Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional MIÉRCOLES 15 2 2006 ABC DEMOCRACIA, UN AÑO DESPUÉS uando hace un año Rafik Hariri caía asesinado en Beirut, no era difícil aventurar que era mucho lo que iba a cambiar en la región del Creciente Fértil. Pero quizá no tanto... En el propio Líbano hoy nadie habla ya del eterno control de Damasco, sino de cuánto tiempo tardará en dejar el poder en Beirut el último hombre de los Assad, el presidente Émile Lahoud. Incluso hay quien cree que Bachar Assad podría dejar de jugar a ser el León de Damasco. En Irak la celebración de las legislativas demostró que es posible contar con la participación de los suníes y que éstos pueden lograr porcentajes de reRAMÓN presentación por enciPÉREZ- MAURA ma del número de su propia comunidad. Además, la situación del país mesopotámico se asienta paulatinamente y hoy nadie puede creer seriamente que los iraquíes vayan a aceptar volver a una dictadura de ningún tipo. La sangre que han vertido bajo los ataques terroristas de otros árabes- -mucho más que la de los caídos frente a los occidentales- -alienta el ansia de consolidar una democracia. Las charadas de Sadam sólo satisfacen a sus más ciegos seguidores. Decisivo para toda la región, para todo Occidente también, es el cambio en la Presidencia iraní. La caricatura de la supuesta moderación de Mohamed Jatamí dio paso a uno que hace lo que dice: Mahmud Ahmadineyad no ha tenido que quitarse la careta porque nunca ha ocultado su voluntad de buscar la confrontación. Todavía falta que alguien nos explique que el giro radical iraní también es culpa de Bush y de todos los occidentales, pero mientras se articula ese discurso seamos conscientes de la pendiente por la que se desliza Teherán. Y, en la otra trinchera, el difícil momento que vive Israel. Hace doce meses, Ariel Sharón intentaba consolidar el giro que su imagen pública había logrado. En este tiempo consiguió ampliamente ese objetivo, fundó un partido a su medida y fue sacado de la escena por razones de salud. Su mejor esperanza hoy es ganar su última batalla como lo hizo Rodrigo Díaz de Vivar, después de muerto. El problema es que el escenario sobre el que él dibujó su estrategia para el futuro de la relación con la Autoridad Palestina, ha desaparecido. Sharón contaba con la interlocución de Al Fatah, unos corruptos que aceptaban convivir con Israel mientras se llenaban los bolsillos en detrimento de su población. Pero la población trazó una línea en el suelo e instaló en el poder a Hamás, también corrupto, pero con el atractivo para muchos votantes de buscar la destrucción de Israel. Y el factor, no ancilar, de no robar todo lo que está a su alcance, sino repartir un poco. Cinismo político. El balance cierto es que un año después de la muerte de Hariri, la democracia ha logrado avances en la región. Y la paz pasa por su consolidación. C EE. UU. habría pactado con Israel hacer la pinza a un Gobierno de Hamás Ofrecerán un ultimátum de desarme a cambio de hacer viable su mandato b La estrategia compartida in- cluye bloquear la financiación y contactos internacionales de la Autoridad Palestina para forzar unas elecciones anticipadas PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Ante el reto de cómo hacer frente a resultados desagradables en la deseada democratización del mundo árabe, Estados Unidos e Israel estarían poniéndose de acuerdo para desestabilizar la gestión de un Gobierno palestino controlado por Hamás. Organización considerada como terrorista tanto en Washington como en Bruselas pero que alcanzó una clara victoria en los comicios legislativos celebrados el pasado 25 de enero. De acuerdo a las revelaciones publicadas ayer por el New York Times, la Administración Bush y el Gobierno de Israel comparten una estrategia para hacer inviable un Gobierno de Hamás que incluye el bloqueo de financiación y toda clase de contactos internacionales. Con la aspiración de forzar a que el presidente palestino Mahmud Abbas convoque en cuestión de meses unos nuevos comicios en los que Hamás pierda su actual respaldo popular, no tan grande como el resultado de las elecciones, frente a una alter- palestinos, principal razón de su victoria en enero. Israel y Estados Unidos serían los primeros en no esperar que Hamás acepte estos compromisos pero, como han indicado fuentes diplomáticas occidentales, la idea es poner este dilema sobre los hombros de Hamás La otra cara de la moneda Con todo, esta estrategia de presión no estaría carente de graves riesgos ya que Hamás- -además de culpar de todos sus problemas a la injerencia extranjera- -podría buscar respaldo financiero alternativo en países hostiles como Siria e Irán y llegar a forzar una tercera Intifada contra Israel. Esta estrategia de presión se centraría sobre todo en el terreno financiero. La Autoridad Palestina recibe entre 50 y 55 millones de dólares mensuales de impuestos y aranceles cobrados por Israel. El Gobierno israelí ha indicado que suspenderá estas transferencias una vez que tome posesión un Gobierno de Hamás, lo que supondría un agujero presupuestario de 110 millones de dólares al mes. Ante estas informaciones de coordinación entre Estados Unidos e Israel, la Casa Blanca y el Departamento de Estado han insistido ayer en que no existe un complot para desestabilizar un futuro gobierno de Hamás. Ehud Olmert nativa reformada y escarmentada del movimiento Fatah. Las fuentes citadas por el New York Times indican la intención de ofrecer al liderazgo de Hamás la oferta de reconocer la existencia de Israel, renunciar a la violencia y aceptar previos acuerdos diplomáticos el Gobierno palestino o quedarse aislados y no poder gobernar efectivamente. Según estos planes, sin asumir estos tres compromisos Hamás no podrá cumplir con su fundamental promesa de mejorar la vida de los AFP Un año después del asesinato de Hariri, el Líbano clama libertad Alrededor de un millón de libaneses se manifestaron ayer en Beirut para conmemorar el primer aniversario del asesinato del ex primer ministro Rafik Hariri. Los manifestantes ondearon banderas nacionales, vocearon consignas a favor de Hariri y exigieron la dimisión del actual presidente, Emile Lahoud. La manifestación tuvo por protagonista al hijo del ex primer ministro asesinado, Saad Hariri, que en su discurso clamó: Como libaneses, más que cristianos y musulmanes, dejad que lloremos Primero Líbano En la fotografía, carteles con la imagen de Rafik Hariri y de su hijo Saad.