Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Madrid JUEVES 16 2 2006 ABC 09- 08- 04. Bomberos y miembros del Samur rescataron ese día ABC a un obrero que cayó en la fosa de un edificio en obras de la calle de Ponzano. El joven, de 28 años, falleció en el Clínico. ABC 02- 12- 04. Tres trabajadores de origen marroquí quedaron sepultados en la zanja en la que trabajaban a la altura del kilómetro 5 de la M- 114, que une Cobeña con Ajalvir. SIGEFREDO 21- 10- 05. Un jefe de obra muere arrollado por una grúa en la M- 30. Juan Carlos, Julio y Ramón. Son los nombres de los tres obreros que, en apenas 12 horas, perdieron la vida el martes en dos accidentes laborales, tras caer al vacío. Ayer, familiares y amigos les recordaban y se preguntaban qué pudo pasar Las vidas que roba el tajo TEXTO: CARLOS HIDALGO MADRID. No hubo imprudencias. Ni si quiera mala suerte. Faltó la seguridad. Eso es, al menos, lo que parece que le costó la vida a dos obreros de la construcción y a punto estuvo de matar a un tercero el pasado martes en Getafe. Ayer, sus muchos familiares y amigos lloraban su temprana ausencia antes de darles tierra en Madrid y Ávila. Son Juan Carlos Gutiérrez y Julio Jiménez. Son los nombres y apellidos de dos de los tres últimos fallecidos en accidentes laborales en nuestra región. Pero también son más que una simple estadística. Sin ir más lejos, eran los padres de Noelia, Sara y Andrea: 14, 10 y casi 3 años. Huérfanas a destiempo. El andamio les dejó sin padres. Pero no sin futuro, porque, para eso, Juan Carlos y Julio se dejaban la piel horas y horas durante siete días a la semana. Mi hermano trabajaba a destajo- -afirmaba ayer Luis, uno de los tres hermanos del primero- muchas horas. Además de la obra de Getafe, también estaba con Urbasur, del Ayuntamiento de Madrid, los viernes, sábados y domingos Juan Carlos, de 42 años, quería llevar a sus dos niñas a Orlando (Estados Unidos) para que disfrutaran en Disney World. Por desgracia, no verá a Sara el próximo junio con el traje de Primera Comunión que acababan de comprarle él y su mujer. Las largas horas en el tajo empezaban a dar sus frutos, y, junto a su esposa, había podido comprar una casita en la playa para disfrutar con la familia. Juan Carlos era una persona normal, un trabajador normal, padre de familia excelente Accidentes laborales mortales 180 160 140 120 100 80 60 40 20 0 178 En lo que va de 2006, 21 muertes 170 155 155 2002 2003 Por sectores, en el centro de trabajo Excluidos los accidentes de tráfico y patologías no traumáticas 2004 Forma de producirse P. N. T. 30,3 2005 In itinere tráfico 41,3 Construcción 51,0 ba ayer, muy emocionado, su hermano Ángel. Tras su familia y el curro la afición por montar a caballo era su pasión. Le gustaba hacerlo por la zona norte de Gredos, en Ávila; incluso se había comprado un carro para transportar los equinos con su propio automóvil. También era muy aficionado a la música, especialmente al rock duro Tanto él como sus compañeros Juan Carlos y Miguel, que logró salvar la vida de milagro, se conocían desde hacía años y habían llegado a la obra de Getafe el pasado enero. Además de trabajadores, eran amigos del día a día. El azar quiso que vivieran juntos su final. Y el principio de una nueva vida para Miguel, que aún no se cree que siga vivo. Servicios 34,7 Industria 14,3 Patologías no traumáticas: infartos, derrames cerebrales... Resto 28,4 Infografía ABC Responsabilidad penal y civil Cuando pasen los momentos de mayor dolor, la familia se pondrá manos a la obra con el proceso judicial que tiene previsto abrir para buscar responsables a la tragedia. Ya han anunciado que presentarán una denuncia, y Comisiones Obreras se personará como acusación popular: Pediremos- -dijo un portavoz de la central sindical- -que se busquen responsables, penales y civiles. No queremos que se archive, como ha ocurrido con otros casos También esperan el informe sobre la tercera vida segada el martes en accidente laboral, el que tuvo como víctima al gallego Ramón Blanco Gómez, de 39 años, en las obras del AVE a Valladolid, a la altura de Soto del Real. Las causas de su muerte pudieron ser fortuitas. Hace tres años perecieron otros dos operarios en esa obra. Allí trabaja, según los datos de CC. OO. más de un centenar de subcontratas. En los cuatro últimos años, la lacra de la siniestralidad laboral se ha llevado casi 700 vidas en nuestra región, con sus nombres y sus apellidos. Veintiuna en lo que va de año, a razón de una cada dos días, lo cual dispara todas las estadísticas. La sensibilidad que despierta este tipo de muertes parece que no siempre va pareja con las Cuando les vi abajo, cogí mi coche y fui a buscar las ambulancias a Getafe Miguel Sánchez acaba de cumplir un día de vida. De su segunda vida. Porque fue él quien se libro de caer al vacío, desde 14 metros, como sus dos compañeros. Tuvo más suerte que reflejos. Cuando estábamos allí arriba, me doy cuenta de que se oye un crujido fuerte a mi derecha. El andamio cede dos palmos y se mueve hacia la pared; hizo la barca Les grité: ¡Fuera, fuera, que se cae! Y el azar le puso una ventana justo delante. Así se salvó. a buscar las ambulancias al Hospital de Getafe indicaba ayer Miguel a ABC. Este superviviente tiene un hijo de 13 años al que aún no le ha contado nada de lo ocurrido, y, en principio, tampoco piensa hacerlo. Tampoco va a dejar la construcción, aunque no cree que vaya a regresar a la obra de El Bercial, donde han muerto sus dos amigos y compañeros de trabajo. Lo que sí tiene claro es que, en el tema judicial, hará lo que le pidan las familias. Muy dicharachero y afable Julio, de 36 años y menor de ocho hermanos, llevaba en la construcción desde hacía 15 años, cuando llegó a Madrid procedente de su pueblo, Cepeda de la Mora, en la provincia de Ávila, donde hoy se le dará sepultura. Estaba casado y tenía una niña, Andrea, que el próximo junio cumplirá 3 años. Era dicharachero, muy trabajador y se llevaba bien con todo el mundo recorda- M. Sánchez TELEMADRID Cuando me percaté de que no me había pasado nada, bajé rápidamente los cuatro pisos y vi a mis compañeros. Así que cogí mi coche y me fui