Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión VIERNES 17 2 2006 ABC AD LIBITUM ÍDOLOS DE LA CUEVA EMPRESARIOS Y BURÓCRATAS LVARO Cunqueiro, maestro y sabio en tantas disciplinas, afirmaba que los restos de los Reyes Magos reposan en un sarcófago de la Catedral de Colonia. Es posible que así sea; pero, en principio, parece tan poco preciso como afirmar que la Confederación Española de Organizaciones Empresariales sea verdaderamente representativa de los emprendedores españoles. Aquí, por lo común, las grandes instituciones sociales, y la CEOE es una de ellas, andan escasas de contenido, abundantes de personal, cortas de representación y fofas de actuación. Parecen más de lo que son y son, si bien se mira, un raquítico proyecto de lo que debieran M. MARTÍN ser. Es la falta de solidez FERRAND de nuestras estructuras, sobre la que ya nos alarmó Ortega y Gasset hace más de ochenta años, que fuerzan un cuerpo nacional más enclenque de lo deseable y más frágil de lo necesario para alcanzar grandes metas y objetivos sólidos y duraderos. Un pueblo escaso de disciplina y poco respetuoso con el rigor y la especialización, que espera más de la suerte que del trabajo, con unas elites raquíticas encabezando sus actuaciones políticas, sociales y económicas no puede dar de sí mucho más de lo que vemos. Ayer, la CEOE reeligió como presidente, para cuatro años más, a quien ya lleva veintidós al frente de la gran patronal. Los empresarios de verdad son pocos y no quieren arrimarse al toro; pero, en tiempo de gran tribulación y sin restarle un ápice de mérito al elegido, haría más falta al frente de la CEOE un empresario verdadero, por cuenta propia, que un funcionario septuagenario procedente del Sindicato del Papel en los tiempos del sindicalismo vertical- ¡qué invento! -de José Solís. La vertebración representativa de nuestra sociedad, todavía muy poco desarrollada, exige que los representantes sean afines a los representados y no que unos y otros deleguen en burócratas especializados en un juego tan poco productivo como excesivamente pródigo en confusiones. El Evangelio de San Mateo no afirma la realeza de los Magos de Oriente, ni señala su número ni precisa su origen; pero Cunqueiro sabía que sus restos reposan en una de las catedrales más grandes del mundo, a orillas del Rin. Tampoco sabemos cuál es el sentimiento verdadero de los empresarios en presencia- -ayer, por cierto, falleció Tomás Pascual, un creador de mercado que consiguió vendernos más cara la leche sin grasa, con la que fabricaba mantequilla, que con ella: un genio- pero no tiene por qué coincidir con los que, con la legitimación del voto, se titulan sus representantes. Algo que, para mayor alarma, es muy parecido a lo que ocurre en las organizaciones sindicales, en los partidos políticos y en cuantos grupos de representación se ha llegado a la profesionalización de sus cuadros. Así no nos vertebraremos nunca. EL FINAL DE LA BLASFEMIA Á U tentación de Cristo- -por no hablar de las del supervenNA información recogida hace un par de días tas El código DaVinci- -no desataron violentas protesen este mismo periódico se hacía eco de la intentas. Y tampoco lo han hecho obras mucho más provocación de Ekmeleddin Ihsanoglu, secretario genedoras como la fotografía de Cristo sumergido en orina, ral de la Conferencia Islámica, de recabar el apoyo de la de Andrés Serrano, o la Madonna negra de Chris Ofili, UE, vía Javier Solana, para lograr que la ONU redacte una pintura en la que la Virgen aparece rodeada de imáun texto que proscriba la blasfemia contra cualquier genes de genitales femeninos. Por supuesto, los religión Empresa problemática, sin duda, socristianos que se sintieron ofendidos por esas bre la que estoy seguro que, de llevarse a cabo, imágenes pudieron recurrir a las instancias leprovocaría tanto debate como estupor. gales que garantizan el respeto a sus creencias. En lo que todavía llamamos, con cierta timiEl equilibrio entre la libertad de expresión y el dez, Occidente la blasfemia ha experimentaCódigo Penal constituye el mejor procedimiento do una progresiva despenalización. En nuestro para dirimir esos conflictos. país las fuertes sanciones con que la ley castigaNo ocurre lo mismo en el ámbito islámico, en ba esa ofensa- -un pecado que para santo Toel que la religión impregna todos los aspectos de más consistía básicamente en atribuir a Dios lo MANUEL la vida pública y privada. Una serie de caricatuque no le correspondía o negarle lo que era suRODRÍGUEZ ras- -de escaso gusto y oportunidad, como casi yo- -fueron ya considerablemente suavizadas RIVERO todo el mundo ha reconocido- -se ha convertido por Códigos como los de 1821 y 1850. Y, hoy día, en pretexto para un conflicto globalizado de imprevisila blasfemia, que no se cita como tal, estaría incluida bles consecuencias. Y, estos días, dándole vueltas a la entre los delitos de escarnio o burla tipificados en el petición de Ihsanoglu de una carta o declaración de la artículo 525 del Código Penal, en el que, por cierto, tamONU contra la blasfemia, se me ha ocurrido que el remebién se penaliza a quienes los cometieran contra los dio sería mucho peor que la enfermedad. Me explico: si que no profesan religión o creencia alguna todos los creyentes de religiones reveladas- -y los tres Una de las dificultades con las que tropieza la alianmonoteísmos de ello se reclaman- están profundaza de civilizaciones y que ha puesto de manifiesto oblimente convencidos de que la suya es la única religión cuamente la crisis de las caricaturas, es la falta de verdadera, ¿qué mayor blasfemia que el mero hecho de acuerdo sobre lo que cada parte entiende por blasfemia, la existencia de otras que niegan desde fuera (es decir, y la muy diferente actitud de los poderes públicos frenno se trata de herejía) sus más sagradas creencias? Y, te a ella. Un ejemplo: en 1989, cuando se dictó la fetua llevando la hipótesis a las últimas consecuencias, ¿una contra Salman Rushdie con motivo de la publicación de declaración universal sobre la blasfemia contra todas Los versículos satánicos, algunos musulmanes intentalas religiones no provocaría una interminable casuístiron el procesamiento del escritor bajo la acusación de ca que perjudicaría el culto público de las mismas? blasfemia; a la postre no pudieron ser presentados carCreo que fue Bernard Shaw quien afirmaba que sólo gos, porque el sistema legal británico sólo la reconoce había una religión, aunque con múltiples variantes. A contra Dios, Jesucristo o las Sagradas Escrituras. lo mejor- -y aunque no sea cierto para los creyentes- -Desde entonces los usos han variado, y el sentido del su opinión señala el camino para el mutuo respeto y término blasfemia se ha ido relativizando entre noso- -si es posible- -el diálogo. tros. Las irreverencias de La vida de Brian o La última -No me digáis que del Estatut ni siquiera os gustan los coches oficiales que utilizaréis mientras sigáis tocando poder.