Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 15 2 2006 Nacional LA POLÍTICA ANTITERRORISTA DEL GOBIERNO LAS VÍCTIMAS 15 se cómo determinados movimientos tácticos de ETA, entre ellos el anuncio del cese de sus actividades terroristas en un contexto de debilidad en el que resulta poco rentable la reactivación de los asesinatos, podrían facilitar un escenario en el que bajo el pretexto de una modificación de las circunstancias políticas principios esenciales de la democracia y de la lucha antiterrorista fueran abandonados, incluida la máxima recogida en la resolución del congreso de que la violencia no tiene precio político Así ocurriría si la separación de poderes en la que se sustenta nuestro sistema democrático fuera ignorada con el objeto de favorecer beneficios penitenciarios con la excusa de que políticamente ciertas medidas son imprescindibles para el avance del proceso de paz Ciertamente esa parece ser la consideración de los denominados expertos del Gobierno tal y como se desprendía de la información publicada por El País el 5 de diciembre de 2005 en la que se leía lo siguiente: El futuro de los presos será el eje de las conversaciones entre el Gobierno y la banda. Será la clave de esa parte de la negociación. Los expertos confían en que la previa declaración del cese de la violencia terrorista cambie el clima de opinión sobre esta cuestión. Las encuestas reflejan hoy una opinión mayoritaria reacia a la adopción de medidas de gracia para presos condenados por terrorismo El mismo diario informaba el 4 de febrero de 2006 de que una mera declaración de tregua sería suficiente para que Zapatero acudiese al Congreso para declarar abierto el proceso de paz con objeto de proponer la apertura de un diálogo del Gobierno con ETA para buscar una salida a los presos iniciativa que desbloquearía el diálogo entre todos los partidos vascos, incluida la ilegalizada Batasuna, para reformar el Estatuto vasco Las víctimas del terrorismo cerraron el congreso de Valencia con un gesto de reconocimiento mutuo MIKEL PONCE Las víctimas del 11- M exigen en Valencia su derecho a conocer la verdad. Algunas, como Ángeles Pedraza, que perdió a una hija, se indignan cuando se habla de negociar con terroristas: A esas alimañas hay que juzgarlas y que se pudran en la cárcel Mamá, ¿cuándo te matan a ti? TEXTO: LUZ DERQUI E n su decadencia, grupos como IRA y ETA buscan perpetuarse coaccionando a actores políticos y sociales mediante la promesa de una desaparición que no llega si la respuesta gubernamental se traduce en concesiones que demuestran la eficacia de mantener a la organización terrorista, pues esta presencia garantiza contraprestaciones que sin ella no se producirían. Dicha dinámica favorece la peligrosa legitimación de quienes han utilizado la violencia obstaculizando una verdadera normalización política y el logro de la paz. Es por ello por lo que un diálogo paralelo entre el Gobierno y ETA, al tiempo que los partidos discuten con Batasuna la reforma del marco estatutario, consolidaría un grave déficit democrático. Las negociaciones políticas se realizarían sin la desaparición de una organización terrorista cuya mera declaración de cese de actividades violentas no constituye una prueba inequívoca de su voluntad de poner fin a su existencia. Como el referente norirlandés demuestra, la mera presencia de una organización terrorista condiciona procesos políticos en los cuales participa el partido que la representa al favorecer una coacción que en absoluto incentiva su definitiva disolución. VALENCIA. La mesa redonda sobre el 11- M volvió a dejar ayer muchas preguntas en el aire cuando quedan pocos días para que se cumpla el segundo aniversario del brutal atentado de Madrid. Pero también el testimonio de las víctimas, los supervivientes y las familias de los fallecidos, que junto a su derecho a conocer la verdad pusieron sobre la mesa sus historias para reclamar justicia. No puedo decir que aquel fuera un día normal, porque era un día especial, era el día en el que me confirmaron que esperaba mi primer hijo y que me comunicaron un ascenso De esta forma, comenzó Laura a relatar cómo fue el día en el que pasó del cielo al infierno y del que despertó días después en un hospital donde había perdido el bebé y sin poder mover las piernas. Reconoce que pasó mucho tiempo hundida y sólo comenzó a ver la luz gracias a dos personas, a Irene y a su madre, María Jesús, quienes son la viva imagen de que se puede seguir viviendo. Ellas me ayudaron a empezar a luchar, a mirar hacia adelante en lugar de mirar atrás Aunque todavía se pregunta: ¿Cómo pudo suceder algo así sin que nadie lo sospechara? Gabriel Moris, que perdió a su hijo Juan Pablo, contó cómo sus nietas de cinco y seis años siguen soñando con su tío y le preguntan a su madre: Mamá, ¿cuándo te matan a tí? No quiero hacer victimismo, afirmó, sólo dar a conocer una historia y pregun- tar: ¿quién ordenó matar a estos santos inocentes, por qué tanta muerte y sufrimiento? ¿quién pudo evitarlo y no lo hizo? a la vez que denunciaba que la gran lección dada por la sociedad civil no ha sido secundada por los poderes políticos, que han hecho un pacto de silencio por intereses ajenos a la sociedad que los eligió Al igual que Gabriel, Ángeles Pedraza perdió una hija en el atentado. Ayer tomó la palabra para afirmar que nadie negoció conmigo si yo quería que mi hija subiera a ese tren, si quería que mi otro hijo se quedara destrozado psicológicamente y yo muerta en vida. Entonces, por qué tengo yo que negociar con nadie Siento rabia e impotencia- -añadió- -cada ve que veo un terrorista en la tele o a un político dándole la mano. Con esas alimañas no se puede negociar, hay que juzgarlos y que se pudran en la cárcel MANUEL TRUJILLO Director de Psiquiatría del Hospital Bellevue de Nueva York El apoyo familiar es crucial GEMA ALONSO ¿Son las víctimas iguales? -La víctima no es una enfermedad, no es un trastorno psiquiátrico en sí, sino una condición humana, todas tienen algo en común. La situación traumática que viven supone un desafío al sistema psicobiológico del organismo y al circuito del miedo de la persona. ¿A qué se agarra una víctima? -Influye mucho la cultura y los módulos de respuesta y apoyo. Es muy importante que las víctimas se sientan dignificadas y se oiga su voz, porque ese respaldo ayuda a que sus sentimientos se canalicen de forma positiva sin una respues- ta destructiva. ¿Cómo se puede pasar página? -El apoyo familiar y social es crucial. Por eso apoyo la propuesta de constituir una asociación internacional de víctimas. Con ella se lograría establecer un nuevo estándar a nivel mundial en el que las conductas terroristas quedan fuera de la humanidad y simplemente no se toleren. ¿Se puede olvidar el miedo? -Las víctimas suelen experimentar una inoculación contra el estrés aceptar lo peor del futuro para poder vivir el presente. Es un pacto consigo mismo que le permite vivir en un espacio acotado, una especie de póliza de resignación.