Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 16 2 2006 51 Cultura y espectáculos Calatrava crea un funicular entre Brooklyn y Manhattan La marca inconfundible del arquitecto Santiago Calatrava será visible en la silueta de Nueva York a través de una innovadora estructura volada que servirá para el transporte por funicular entre Manhattan y Brooklyn. El proyecto fue desvelado ayer por el alcalde de la ciudad, el republicano Michael Bloomberg, quien agradeció públicamente al arquitecto valenciano su aportación desinteresada, ya que no cobrará nada por el proyecto. En la imagen se aprecia cómo queda la estructura de Calatrava con Nueva York al fondo. EFE El legendario arquitecto de los museos Guggenheim, a los 76 años y necesitado de un bastón, mantiene su ímpetu creativo con un proyecto en extremo ondulante que albergará en la capital del juego un centro médico dedicado al alzheimer Frank Gehry se la juega en Las Vegas TEXTO: PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Frank Gehry- -el arquitecto con una leyenda cimentada en parte gracias al escultural Guggenheim de Bilbao- -se resiste a perder su fuerza creativa. A sus 76 años sigue viajando, opinando, construyendo y retando la estética convencional. El último ejemplo es el proyecto que acaba de presentar en Las Vegas, uno de sus edificios más reblandecidos para albergar un centro médico especializado en el tratamiento e investigación del mal de Alzheimer. El Instituto Lou Ruvo, con un presupuesto de cien millones de dólares y un comienzo de obras previsto para el verano, no va a desentonar en el entretenido desierto de Las Vegas. La flamante propuesta arquitectónica de Frank Gehry contendrá en una superficie construida de más de 5.000 metros cuadrados trece salas de consulta, oficinas, un salón de banquetes- actos, un museo dedicado a la mente y una cafetería del afamado chef austriaco- californiano Wolfgang Puck. Toda esta infraestructura, coronada por las ya arquetípicas curvas y ondulaciones de Gehry, ha dado pie a comparaciones con una especie de neurológico parque temático. Según las explicaciones del arquitecto, el centro médico estará albergado dentro de cubos lineares anexos al salón de banquetes, que se cubrirá con una serie de espectaculares curvas de metal muy ondulado, con celosía de ventanas. Gehry ha puntualizado con vehemencia que tanto las ventanas como las superficies metálicas recibirán un tratamiento especial para acomo- Frank Gehry, el alcalde de Las Vegas y otras autoridades locales conversan durante la presentación, ayer, del proyecto del Instituto Lou Ruvo en Las Vegas darse al implacable sol de Las Vegas. Advertencia que se explica por la mala experiencia del arquitecto con los deslumbrantes brillos del Disney Hall en Los Ángeles, problema por el que las autoridades obligaron a lijar las superficies más reflectantes. Notablemente molesto por ese incidente, el arquitecto dice que solamente un 2 por ciento del Disney Hall tenía material reflectante: Una señora cabreada protestó y el condado tuvo que responder. Un par de tipos con lijas de acero lo arreglaron en AP hora y media. Pero se presentó como uno de los más grandes desastres de ingeniería de los últimos diez años. El condado hizo un estudio del centro de Los Ángeles que encontró otros 5 edificios más reflectantes, pero nadie se quejó. Necesitamos más señoras cabreadas El ambicioso y contorsionado proyecto de Las Vegas, financiado por una fundación benéfica lanzada por un magnate de la distribución de vino cuyo padre murió de alzheimer, aspira a ser inaugurado para el año 2008. Por su carácter be- néfico, la ciudad ha cedido los terrenos como parte de sus esfuerzos de desarrollo urbanístico en la céntrica zona de Union Park, el epicentro de los intentos de esta pecadora ciudad para establecer ciertas credenciales de respetabilidad cultural. Los patrocinadores del proyecto no ocultan el atractivo adicional del que será el primer edificio público de Las Vegas- -donde no faltan ingentes obras de arquitectura para casinos y hoteles- -que no contendrá ni una sola máquina tragaperras. Frank Gehry ha explicado que aceptó este proyecto por su experiencia de 35 años ayudando en la lucha contra la enfermedad de Huntington, que el arquitecto ha descrito como una prima del alzheimer y del parkinson Pero el multimillonario impulsor de esta obra, Larry Ruvo, ha matizado que al principio Gehry no deseaba saber nada de este edificio porque no quería que su nombre se asociara con la meca del juego. Según el magnate, cuando comenzó el diseño de este edificio, Gehry no utilizó un lápiz hasta que habló con los médicos y tuvo claras sus necesidades A juicio de Gehry, su edificio de cinco pisos será un ratón que ruge dentro de Las Vegas, en parte por los rascacielos de apartamentos y un masivo mercado previstos en el vecindario. Para su inspiración, el arquitecto no se ha dejado llevar por las dolorosas complejidades del cerebro humano que se estudiarán en su edificio, sino más bien por maternales y protectoras representaciones renacentistas de la Virgen María.