Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Madrid VIERNES 17 2 2006 ABC Halla el cadáver de su novio con cortes en el cuello, una bolsa en la cabeza y maniatado El fallecido, de origen venezolano, llevaba días muerto y estaba amordazado con cinta adhesiva colombiana, encontró el cuerpo ensangrentado del hombre, de 36 años, sobre la cama del domicilio; investigan el ajuste de cuentas por un asunto de drogas C. HIDALGO M. DÍAZ MADRID MÓSTOLES. Segundo asesinato en Móstoles en apenas tres días y el duodécimo en la región en lo que va de año. Ayer por la tarde, aparecía degollado el venezolano nacionalizado español Hugo César Serrano Blanco, de 36 años. Las primeras pesquisas policiales apuntan a que el crimen puede responder a un ajuste de cuentas, probablemente, por un asunto de drogas. Eso sí, la víctima no tenía antecedentes policiales. Poco podía imaginar Gloria Patricia Espinosa Cárdenas, colombiana de 33 años, lo que se iba a encontrar al regresar al piso que compartía con el fallecido, con el que, desde hacía algún tiempo, mantenía una relación. Hacía tan sólo dos días que la chica había regresado de un viaje a su país natal. Llegó al piso, el 8 B del número 4 de la calle de Versalles de Móstoles. Cuando entró en el domicilio, le llamó la atención el silencio que había. No era normal. Al acercarse al dormitorio, hizo el fatal hallazgo: el cuerpo de su marido, vestido con un chándal, estaba boca abajo, sobre la cama, con un gran charco de sangre alrededor de su cuello, donde también tenía varios cortes que, probablemente, le provocaron la muerte. Asimismo, tenía atadas las manos y los pies, y una bolsa de plástico le tapaba la cabeza. Su boca estaba amordazada con cinta adhesiva. El cadáver estaba bastante hinchado y en avanzado estado de descomposición. Hugo César llevaba, al menos, dos días muerto, aunque será el informe del forense el que deberá decretar las causas y el momento en que le mataron. Eran las 18.20 horas cuando la mujer, en plena crisis nerviosa, llama a la Policía advirtiendo de lo que estaba b La chica, ocurriendo. Luego se avisó al 112, que solicitó la presencia de un facultativo para certificar la muerte. Hasta el lugar se desplazó un Vehículo de Intervención Rápida del Summa- 112. El Grupo VI de Homicidios de la Brigada Provincial de Policía Judicial se ha hecho cargo de las riendas del crimen, que apunta a un ajuste de cuentas. El modus operandi de los asesinos se asemeja al utilizado por bandas de origen suramericano- -probablemente, colombianos- La mujer fue trasladada a dependencias policiales para que prestara declaración. En una primera inspección ocular, los investigadores hallaron restos de más cinta adhesiva- -con la que había sido amordazado el finado- pero nada de droga. Al parecer, se cree que los captores de Hugo César podrían haberle estado golpeando durante horas, quizá días; eso, unido a la asfixia provocada por la bolsa en la cabeza y los cortes en el cuello, acabó con su vida. El cadáver de Hugo César, cuando era sacado del inmueble donde vivía Hasta cuatro horas más tarde del brutal hallazgo, el cuerpo sin vida de la víctima no fue sacado del domicilio. El tiempo que llevaba muerto había provocado que el cadáver se hinchara y pesara mucho más de lo normal, hasta el punto de que hubo que esperar a un tercer operario de la funeraria para poder cargarlo. El olor por la descomposición era tal, que algunas vecinas M. DÍAZ quisieron dejar la puerta del bloque, de 48 viviendas, abierta. Homicidios precintó la entrada al piso donde ocurrieron los hechos. Hugo César llevaba alrededor de un año en el barrio de Villafontana. Sus vecinos le conocían de vista, le definieron como un chico pelirrojo, de 1,80 metros, muy educado Nadie había oído ni visto nada raro. Hasta ayer. Los colegios e institutos tendrán un policía de cabecera al que recurrir cuando sufran delitos CARLOS HIDALGO MADRID. La aplicación del llamado Plan Alonso prevé una batería de medidas especiales para nuestra región, habida cuenta de la idiosincrasia especial que se vive en los centros educativos. Se está elaborando un mapa de riesgo con los centros docentes que registran una peor situación, en algunas ocasiones, alarmante en cuanto a niveles de delincuencia. Aunque aún no está terminado, la Delegación del Gobierno tiene previsto asignar a cada uno de los aproximadamente 1.500 centros- -de Primaria, Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional- -agentes a los que educadores y alumnos podrán recurrir cuando surja un conflicto delictivo. labrada, Getafe, Leganés, Parla y Madrid capital. La Delegación del Gobierno ha pedido por carta a los 51 municipios que cuentan con Juntas y Consejos de Seguridad que los convoquen e inviten a ellos a los miembros de la comunidad educativa. La idea, que se pondrá en marcha a principios de esta primavera, es que se cuente, como mínimo, con un agente por cada comisaría de distrito (18) y local (12) lo que supondría un total de una treintena. A ellos habría que sumar un guardia civil por cada puesto de la Benemérita que existe en la demarcación del Instituto Armado en la región- -son 60 en total- indicaron las fuentes consultadas. Harán un seguimiento del centro y, cuando los padres, profesores y alumnos identifiquen un problema importante, se pondrán en contacto con el agente que se les haya asignado. En el programa Espacio educativo también participan la Policía Municipal y los agentes tutores de Fuen- Droga, peleas y bandas juveniles Ya se ha producido un primer examen de centros, donde se han detectado problemas de convivencia, menudeo de drogas, peleas y presencia de bandas juveniles. Es éste último uno de los asuntos que más inquieta a educadores, padres e instituciones, puesto que algunos grupos intentan captar adeptos en las puertas y en el interior de los colegios e institutos. Además de los Cuerpos de Seguridad, docentes y padres, también participan la Consejería de Educación, el Defensor del Menor, la Fiscalía de Menores, la Federación Madrileña de Municipios, el Movimiento contra la Intolerancia y otras entidades.