Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 MIÉRCOLES 15 2 2006 ABC Internacional Manifestantes exaltados queman el muñeco de un local de la cadena McDonald s en la ciudad paquistaní de Lahore, en protesta por las caricaturas de Mahoma REUTERS La UE no se pone de acuerdo para defender a Dinamarca y la libertad de expresión Dos muertos y 37 heridos en Pakistán en el segundo día de protestas por los dibujos de Mahoma b A falta de una postura común entre los Veinticinco, los checos proponen que la Unión indemnice al Gobierno danés por los perjuicios causados por el boicot ENRIQUE SERBETO. CORRESPONSAL BRUSELAS. La Unión Europea trata de guardar las formas frente a una de las crisis políticas más graves a las que se ha visto enfrentada, pero no consigue disimular las profundas diferencias entre los Veinticinco. Algunos, como el Gobierno checo, quieren proponer en el consejo de ministros de Exteriores del próximo día 27 que la UE compense a Dinamarca por los perjuicios financieros causados por el boicot comercial, mientras que países como Francia y España, y algunas instituciones comunitarias, tratan de aplacar políticamente las iras provocadas por la publicación de las viñetas de Mahoma. El Parlamento Europeo es el mejor reflejo de estas dudas del conjunto de la clase política comunitaria, que no ha sido capaz todavía de formular una declaración unánime e inequívoca de apoyo a Dinamarca, a pesar de la gravedad de los ataques de los que es objeto. Hoy está previsto un debate controlado (en el que sólo pueden participar los jefes de grupo) pero ayer por la tarde ni siquiera estaba claro si serían capaces de redactar una declaración conjunta, tal como propone el grupo liberal que dirige el británico Graham Watson. Los socialistas no querían ni siquiera que se celebrase este debate y proponían esperar hasta el regreso de la gira de Javier Solana por Oriente Próximo. Los diputados populares no han visto con buenos ojos la posición también cautelosa de su jefe de filas, el alemán Hans Gert Pötering, que apoyó al presidente del Parlamento, el socialista español Josep Borrell, en su intento de eludir plantear una resolución. No es extraño ver esas divisiones en el Parlamento, cuando los responsables de las demás instituciones expresan también sensibilidades divergen- tes. El presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, que hasta ahora había permanecido en un discreto segundo plano parapetándose tras las posiciones moderadas del vicepresidente Franco Frattini, apareció ayer en su primera contribución al debate con unas declaraciones al diario danés Berlingske Tiende (significativamente no ha concedido la entrevista al Jyllands- Posten, en el que se publicaron las viñetas de la discordia) diciendo que la libertad de expresión no es algo que podamos negociar porque es un valor de la sociedad europea abierta y democrática Los intentos de Solana Sin embargo, Javier Solana se ha encontrado en medio de las dos posiciones enfrentadas, en su intento de lanzar gestos de conciliación hacia el mundo musulmán. Ha tenido que dar por hecho que no se opone a la tesis de Ekmeleddin Ihsanoglu, secretario general de la Conferencia Islámica, cuando éste dijo que quería el apoyo de Europa para que la ONU redacte un texto que proscriba la blasfemia contra cualquier religión. Solana intenta contener a los países musulmanes con gestos de apaciguamiento que, en muchos periódicos del mundo, se están interpretando ya como una manera diplomática de pedir perdón por la publicación de las caricaturas, y por ahora no se le ha escuchado una condena de las manifesta- La condena de Salman Rushdie La fatwa emitida por el imán Jomeini, por la que se condenaba a muerte al escritor británico Salman Rushdie en 1989, tras la publicación de su novela Los versos satánicos sigue vigente, según manifestó ayer la Fundación de los Mártires en el decimoséptimo aniversario de aquel decreto religioso. Tres millones de dólares es la recompensa ofrecida durante estos años por varias asociaciones islámicas a quien asesine al escritor, instalado en Nueva York después de una larga reclusión.