Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 14 2 2006 55 Cultura y espectáculos LOURDES FERNÁNDEZ Nueva directora de ARCO En los últimos años ARCO se ha estancado un poco, necesita cambios La XXV edición de la feria ya es historia. En 2007, ARCO contará con una nueva directora. Será un año de transición, porque Lourdes Fernández quiere ir poco a poco. Lo suyo, dice, es la carrera de fondo: Los cien metros lisos no me van No le gustan los cambios, sí los equilibrios TEXTO: NATIVIDAD PULIDO FOTO: ERNESTO AGUDO Hay que buscarle una personalidad que la diferencie de las demás ferias. La competencia es muy fuerte elefante en una cacharrería. Me parece importante sentarse a hablar con las galerías y ver qué esperan de la feria. ¿Le gusta la estructura del comité organizador? -Me gustaría que fuese un comité muy serio y bien armado, pero no es fácil. -Parece poco amiga de las cuotas. -La cuota es calidad. Y, lamentablemente, a lo mejor España no tiene la mejor calidad. -Como espectadora de ARCO, ¿ha notado ausencias destacadas? -Sí las hay. Pero, ¿qué tienes que ofertar para que haga diferente la feria? ¿Y no sería cuestión de qué les oferta ARCO a las galerías? -Lo fundamental es que vendan las galerías que vengan. Algunas no han venido este año porque cruzar el charco cuesta dinero e igual no les compensa. Siempre estás ahí al borde del precipicio. -Le queda una papeleta complicada. -Sí. No lo digo con preocupación, pero hay que ser muy consciente. ¿Ha palpado preocupación, optimismo, inquietud? -Palpo que hay un gran interés no sólo porque continúe, sino porque sea mejor. ARCO interesa muchísimo. ¿Ve equilibrado el peso entre vanguardia histórica (pabellón 7) y el arte más innovador (pabellón 9) -Hay que fortalecer la vanguardia histórica, pero no es cuestión de que tenga más metros. ¿Le molesta que planearan una feria a pocos metros de ARCO? -Una feria que se aproveche del tirón de ARCO me molestaría a mí y a Ifema. Lo que más me molesta es que hayan hecho una feria contra ARCO. No es necesario, ni inteligente. El mercado es libre. No voy a ir contra ellos, pero que tampoco vengan contra mí. -Si tuviera que hacer un diagnóstico de ARCO... -Tiene una necesidad de cambio. ¿Enfermo o con buena salud? -Goza de buena salud, pero hay que mantenerla. Tiene una edad y hay que cuidarla. Sopensando todo soy muy positiva. Pero creo que en los últimos años se ha estancado un poco. No ha ido abajo. Pero es siempre la misma fórmula. Veinticinco años son muchos. ¿Dónde tenemos que ir ahora? Desde luego no nos tenemos que caer. ¿Lo suyo es más la carrera de fondo o el sprint -Yo soy más maratoniana. Me sirvió con Manifesta y con DV. Los cien metros lisos no me van. ¿Hay ideas de anteriores proyectos que le gustara exportar a ARCO? -Ser firme con las decisiones que tomo. ¿Pero ideas concretas? -Sí, pero no lo puedo decir aún, porque tengo que pulirlo mucho. ¿Es una persona de equilibrios? -No me gustan las cuotas, pero sí los equilibrios. MADRID. Tiene ya proyectos en mente, pero quiere madurarlos. Quiere sentarse a hablar con las galerías y ver qué esperan de la feria. