Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 14 2 2006 Cultura 59 FESTIVAL DE CINE DE BERLÍN La publicación de las caricaturas es basura; la libertad de expresión no lo justifica todo La directora Anette Olesen presenta un filme sobre el amor de un palestino y una danesa b Llevamos cinco años escuchan- do a los políticos daneses diciendo todo tipo de barbaridades sobre los inmigrantes, y esto ha sido la gota que ha colmado el vaso TONI GARCÍA BERLÍN. La directora danesa Annete K. Olesen consiguió hacerse un rinconcito en el corazón de los cinéfilos del norte de Europa con In your hands que participó en la Berlinale de 2004 y se llevó diversos premios en certámenes de todo el mundo. Olesen vuelve a Berlín cuando su país vive tiempos revueltos. Lo que está pasando en Dinamarca es culpa de los políticos afirma la directora, que presenta One to one en la sección Panorama. La película cuenta la historia de un palestino enamorado de una chica danesa y de los conflictos culturales del país: muchos creen que somos una isla verde, un oasis de paz en el Báltico, pero esto hace años que se acabó. Dinamarca está dividida y mucha gente ya está harta Para Olesen, lo de las caricaturas de Mahoma ha sido la gota que colma el vaso. Llevamos cinco años escuchando a los políticos daneses diciendo todo tipo de barbaridades sobre los inmigrantes y ha bastado que un periódico haya tenido la ocurrencia de publicar esta basura para que el frágil equilibrio que nos unía desaparezca Al ser cuestionada sobre si la publicación de los mencionados dibujos no podría ser considerada como el mero uso de la libertad de expresión, la realizadora danesa explota: ¿libertad de expresión? Me gustaría preguntar a quien afirme eso si considera que los Mohammed- al Bakier y Annette K. Olesen, protagonista y directora de la película danesa One to one dibujos publicados en la prensa alemana durante los años 30 en los que se veía a los judíos ridiculizados también formaban parte de ese concepto... Por favor, no podemos justificar cualquier acto en pos de la libertad de expresión. Todo tiene sus límites Olesen afirma tener miedo de que su película se vea engullida por este contexto de furia. En todas las entrevistas que me están haciendo aparece el tema de las caricaturas y, aunque es evidente que hay un paralelismo entre lo que cuento y lo que está pasando, no EPA hay que olvidar que yo trabajo en el terreno de la ficción y que en mis películas siempre hay esperanza. El mundo real es mucho más complicado La directora, que participó en la manifestación a favor de la paz que se celebró en Copenhague el domingo pasado y que reunió a unas cuatro mil personas, confesó a ABC su esperanza de que entre todos conseguiremos que este conflicto, que sólo beneficia a los extremistas de ambos bandos, se calme y podamos empezar a dialogar, que es la base de cualquier paz duradera