Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 VIERNES 17 2 2006 ABC Internacional La Casa Blanca responde a la ONU que no habrá cambios en la prisión de Guantánamo Un informe independiente pide el cierre inmediato de la cárcel y el fin de los abusos b Los autores del estudio afirman que en el centro de reclusión instalado en la base cubana se practican abusos equivalentes a la tortura contra los detenidos MERCEDES GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. La Casa Blanca desafió ayer a la comunidad internacional al advertir de que no habrá ningún cambio en la infame prisión de Guantánamo, de la que se pidió su cierre inmediato en un informe independiente de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, presentado en Ginebra y secundado unánimemente por todos los grupos del Parlamento Europeo. El portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan, descalificó el informe que cinco prestigiosos relatores de las Naciones Unidas han elaborado a lo largo de dieciocho meses, refiriéndose a él como un refrito de acusaciones pasadas realizadas por los abogados de algunos de los prisioneros en Guantánamo. Nosotros sabemos que los detenidos de Al Qaida están entrenados para diseminar falsas acusaciones se defendió. McClellan hizo hincapié en que los más de quinientos detenidos indefinidamente en Guantánamo- -contra los que sólo se han presentado cargos en diez casos- son terroristas peligrosos Ya hemos hablado antes de este tema, y nada ha cambiado en cuanto a nuestro punto de vista zanjó. El equipo que ha presentado el devastador informe sobre la prisión está formado por el relator contra la tortura, Manfred Nowak; el relator sobre el derecho a la salud física y mental, Paul Hunt; la relatora sobre detenciones arbitrarias, Lelia Zerrougui; el relator sobre la independencia de jueces y abogados, Leandro Depouy, y el relator sobre la libertad de religión, Asma Jahangir. Sin entrevistas a los detenidos Estos cinco relatores de la ONU habían seguido independientemente el contencioso de la prisión establecida en la base naval de Cuba desde que se empezase a utilizar para este fin pocos meses después de los ataques del 11- S de 2001, pero en junio de 2004 fueron elegidos por el presidente de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas para trabajar juntos en este informe. Dado que Estados Unidos no les ha permitido entrevistarse con los detenidos, el equipo tuvo que recurrir a entrevistas con sus abogados y con los presos liberados que residen ahora en Un soldado estadounidense y un detenido conversaban ayer en el complejo Campo Delta, en Guantánamo EFE