Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Nacional VIERNES 17 2 2006 ABC Un tercio de los 573.000 extranjeros regularizados trabaja en el servicio doméstico b Trabajo ha rechazado más de Problemas para acceder a la vivienda Precios elevados La fianza exigida Malas condiciones oferta Poca oferta alquiler Exigencia de nómina Los avales Ser inmigrante Estar sin papeles Desconocimiento ciudad Engaños arrendatario Fuente: Encuesta IOÉ 2005 Planes de retorno o de asentamiento en España (En Planes Quedarse en España Tiene dudas Región de origen Europa América del este África Latina Total 20,4 55,8 23,8 20,6 53,5 25,9 20,1 37,6 42,3 21,6 45,2 33,2 Modalidades de tendencia de vivienda Propietarios 12,9 Inquilinos 30,4 independientes inquilinos 47,2 subarrendados Casa del 5,0 empleador Otra situación 4,5 Total 100 N inmigrantes estimado 337.464 795.264 1.234.752 130.800 117.720 2.616.000 Infografía ABC cien mil solicitudes de sin papeles que se suman a la bolsa de irregulares que no pudieron acogerse al proceso extraordinario C. M. MADRID. A falta de tres mil solicitudes de permisos de residencia y trabajo por tramitar, el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales da por prácticamente cerrados los datos del proceso de regularización extraordinario llevado a cabo entre febrero y mayo del año pasado. El 83,3 por ciento de las solicitudes fueron resueltas favorablemente (573.270) frente a las 115.140 (el 16,6 por ciento) que no pasaron el baremo al incumplir alguno de los requisitos, según datos del Ministerio. Aún no se han explicado cuáles han sido los motivos más frecuentes que han impedido a los solicitantes conseguir su objetivo (en algunos casos era el empresario el que no estaba al tanto en sus pagos) Lo único claro es que estos cien mil rechazados se suman a la bolsa de irregulares que no pudieron acogerse a la normalización. El número total de peticiones presentadas ascendió a 691.655. De las autorizadas con afiliación a la Seguridad Social, un tercio (el 33,4 por ciento) corresponde a trabajadores del servicio doméstico, seguidos por operarios de la construccción que representan el 21 por ciento. Los ecuatorianos fueron los extranjeros más beneficiados por el proceso extraordinario como lo demuestran las 112.636 altas en la Seguridad Social; les siguieron los rumanos, los marroquíes, los colombianos, los bolivianos, los búlgaros y los argentinos. de personas que experimenta el problema 0 20 40 60 80 Piensa retornar La población inmigrante demandará unas 125.000 viviendas a corto plazo El 50 por ciento vive en habitaciones alquiladas y uno de cada cinco, hacinado a abrir vías específicas para el acceso de los extranjeros al alojamiento porque no se trata de privilegiar a ningún colectivo C. MORCILLO MADRID. Si se mantienen los flujos migratorios de los últimos siete años, los extranjeros no comunitarios asentados en nuestro país demandarán en torno a 125.000 viviendas a corto plazo, el 30 por ciento de las terminadas durante 2004. Este es uno de los datos que figuran en el estudio Inmigración y Vivienda en España presentado ayer por la secretaria de Estado de Inmigración, Consuelo Rumí, y que ha sido elaborado por el Colectivo IOE. Rumí avanzó que el Plan estratégico de integración de los inmigrantes, que el Gobierno presentará en breve, se centrará en los temas de vivienda, pero advirtió que no se van a abrir vías específicas para el acceso de los extranjeros a este bien porque no se trata de privilegiar a ningún colectivo En la actualidad el 47,2 por ciento de b Rumí advierte que no se van Rescatan a 71 subsaharianos a la deriva ABC LAS PALMAS. Un grupo de 71 inmigrantes fue detenido ayer en alta mar cuando navegaba a bordo de un cayuco a 260 millas del sur de Gran Canaria y otros 31 fueron detenidos tras llegar en patera al sur de Tenerife. Los primeros, varones subsaharianos, fueron rescatados por el buque hospital Esperanza del Mar En la expedición había catorce menores, informa Efe. El cayuco, barca de gran tamaño utilizada para la pesca artesanal en la zona de Mauritania, se encontraba a unas 260 millas de Gran Canaria cuando fue