Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión MIÉRCOLES 15 2 2006 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: José Luis Romero Adjunto al Consejero Delegado: Emilio Ybarra Aznar Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil DEBATE SOBRE LA PROSTITUCIÓN L ZAPATERO, EN LA ENCRUCIJADA UNQUE no fuera su intención, el anuncio hecho por Gregorio Peces- Barba de que abandonará el cargo de Alto Comisionado para las Víctimas del Terrorismo después del verano constituye un serio contratiempo- -más de imagen y táctica que de contenidos- -para la política de Rodríguez Zapatero en esta materia. Más aún, si a las pocas horas de anunciar su renuncia, ETA respondía al estamos en el inicio del principio del fin del jefe del Ejecutivo haciendo estallar un coche- bomba en la localidad navarra de Urdax. La banda terrorista muestra su disposición al diálogo metiendo presión al Gobierno y poniendo al servicio de su siniestra estrategia lo manifestado el pasado viernes por el jefe del Ejecutivo tras el Consejo de Ministros. ETA maneja los tiempos y parece marcar los suyos al presidente, situado en una peligrosa encrucijada por su propia imprudencia e ingenuidad. El momento, sin duda, no es el mejor. Y el escepticismo exhibido por Peces- Barba en las últimas semanas en torno al final de ETA resulta ahora especialmente revelador. El Alto Comisionado no ha ocultado ciertas diferencias de criterio, no menores, con el Ejecutivo, aunque las planteara con suma moderación. En concreto, pidió expresamente al fiscal general que instara la prohibición del Congreso de Batasuna en Baracaldo, cuando tanto Rodríguez Zapatero como Conde- Pumpido se habían limitado a defender el derecho de reunión de los convocantes. Al final, y en el último minuto, el fiscal general se adhirió a la petición de prohibición del acto y de nueva suspensión de las actividades de Batasuna. Es posible, en efecto, que la decisión de Peces- Barba de abandonar el cargo después del verano- -lo que también crea una situación de provisionalidad que va a dificultar su interlocución- -no sea producto de la discrepancia con Rodríguez Zapatero. Es posible, pero no es probable, tanto por los antecedentes, como por el momento en el que la hace pública, en pleno Congreso Internacional de Víctimas del Terrorismo, marcado por la polémica ausencia del presidente del Gobierno, algo objetivamente incómodo para quien ostenta el mandato de Zapatero para atender a esas víctimas. El cargo y el nombramiento de Peces- Barba se crearon con un doble vicio de origen, que ahora también ha pasado factura. El Alto Comisionado para las Víctimas del Terrorismo se A creó fuera de todo consenso con el Partido Popular, al igual que la designación de Peces- Barba, al margen del comité de seguimiento del acuerdo antiterrorista y como institución privativa del Gobierno para la relación con las víctimas. Por otro lado, este órgano se legitimó sobre las declaraciones de Pilar Manjón en la Comisión del 11- M y desveló la intención del Gobierno de restar protagonismo a las víctimas de ETA ante el inminente cambio de rumbo en la política sobre terrorismo. A estas carencias iniciales se unieron decisiones y manifestaciones muy desafortunadas por parte de PecesBarba, que le enemistaron con la Asociación de Víctimas de Terrorismo, como ayer quedó patente en el Congreso que se celebra en Valencia, y abrieron un abismo con el Partido Popular. Peces- Barba no tiene la confianza de la mayoría de las víctimas a las que tenía que amparar, y así es imposible ejercer sus funciones. La renuncia del Alto Comisionado implica necesariamente un fracaso de Rodríguez Zapatero, que apostó personalmente por el cargo y por la persona. Roto el Pacto Antiterrorista, inhibida la Ley de Partidos, alarmadas las víctimas, este adiós de Peces- Barba cierra un balance provisional de la política antiterrorista del Gobierno que debería preocupar seriamente a Zapatero. El fracaso es aún más grave si se aborda la renuncia de Peces- Barba desde la óptica del presidente del Gobierno, pues si es cierto que se acerca un proceso de paz, nunca habría tenido tanta justificación- -y utilidad- -un cargo como el Alto Comisionado, precisamente por su labor con unas víctimas a las que afectará directamente ese supuesto proceso de negociación. Pero Peces- Barba también dio ayer una clave que puede tener mucho que ver con esta expectativa, al afirmar que comparte las dos reclamaciones básicas de las víctimas, expresadas en el Congreso de Valencia: que no se las manipule políticamente y que no haya paz por presos Con este planteamiento, más la probable información de que dispusiera, cabe pensar que Peces- Barba ha considerado que el futuro proceso de paz traerá trances muy duros para unas víctimas a las que será difícil atender en sus demandas de justicia. Sobre todo porque el Alto Comisionado tiene claro, como sugirió ayer, que Rodríguez