Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 16 2 2006 95 Gente Rocío Jurado ya está en planta La chipionera ha sido trasladada a una habitación de planta tras salir de la unidad especial. La artista continúa hospitalizada y responde como estaba previsto al tratamiento. Redoble de davidelfin El rondeño presentó una colección en la que primaron el orden, el concierto (de tambores y trompetas) y el uniforme TEXTO: ROSA BELMONTE FOTOS: ÁNGEL DE ANTONIO Da videlfin es un couturier de los que saben lo que vale y para qué sirve una aguja, no un diseñador de escándalos a tiempo completo. Pero también sabe, como lo sabía Elsa Schiaparelli, lo que vale provocar. Y volvió a armarla en una jornada que abrió Miguel Palacio. El bilbaíno es de los que se han apuntado a poner su nombre en botellas de aceite. Cuando me acabe la lata de Philippe Stark, el próximo aceite que caiga en mi pan será el de Palacio (con Crismona) que el diseñador regaló a la prensa. La botella es negra, estilizada, elegante, sencilla. Como su colección, ésa que aplauden Laura Ponte o Simoneta Gómez- Acebo. Espaldas al aire, colas de caballo al viento, bolsos enormes (el dorado, casi un portatrajes) bajos de las faldas sin planchar, vestidos transparentes en gasa de seda negra y muchas botas. Combina Jesús del Pozo- -un clásico, oigan- -volúmenes femeninos con prendas masculinas. El look dandi pasado por un colador femenino. Para verlo, Iñaki Gabilondo. Es lo que tiene su nuevo horario, que le permite ir a saraos por la mañana (lo malo es que no podrá ir a la ópera de lunes a viernes) La suya (la de Jesús del Pozo) es una mujer despojada, sin accesorios inútiles y con las nucas limpias, con el pelo recogido en una ensaimada capilar. Los pantalones, si no carcelarios, casi. Dice Jesús del Pozo que la moda debe ser algo para pasárselo bien, no para sufrir. Con el tiro de esos pantalones nadie va a sufrir. Frente a la espectacularidad y lujo de algunas piezas como el vestido negro de inacabable escote en pico que llevaba Raica con una gabardina revestida de visón despinzado, la sublime sencillez de una camisa de rayas combinada con rebeca cámel. Y escotes palabra de ho- nor. Carmen Kass se va a acordar del que culminó el desfile con ella dentro. Que se cae. Llega hasta los fotógrafos y al volverse se lo levanta. Es algo tan, tan, fino. Al ser el último traje, tuvo que volver a salir. Y otra vez lo mismo, llega hasta los fotógrafos y al volverse se lo levanta muerta de risa. Pernas ama a Kate Sin embargo, poca gracia haría a Ronaldo, que apareció de la nada sentado al lado de la boca de la pasarela, ver a su chica enseñando las lolas al mundo. Qué decepción, señores, están más operadas que la rodilla de su novio. Raica se hizo la recatada al ver que iba a pasar frente al jugador, así que al volver se cerró el escotazo. La de Antonio Pernas fue una propuesta londinense, homenaje a Kate Moss, la top más fascinante de los últimos tiempos Un canto a la libertad. En cuanto a la ropa, superpija. O sea, de la de comprarse ya. Pantalones pitillo, minifaldas tableadas, rayas marineras o minishorts acabados en volantes con un twin set. Y el toque Kate Moss: las botas Hunter combinadas con un vestido negro de vestir. Sólo les faltaba barro. Al final, parte del público se puso en pie. Y es que la colección de Pernas gusta. Pater de davidelfin fue un desfile militar, con tambores y trompetas. Siempre alerta, lema de los boy scouts, es leyenda que se adopta en jerseys. Orden, disciplina, límites. Mejor los marcas tú, por que si no es la vida la que te los impone dice el diseñador. Eso no le impide jugar con lo paramilitar. Esta vez, David Delfín (me refiero a la persona) no ha desfilado. (Pasa a la página siguiente) Raica Oliveira dejó al aire sin querer uno de sus encantos en uno de los desfiles del diseñador gallego Antonio Pernas