Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 JUEVES 16 2 2006 ABC Economía Zaragoza gana la batalla a la deslocalización y arrebata a Polonia la fabricación del Opel Meriva La menor inversión necesaria en Figueruelas pesó más que los bajos costes salariales de Gliwice b El nuevo Meriva comenzará a fabricarse en 2009 y tendrá una vida de seis años, lo que asegura hasta 2015 el futuro de la planta aragonesa de General Motors MANUEL TRILLO ZARAGOZA. En medio de las dificultades que atraviesan las fábricas occidentales de automóviles frente a la competencia de países con costes mucho más bajos, la planta de General Motors en Figueruelas (Zaragoza) ganó ayer una importante batalla a la deslocalización. Después de casi seis meses de traumática competición con el centro polaco de Gliwice, el presidente de GM Europa, Carl Peter Forster, anunció ayer en la capital aragonesa que la fabricación de la próxima generación del Opel Meriva tendrá lugar en España, como el actual modelo de este monovolumen. Se trata de una decisión de una enorme trascendencia no sólo para Zaragoza, sino para todo el valle del Ebro, donde se calcula que más de 17.000 empleos dependen de la fábrica de General Motors y de su tupida red de empresas auxiliares. El nuevo Meriva comenzará a fabricarse en 2009 y su adjudicación a Figueruelas por parte de la compañía supone garantizarle el futuro al menos hasta 2015, dado que la vida de estos vehículos es de seis años. En estos momentos, en la fábrica zaragozana se producen solamente dos modelos: el Corsa- -cuya nueva versión comenzará a salir de la cadena de montaje el próximo verano- -y el actual Meriva. El presidente de General Motors Europa, Carl- Peter Forster, y el presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, flanqueados por el presidente de GM España, Antonio Pérez Bayona (izquierda) y el consejero aragonés de Economía, Eduardo Bandrés cipantes durante estos seis meses en el proceso de elección coinciden en lo complicado que ha sido presentar un plan que convenciera a GM Europa y a la cúpula de la multinacional en Detroit de que Zaragoza era la mejor de las dos opciones. En este sentido, es también de gran importancia que los representantes de los cerca de 8.000 trabajadores de GM España se avinieran a aceptar un plan social que incluía algunos recortes en sus condiciones laborales, lo que ha sido valorado muy positivamente por la compañía. De hecho, Zaragoza vivió su momento más crítico en esta carre- F. SIMÓN ra en octubre, cuando la mayoría de las asambleas de trabajadores rechazaron estas rebajas a su situación laboral. Finalmente, gracias a la mediación del Gobierno de Aragón, se retomó la negociación para lograr el necesario acuerdo. También el compromiso de las admi- Desde agosto en disputa Desde que en agosto se supo que entraba en competición con Gliwice, Figueruelas lo tenía muy difícil, puesto que los costes salariales que presentaba Polonia son tres veces inferiores a los españoles. Sin embargo, factores como el coste total, la calidad, la flexibilidad de la mano de obra, la productividad y la logística han inclinado la balanza del lado aragonés. Según Carl Peter Forster, la clave ha sido que las inversiones que hubiera sido necesarios acometer en la planta polaca para poner en marcha el nuevo modelo serían mucho mayores, de tal manera que no se compensaban con el ahorro de costes laborales. En concreto, GM España prevé que se inviertan 160 millones de euros en la adaptación de las instalaciones y los utillajes de la fábrica de Figueruelas, mientras que los costes en Gliwice hubieran sido más del doble. Con todo, los distintos actores parti- GM Europa garantiza los empleos, pero advierte de que no hay que dormirse en los laureles M. T. ZARAGOZA. El anuncio de que el nuevo Meriva se fabricará en Figueruelas fue celebrada como una gran noticia por el presidente de GM España, Antonio Pérez Bayona, y el presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, así como por los sindicatos, empresarios y partidos políticos. El propio Carl Peter Forster, máximo responsable de la multinacional automovilística en Europa, destacó que la decisión va a permitir mantener los puestos de trabajo y asegurar un futuro para Zaragoza y Aragón Forster destacó la cooperación en- tre el equipo directivo y los trabajadores y se mostró convencido de que pueden llevar a la planta a un éxito duradero Sin embargo, también advirtió de que será necesario mejorar la productividad y recordó la amenaza verdadera del Lejano Oriente, que obliga, a su juicio, a reflexionar permanentemente sobre nuestra competitividad No hay que dormirse en los laureles señaló. En este sentido, Pérez Bayona apuntó que de las 21 horas por vehículo que se emplean en la actualidad, se ha de pasar a 16, según los planes ahora presentados. Durante la conferencia de prensa en la que se anunció la decisión, interrumpida en varias ocasiones por aplausos y felicitaciones por parte de los asistentes de GM y el Gobierno aragonés, Marcelino Iglesias se mostró muy satisfecho por una decisión que afecta a cien empresas del valle del Ebro y más de 15.000 trabajadores, estimó. Con todo, indicó que su Gobierno trabaja para diversificar su economía y buscar actividades complementarias a la automoción. También fuentes del Ministerio de Industria se felicitaron por la designación de Figueruelas, ya que se aseguran sustanciales inversiones hasta 2015, indicaron a Efe. Por su parte, el Foro Europeo de los Trabajadores (FET) Comité Europeo de General Motors, acepta la decisión, pero insiste en que es necesario que Gliwice, en Polonia, continúe montando el modelo Agila.