Zapatero negociará con ETA en cuanto haya una tregua. Una retirada a tiempo. A propuesta para abrir un debate parlamentario sobre la situación actual de la prostitución representa una oportunidad para abordar uno de los fenómenos más delicados, y enquistados, que afectan al cuerpo de la sociedad. Tiempo habrá de redactar- -con letra grande y pequeña- -los párrafos de una ley que regule en el futuro un problema en el que demasiado a menudo convergen, además de gravísimas patologías sociales, conductas delictivas y crímenes planificados por mafias especializadas en la explotación de seres humanos. No se trata ahora de elaborar a toda prisa y sin la necesaria reflexión una ley que ponga, de forma exhaustiva, los puntos sobre las íes de lo que viene siendo catalogado como el oficio más antiguo del mundo, sino de abordar el problema como punto de partida para establecer un diagnóstico, sumando puntos de vista, sensibilidades y exigencias éticas, para configurar un marco general en el que encuadrar una actividad que conviene vigilar, de cerca, para que se mantenga dentro de los márgenes de la ley y del escrupuloso respeto a los derechos humanos. A modo de reflexión, el debate propuesto es un buen punto de partida para abolir una de las últimas formas de esclavitud y regular un mercado situado en la frontera de la moral. EUROPA Y LA GUERRA DE LAS CARICATURAS A respuesta de la UE en la polémica sobre las caricaturas de Mahoma se mueve, con matices, por los derroteros de lo políticamente correcto y bajo la premisa de que lo más urgente en estos momentos es contener la ira musulmana. Así lo entiende el jefe de la diplomacia de la Unión Europea, Javier Solana, que ha emprendido una gira por distintos países de Oriente Próximo- -Arabia Saudí, Egipto, Jordania y Palestina- -en un intento de poner paños calientes a la herida abierta en el mundo islámico. Mientras, Europa trata de cuadrar el círculo y busca la mejor manera de compatibilizar la libertad de expresión, sin más límites que los marca la ley en un Estado de Derecho, con el respeto a las creencias y los sentimientos religiosos. La ira desatada contra intereses occidentales y el papel desempeñado por algunos regímenes, como el sirio o el iraní, para tratar de rentabilizar en beneficio propio esta crisis han merecido respuestas dispares en Europa, hasta el punto de que el Gobierno danés- -que desde el primer momento pidió perdón, al tiempo que se mantuvo inflexible en su defensa de la libertad de expresión- -no ha ocultado su malestar por la actitud de algunos socios comunitarios, condicionada en exceso por el temor a la respuesta de la comunidad musulmana. L ALARMA ANTE LA GRIPE AVIAR C RECE la preocupación internacional ante la expansión de la gripe aviar. Mientras tanto, el Gobierno pide tranquilidad aunque las previsiones oficiales resulten más bien pesimistas: las rutas migratorias hacen muy probable que lleguen a España aves afectadas procedentes de África. Sin embargo, se afirma- -con cierta dosis de voluntarismo- -que es difícil que puedan darse en nuestro país casos humanos. Algo falla en las dotes pedagógicas de la política informativa. Decía ayer el secretario de Estado de Comunicación, al concluir la comisión interministerial para el seguimiento y análisis de esta enfermedad, que estamos en presencia de un problema veterinario respecto al cual el Ejecutivo se compromete a informar con plena transparencia. Sin embargo, no hace falta crear alarma en los ciudadanos para ser conscientes de que la situación se agrava por momentos. La Comisión Europea ha confirmado casos en cisnes salvajes en cinco países comunitarios (Alemania, Austria, Italia, Grecia y Eslovenia) y las autoridades francesas están estudiando aplicar la medida- -que se desarrolla ya en Holanda- -de encerrar a las aves de corral para prevenir posibles contagios. Más que los casos aislados detectados en Europea, preocupa especialmente la espectacular extensión de la gripe aviar en Nigeria, el país más poblado de África, puesto que a nuestros parques nacionales y humedales llegan con frecuencia aves migratorias de dicha procedencia, cuyo desplazamiento se ha anticipado este año por la ola de frío que afecta al norte de Europa. Según se informaba ayer en La Moncloa, se han detectado hasta el momento 166 casos humanos, ninguno de ellos en la UE. Debería añadirse que se ha producido ya el fallecimiento de noventa personas en el sureste asiático, Irak y Turquía. Es cierto que en la mayoría de los casos se trata de países con fuerte déficit en medidas higiénicas y sanitarias y que los afectados son personas que conviven de forma prolongada con las aves enfermas, pero cualquier confianza puede ser fatal en un terreno tan delicado. Más vale prevenir que curar, porque en nuestro mundo globalizado las personas y las mercancías circulan de forma continua, y muchas veces por cauces irregulares y de difícil control.