Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MIÉRCOLES 15 2 2006 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. ATENCIÓN AL CRECIMIENTO ENGAÑOSO Autismo en España El pasado 7 de febrero, en la sección de Educación de este periódico, el señor Grau exponía de manera convincente muchas de las dificultades que las familias españolas afrontan cuando tienen un hijo con autismo. Planteaba su experiencia personal en la que el diagnóstico de su hijo Enrique se retrasó un año, así como los problemas asociados a la búsqueda de un centro educativo, informado y con suficientes recursos y la excesiva carga resultante de estas deficiencias, tanto para las familias como para los profesionales implicados y, en definitiva, para la propia persona con autismo. Además de resaltar el valor de las iniciativas asociativas, el señor Grau se preguntaba sobre las diversas terapias que, en medio del desconocimiento, se ofertaban y reclamaba una implicación del Estado para poner orden en el actual desconcierto. Afortunadamente, podemos decirle que desde hace tres años ha venido funcionando en el Instituto de Salud Carlos III, dependiente del Ministerio de Salud y Consumo, un Grupo de Estudio de los Trastornos del Espectro Autista, incluidos en lo que popularmente se conoce como autismo Los datos que recibimos de 645 familias que participaron en una encuesta nacional aportaron conclusiones semejantes a las del señor Grau. Las familias, como media, habían tenido que esperar dos años antes de recibir el diagnóstico, aunque las que tenían hijos más pequeños estaban esperando ahora un año; esto es, hay una mejoría, pero no es suficiente. Para contribuir a cambiar esta situación el Grupo de Estudio ha elaborado una serie de guías de buena Práctica, estableciendo cómo y cuándo ha de hacerse la detección precoz; de qué manera hay que realizar un diagnóstico; qué líneas deben seguirse en la investigación y, finalmente, cómo deben tratarse estos graves trastornos. Esta última guía pretende clarificar el grado de evidencia que apoya a los diversos tratamientos que se proponen. Como consecuencia de esta iniciativa, podemos destacar que se han empezado ya a experimentar sistemas inter- N ADA sería más improcedente que lanzar las campanas al vuelo por el hecho de que la economía española haya crecido un 3,4 por ciento en 2005, según el indicador adelantado publicado ayer por el Instituto Nacional de Estadística. El crecimiento se ha debido no al aumento de la inversión en bienes de equipo, sino al de la construcción, y no tanto al aumento del consumo privado, que de LUIS IGNACIO paso ha produPARADA cido una desmesurada inflación, sino a un estancamiento de las importaciones, que no ha podido evitar un déficit comercial histórico. Con todo, lo que más debe preocuparnos es la nueva caída de nuestra competitividad. Si medimos la competitividad de la economía española por la metodología IMD, España está en el lugar 29 de los 50 países más competitivos del mundo. Si la medimos por la metodología WEF, España está en el 27 entre los 60 primeros. En ambos casos está en preocupante descenso. Según The Global Competitiveness Report España ha perdido el último año seis puestos en el ranking mundial. Tanto el índice WEF, elaborado por el World Economic Forum como el IMD, patrocinado por el International Institute for Management, tienen en cuenta el nivel de inflación, los precios de exportación, el déficit corriente, la capacidad de acceso al crédito, la competitividad bancaria sin el recurso a las comisiones, el nivel de impuestos empresariales y personales, la productividad y el equipamiento tecnológico de la administración y los particulares. El descenso de la competitividad de la economía española debería frenar cualquier triunfalismo ante el favorable dato del crecimiento económico. Aunque sólo sea porque ha provocado que el déficit comercial, que ya había aumentado nada menos que un 31,1 por ciento en 2004, llegase a los 43.400 millones de euros sólo en los tres primeros trimestres de 2005, lo que supone un 7,35 por ciento del PIB nominal, el desfase más alto entre importaciones y exportaciones de las grandes economías europeas. Víctimas del terrorismo En Valencia ha tenido lugar el III Congreso Internacional de Víctimas del Terrorismo, con representantes de todo el mundo. Merecen el reconocimiento