Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 16 2 2006 Opinión 5 UNA RAYA EN EL AGUA BCN BLUES B GAS NATURAL D ESDE hace semanas el aire de Madrid se respira mal. El polvillo del Sahara y la contaminación de los hidrocarburos- -azufre, plomo, mercurio- -hacen difícil la respiración. El gas de calefacciones, automóviles, industrias contamina menos que el petróleo. Entre tres y ocho veces menos, depende sobre todo de la calidad del refino. No entraremos en el enfrentamiento entre Endesa y Gas Natural, plagado de minas: jurídicas, políticas, de opinión pública... Pero algo no se entiende. ¿Por qué lanzar una opa por sorpresa contra una entidad tres veces mayor? ¿No hubiera sido más útil una honorable negociación? Imaginemos una mañana a los señores Pizarro y Gabarró reunidos bajo la hospitalidad de don José Montilla, en torno a una amigable taza de café. La imagen desafortunada de la gotita de semen proporcionaba al adversario un arma. La joven a la que, sin consulta DARÍO previa, se quería fecundar, se consiVALCÁRCEL deraba violada, no deseaba la gotita. Los accionistas decidirán, sobre todo los grandes. Pero pensemos también: ¿no ha ido muy allá el centralismo, como si el control de una empresa desde Barcelona la excluyera del mapa español? ¿No ha sido una torpe reacción? ¿No está el Grupo Caixa plenamente integrado en España? ¿Se deben mezclar las posiciones del señor Carod, poco acordes con esa asignatura llamada Historia Elemental de Europa, con la reflexión de los señores Fornesa, Fainé, Mercader, verdaderos hombres de empresa? En todo caso pensemos: el petróleo empieza a escasear, su precio se hace insoportable, su escasez amenaza a miles de millones de habitantes del mundo: a las sociedades industriales, por su alto consumo, a las más pobres, por la imposibilidad de pagar 70 dólares el barril. El plazo disponible es cada vez más corto, 30 ó 40 años. El deterioro de los mercados puede devenir caótico. El gas natural es menos contaminante. Sus precios se independizan más y más del petróleo. El margen de envenenamiento de la biosfera, por otra parte, se estrecha cada vez. Llega la energía solar, eólica, del etanol, se afianza el sector nuclear, avanza, quizá con una gran sorpresa en su seno, el ITER... No se trata sólo de que haya poco petróleo, sino de la imposibilidad de la biosfera de absorber, en las condiciones actuales, la masa creciente de CO 2. Una primera etapa será de sustitución progresiva de petróleo por gas. Sin olvidar que el crudo habrá de ahorrarse como material estratégico durante unas décadas: conviene que los aviones sigan volando, hay que seguir con la fabricación de prótesis plásticas, indispensables en medicina... El 31 de enero, el presidente de los Estados Unidos emprendía una defensa de las fuentes de energía alternativas en su discurso del Estado de la Unión. Lástima que rompa ahora la primera lanza después de seis años de apoyo cerrado a las compañías petroleras (la política energética americana es dirigida, casi en total secreto, por el vicepresidente Cheney) Estados Unidos consume el 25 por ciento del petróleo del mundo (con el 4.3 por ciento de la población) Bush ha rechazado hasta hoy el protocolo de Kioto. No quiere alterar el American Way of Life. Es quizá un modo poco responsable de rendirse al cortísimo plazo. Volvamos a España. El consumo de gas natural rebasa hoy los 32 millones de metros cúbicos al año. Las importaciones de Argelia, creadoras de gran dependencia, se han diversificado en los últimos seis años. Hoy, España compra gas a Omán, Noruega... Las primeras reservas mundiales ¿quizá un siglo? están bajo los suelos de Rusia e Irán, casi 50 y menos de 40 billones de metros cúbicos respectivamente. Son inferiores las de Qatar, Arabia Saudí, Emiratos, Noruega, Argelia, Venezuela, Canadá. Consumen sus reservas en sus mercados internos Egipto, Estados Unidos y China. AJO la cúpula del restaurante unas parejas hacen manitas en la noche de San Valentín sobre unas mesas adornadas con flores. El comensal, un nacionalista moderado, ha pedido un aperitivo de cava para brindar con un guiño cómplice. A pocas decenas de metros, el gótico reinventado de Gaudí le disputa la línea del cielo al inmenso falo de colores de la torre Agbar, el nuevo emblema arquitectónico de la autosatisfecha Barcelona del Estatuto. ¿Qué, has venido de safari? Pues somos piezas difíciles de cazar... Mira, estuve escuchando a Rajoy en el Círculo Ecuestre, que no es precisamente un sitio muy combativo, digamos que el núcleo duro del empresariado más convencional, y le hicieron prometer que moderará las IGNACIO formas, aunque él insisCAMACHO tiera en que se seguirá oponiendo al Estatuto. Pero si es listo, y lo es, habrá captado el mensaje, que es el de que aquí hasta la derecha sociológica está irritada con la polémica. Es verdad que muchos creen que es una polémica artificial, inventada por la clase política, y en ese sentido Rajoy ha estado valiente al pedir que digan en público lo que admiten en privado, pero el fondo de la cuestión es que todo el mundo rechaza que se agrande la brecha entre Cataluña y España, o el resto de España. Bueno, no todo el mundo, Carod está encantado, ¿me entiendes? La realidad es que el pacto entre ZP y Mas ha tranquilizado mucho a la burguesía catalana, y eso le pone las cosas muy difíciles al PP. Ahora mismo, si Rajoy ganase las elecciones por poca diferencia, como apuntan las encuestas, iba a tener muy difícil encontrar a CiU para pactar, yo diría que imposible. En Madrid estarán entusiasmados con el resultado de la estrategia dura, pero aquí las firmas han sembrado mucho cabreo. Yo creo que deberían meterle una inflexión al discurso, defender que el Estatuto se ha moderado gracias a sus denuncias y sus quejas; lo que está claro es que nadie va a aceptar que todo está quedando igual que salió del Parlament, sencillamente porque no es verdad Escucha, yo soy empresario, soy catalanista, no comparto los delirios de ERC, pero el PP ahora mismo a mí no me representa. Y creo que a la mayoría de mis colegas tampoco. Algunos lo han votado en las generales, y ahora tengo dudas de que lo vayan a hacer de nuevo. ¿La polémica lingüística? Hombre, en Barcelona no se nota, hay un bilingüismo fluido. En la Cataluña inmigrante hay problemas, sobre todo en la sanidad y en la educación, y gente empeñada en que los haya, sí, pero la mayoría de nosotros no lo vemos como un conflicto grave y en cambio hay una percepción de que pagamos mucho y recibimos poco. Ésa es la clave, porque la gente entiende lo del dinero, no te olvides que somos catalanes, jajaja. Y el resto se ve más bien como un lío de los políticos, incluidos los nuestros, claro. Mira a tu alrededor: ¿tú crees que esos tortolitos que están aquí cenando a cien euros el cubierto están muy preocupados por el Estatuto y por Maragall?