo y preparar el guión. Antes de que me pregunte: sí, lo más difícil fue perder el peso (sonríe) -Le hemos visto en multitud de ocasiones, pero nunca liderando el reparto de una película. ¿Qué piensa ahora de la experiencia? -Pues que tomé una decisión que no me involucraba sólo a mí y que me ponía bastante presión. Evidentemente cuando me veo- -por primera vez en mi carrera- -ocupando toda una calle llena de pósteres con mi cara me asusto un poco, pero durante el rodaje intenté mantener la misma concentración que en cualquier otro proyecto. ¿Qué es lo que más le atrajo de Capote -Pues que es un ser humano, un personaje contradictorio, atormentado y egoísta, pero por encima de todo humano. Mucha gente me pregunta si me pa- rece normal la escena en que Capote sólo espera que ejecuten a los asesinos para terminar el libro. A menor escala, evidentemente: ¿quién no ha sido egoísta con los que ama? ¿quién no ha cogido lo que creía que le correspondía en un momento dado? Truman Capote era un personaje fascinante, afilado, rápido, que se torturaba a sí mismo de un modo casi inhumano. ¿Recuerda la frase que cierra la película? Aquella que dice que más lágrimas se han derramado por plegarias escuchadas que por las que no lo han sido. Pues Capote recibió una respuesta positiva a sus plegarias y logró acabar A sangre fría que a la postre le convertiría en el escritor más famoso de América y que- -al mismo tiempo- -acabó con él. ¿Tiene miedo de que esta actuación vaya a cambiar el perfil de su carrera? -Bueno, esa es una pregunta que ya está respondida. Mi carrera la marco yo. Muchos se acuerdan de mis papeles secundarios en películas minoritarias, pero yo he estado en películas como Twister Y entonces llegó ella o Casi famosos que han sido taquillazos en todo el mundo, pero no por ello he dejado de hacer lo que me gustaba. ¿No le parece curioso estar a las puertas del Oscar y que dentro de unos meses todo el mundo vuelva a hablar de usted por ser el archienemigo de Tom Cruise en Misión imposible 3 -No, me parece normal. Como ya he dicho antes no es la primera vez que estoy en una superproducción, aunque sean minoría en mi carrera. Así es Hollywood, hoy estás en una película de un millón de dólares y mañana en otra de cien millones. Así ha sido siempre y así seguirá siendo. Y no me pregunte por Misión Imposible 3 ya sabe que no puedo hablar de ello. Pero, aunque pudiera hablar de ello, ¿quién diablos querría preguntar sobre eso? (risas) ¿Cuál es la importancia de la voz en su interpretación? (Le pregunto esto porque en España será bastante complicado oírle con su propia voz, por aquello del doblaje) -Pues es una lástima. La voz es muy importante. No es que sea importante en términos de actuación, pero sí lo es para la película, así que lo único que puedo decir es que todo el que vaya a verla trate de verla en versión original con subtítulos. Me imagino que será difícil, pero aunque sólo haya una copia por cien de las otras, vale la pena verla en su idioma original. Supongo que en algún sitio de España habrá algún cine donde se pueda ver en inglés, ¿no? Pues que vayan a ese. -Supongo que no estará usted muy cómodo la noche de los Oscar... -Supone bien. La verdad es que cuando mil millones de personas te están mirando por la tele no encuentras el momento para relajarte o echarte una siestecita. ¿Sabe a qué me refiero?