de la sociedad como testigos destacados de la barbarie inhumana del terrorismo en cualquiera de sus manifestaciones. Precisamente en estas semanas, el Gobierno de Rodríguez Zapatero planea desde la sombra la gran baza sobre el fin de ETA. Nos enteramos además de que Rubalcaba reunió a las diversas asociaciones de víctimas para que señalen los límites ante una próxima negociación con los etarras. Naturalmente lo han interpretado como una maniobra turbia para implicarles en su acuerdo, aunque bien sabe el Gobierno que las víctimas quieren simplemente justicia y que cumplan las condenas. Es un sarcasmo que mientras el fiscal Conde- Pumpido maniobra para soltar a los terroristas más sanguinarios de ETA, Rubalcaba invite a las víctimas a ser generosas. Y encima Rodríguez Zapatero no encuentra tiempo para estar en este Congreso de las Víctimas en Valencia. Santiago Loval. Córdoba. ¿De qué proceso de paz hablamos? Últimamente en los medios de comunicación escuchamos constantemente la alusión a un proceso de paz en el País Vasco. Paz es, según la RAE, la situación y relación mutua de quienes no están en guerra y guerra es definida como la lucha armada entre dos o más naciones o entre bandos de una misma nación Según estas definiciones no hay posibilidad de que comience un proceso de paz puesto que jamás ha habido en el País Vasco dos bandos que se maten entre ellos, sino sólo unos que matan y otros que mueren. Moisés Gómez Díaz. Barcelona. nacionales de detección precoz de esta enfermedad en algunas zonas de España como Castilla y León; y próximamente estas experiencias se trasladarán a otras autonomías como Madrid. El Grupo de Estudio del Instituto de Salud Carlos III ha vinculado a un grupo de reconocidos profesionales del Estado y a las federaciones de asociaciones del campo del autismo Estos pasos no son la respuesta a todas las inquietudes del señor Grau, pero son un comienzo que nos llenan de ilusión a todos nosotros y esperamos que a él también. Joaquín Fuentes Biggi y Manuel Posada de la Paz, Instituto de Salud Carlos III (Madrid) Ministro del Ejército Alarmados estamos ante la fatídica noticia de que el Ejército español, en misión humanitaria en Haití, podría volver a España. Señor mi- nistro, sería una grave equivocación regresar con las banderas replegadas sin haber terminado la misión. Sólo bajo la bandera española se consigue ordenar el caos Haití es la perla negra de las Antillas. Su renta per cápita es de un dólar. No hay paro porque no hay trabajo fijo. La mortalidad infantil es la más alta del mundo; esa brutal mortalidad es el único control de la natalidad. Todavía existen residuos de lepra, la enfermedad bíblica. Poblaciones devastadas por los azotes de la naturaleza, etcétera. Los cinco millones de habitantes rezan, como les enseñaron los españoles en 1492, para que no se vayan los cascos azules españoles. Sr. ministro, el Ejército tiene el honor de estar en muchos lugares vulnerables del mundo; Haití es el lugar que más nos necesita. Juan Brotons Gimeno. Barcelona. Vulnerar la ley El señor Josep Vallcorba, subdirector de la Lengua y Cohesión Social, vive en una realidad tan ficticia y cortada a su medida como la necesidad de que exista un cargo como el que ocupa. Digo esto porque a raíz de la sentencia del TSJC en que se daba la razón a un padre que pedía escolarizar a su hijo en su lengua materna, amparándose en el artículo 21.2 de la Ley de Normalización Lingüística, el señor Vallcorba calificó el hecho de anecdótico, puntual y aislado Me gustaría decirle que este caso es aislado porque la Generalitat ha incumplido dos sentencias judiciales anteriores del 14- 11- 2004 y 24- 11- 2005 en que se solicitaba a Educación que preguntara a los padres en la instancia de matriculación en qué idioma quería que se enseñara a sus hijos. Este caso es aislado porque un ciudadano catalán ha osado reclamar los derechos que le otorgaba una ley aprobada por el Parlamento de Cataluña y que incumple sistemáticamente el Gobierno de Cataluña. Al hijo de este señor le van a dar una atención individualizada, lo que significa que el resto continuará sin recibir clases en castellano. Que una administración se permita vulnerar la ley no es anecdótico es una muestra de desprecio a la democracia y al respeto por la diversidad cultural. Mónica González Amorrich. Barcelona.