Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 JUEVES 16 2 2006 ABC Internacional La aparición de nuevas fotos de torturas en Abu Ghraib amenaza con reavivar la ira islamista El Pentágono critica como irresponsable su divulgación b Las gráficas imágenes, emitidas por un canal de televisión de Australia tres años después de que ocurriera el escándalo, prolongan la crisis de las caricaturas PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. El Special Broadcasting Service (SBS) un canal público de televisión de Australia, ha ofrecido el perfecto relevo para la actual crisis de las caricaturas al emitir ayer una colección de nuevas y gráficas imágenes sobre el viejo escándalo de tortu- ras perpetradas hace tres años por tropas de EE. UU. en la prisión iraquí de Abu Ghraib. Una saga de abusos que trascendió en abril de 2004 y que ha provocado múltiples procesamientos, condenas y destituciones. Las imágenes adicionales, mucho más explícitas que las distribuidas anteriormente, se han propagado a la velocidad de internet por todo el mundo, han sido emitidas inmediatamente por cadenas de televisión árabes ante audiencias ya recalentadas por los disturbios alentados por unas caricaturas de Mahoma publicadas hace casi seis meses. En esta nueva colección de imágenes se puede observar a prisioneros heridos, humillados, desnudos y sometidos a todo tipo de vejaciones. El programa Dateline del canal SBS de Australia- -un estrecho aliado de EE. UU. en Irak- -indicó que las fotos fueron tomadas a finales de 2003, al mismo tiempo que las otras imágenes divulgadas hace ya dos años. Este nuevo juego de fotos, autentificado por el Pentágono, procedería de todo el material acumulado en el curso de la investigación penal organizada por las autoridades militares de EE. UU. al trascender las primeras acusaciones de abusos. Olivia Rousset, la periodista responsable de este explosivo segmento del programa Dateline afirmó que tuvo acceso a las fotos mientras investigaba una historia sobre los guardias destinados en Abu Ghraib. Mike Carey, productor ejecutivo del espacio, explicó que de los centenares de fotos a los que tuvieron acceso a través de una fuente no identificada se optó por guardar algunas imágenes por considerarse demasiado gráficas Los mismos ejecutores Ninguna de las imágenes diseminadas ayer por todo el mundo parece documentar la existencia de abusos o ejecutores no conocidos hasta ahora. De hecho, descripciones en términos generales de estas imágenes fueron facilitadas en su momento por el Departamento de Defensa. Institución que, además, organizó una especie de pase restringido de fotografías para miembros del Congreso federal en Washington. La posición de la Administración Bush es que los abusos en la cárcel de Abu Ghraib no fueron parte de una estrategia sistemática, sino obra de unas cuantas manzanas podridas dentro de la unidad de la Policía Militar que se hizo cargo en Irak de esa prisión. La versión de que lo ocurrido en Abu Ghraib fue un hecho aislado en el que no estarían implicados más de diez soldados de baja graduación es rechazada por grupos de derechos humanos y miembros de la oposición demócrata. Según insistía ayer un portavoz de la Unión Americana de Libertades Civiles, grupo que batalla en los tribu- Condenados por abusos y maltrato WASHINGTON. Algunos de los militares directamente implicados en las torturas ya han sido juzgados y condenados con penas que van de la degradación a los diez años de cárcel. A saber: Linndie England. Famosa por las fotografías en las que aparecía levantando el pulgar frente a los iraquíes torturados. Condenada a 3 años de cárcel. Charles Graner. Autor material de algunas de las peores sevicias e inductor de las cometidas por la soldado England, sobre quien tenía un fuerte ascendente sentimental. Diez años de prisión. Janis Karpinski. La general encargada de la prisión fue degradada de rango. Alegó que los abusos fueron instruidos por personal externo. Ivan Frederick. Sargento condenado a seis meses de prisión. Suboficial de más alta graduación que ha sido enviado a prisión hasta ahora. Un preso iraquí sometido a tortura en Abu Ghraib, hace casi tres años REUTERS