avistada por un pesquero español. La embarcación estaba a la deriva, con mar gruesa y viento muy fuerte, y trató de abordar al pesquero, pero la maniobra no era segura. los inmigrantes periféricos (América Latina, África y Asia) que residen en nuestro país lo hacen en régimen de subarriendo- -alquilan una o varias habitaciones de una casa- -y uno de cada cinco subsiste hacinado, o lo que es lo mismo en menos de diez metros cuadrados. Según los autores del estudio, cada vivienda subarrendada aloja una media de tres hogares formados por una sola persona, una pareja o un matrimonio con hijos y cada uno paga algo más de 200 euros por este tipo de alojamiento. La cantidad se dispara hasta los 500 mensuales si el inmigrante alquila un piso independiente o hace frente a una letra para comprarlo. Los alojamientos subarrendados son los más frecuentes los primeros años que el inmigrante recala en España, con una situación jurídica y laboral precaria pero el factor clave es socioeconómico porque todos aspiran a una vivienda independiente. Segregación residencial Como situaciones residuales, aunque llamativas, aparecen modalidades como las llamadas camas calientes (se han detectado unos 12.000 casos) que consiste en alquilar un lecho por unas horas al día compartido con otras personas o la vivienda en la casa o empresa del jefe: unos 130.000 inmigrantes están en esa situación. Se trata de empleadas de hogar internas y algunos hombres que trabajan en la construcción y la hostelería; otros 50.000 extranjeros residen gratis con familiares o amigos, una fórmula de urgencia que da paso al subarriendo. Para los autores del estudio- -basado en el Censo de 2001, el Padrón, indicadores del mercado de la vivienda, así como una encuesta a 900 inmigrantes en Cataluña, Madrid y Comunidad Valenciana- -existe una segregación residencial y ésta tiene un componente espacial en la medida en que los colectivos con mayores problemas de acceso se concentran más en unos barrios que en otros, ya sea en los centros deteriorados, en los barrios obreros tradicionales o las áreas chabolistas, aunque eso no siempre se traduce en la aparición de guetos. La DGT quiere endurecer en el Código Penal los delitos contra la seguridad del tráfico C. DE LA HOZ MADRID. La Dirección General de Tráfico (DGT) quiere endurecer en el Código Penal los delitos más graves contra la seguridad del tráfico dentro de un amplio proyecto para intentar reducir las todavía escandalosas cifras de muertos y accidentes de carretera. Así, la DGT, dependiente de Interior, pretende que se especifiquen en el Código Penal aquellos delitos ya contemplados en el mismo pero cuya redacción permite un amplio margen de discrecionalidad de los jueces. Se trataría de especificar los moti- vos concretos de delito. Así, iría por la vía penal, de aceptarse su propuesta, superar en un 100 por cien el límite del índice de alcoholemia (actualmente, el máximo de la tasa de alcoholemia autorizada es de hasta 0,5 gramos por litro del alcohol en sangre) superar en 60 kilómetros por hora el máximo de la velocidad permitida (en el resto de Europa es de 50 kilómetros) y continuar conduciendo aún tras la retirada del carné. La propuesta encuentra ciertas resistencias judiciales, según ha podido saber ABC de fuentes de la DGT en un momento, precisamente, en que es- tá encima de la mesa una propuesta de reforma del Código Penal para la seguridad vial. Agotada la vía administrativa, la reforma que ya se hizo en este sentido del Código Penal en el año 2003 deja la puerta abierta a multitud de interpretaciones. Por ejemplo, en el artículo 379 se castiga al que condujera bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancia psicotrópicas o de bebidas alcohólicas aunque no especifica los límites pero, además, es necesario que estas circunstancias ejerzan influencia en su capacidad de conducir y que haya una conducta dolosa. En cuanto a la conducción temeraria (en este caso sería aplicable el exceso de velocidad) el artículo 381 habla de temeridad manifiesta y poner en concreto peligro la vida o integridad de las personas, lo que admite distintas lecturas.