Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 17 2 2006 Sociedad 69 Ciencia Un iceberg en Groenlandia, fotografiado el 16 de agosto de 2005 AP El calentamiento global ha duplicado en cinco años el ritmo de deshielo de Groenlandia Los modelos que predicen la cadencia del aumento de los niveles marinos podrían estar equivocados que la mayor cantidad de agua de deshielo contribuye a acelerar la velocidad a la que los glaciares viajan al sur, lo que agrava el problema JOSÉ MANUEL NIEVES MADRID. La cantidad de hielo que los glaciares de Groenlandia descargan en el Océano Atlántico se ha duplicado durante los últimos cinco años. Y eso significa que las previsiones actuales de aumento del nivel del mar por esta causa podrían estarse quedando cortas. Conocer con exactitud los cambios que se producen en la masa y el espesor de la capa de hielo que cubre la Antártida y Groenlandia constituye, hoy en día, una de las más importantes (y desconocidas) variables a la hora de predecir el aumento global del nivel marino durante las próximas décadas. Con una superficie de un millón setecientos mil kilómetros cuadrados y un espesor medio de tres kilómetros, la capa de hielo de Groenlandia podría, en caso de derretirse por completo, elevar el nivel del agua en la Tierra hasta de siete metros. El proceso, suponiendo que no existan otros mecanismos que provoquen la pérdida de masa heb Los científicos piensan lada, podría durar milenios, pero también, y ese es el problema, apenas unos pocos cientos de años. El factor determinante para la duración del proceso es la magnitud y la intensidad con que se esté produciendo el calentamiento global. El motivo de este espectacular incremento de la aportación de hielo al Atlántico es, según piensan los autores de dos artículos que se publican hoy en Science el aumento de la velocidad con que estos glaciares se mueven en sus largas travesías marinas. El comportamiento de los glaciares que aportan hielo al mar- -dice Eric Rignot, del Jet Propulsion Laboratory y uno de los autores firmantes en Science -es el aspecto más importante para comprender la forma en que la capa de hielo influye en el cambio climático. Lleva mucho tiempo construir o derretir esa capa helada, pero los glaciares pueden reaccionar con rapidez a los cambios de temperatura La mayor preocupación de Rignot es que los modelos actuales que predicen el ritmo de deshielo y, por consiguiente, el incremento del nivel de los mares, pueden resultar inservibles, ya que ninguno de ellos ha tenido hasta ahora en cuenta estos cambios. Y el ritmo al que sube el nivel del mar podría ser, por consiguiente, mucho más dramático de lo que se piensa hoy. Velocidad y deshielo Los autores explican que el deshielo de Groenlandia contribuye con cerca de 0,5 milímetros al incremento total del nivel marino, que actualmente es de tres milímetros por año. Pero el reciente incremento detectado en la velocidad de movimiento de los glaciares, escriben los autores, es a su vez responsable de los dos tercios de la contribución de Groenlandia a la elevación global de los niveles marinos. Observaciones realizadas hace ya una década indicaban que los glaciares La fusión de la totalidad de la capa de hielo de Groenlandia haría que el nivel del mar se elevara siete metros El agua fría del deshielo actúa como un lubricante para los glaciares, que amplían su velocidad procedentes del sureste de Groenlandia eran los que más rápido se movían. Pero a partir del año 2000, los glaciares procedentes del norte han ido incrementando rápidamente su velocidad, y por lo tanto su importancia en el proceso de calentamiento. Durante los últimos veinte años, en efecto, la temperatura del sureste de Groenlandia ha aumentado tres grados. Y este incremento ha hecho crecer también la cantidad de agua procedente del deshielo, que rodea a los glaciares y hace para ellos las funciones de una especie de lubricante que les permite a su vez desplazarse más rápidamente por el océano. Si el calentamiento continúa, la tendencia al movimiento rápido de los glaciares del sur de Groenlandia podría contagiarse también a sus vecinos del norte, lo cual agravaría aún más la situación. Utilizando satélites capaces de medir la velocidad de los glaciares, los científicos han encontrado que la pérdida de masa helada de la capa de hielo que se puede achacar a los glaciares ha crecido de los cincuenta kilómetros cúbicos de 1996 a los 150 kilómetros cúbicos que se perdieron en 2005. El sur de Groenlandia- -concluye Rignot- -está reaccionando al calentamiento global y no creemos que la parte norte se vaya a demorar mucho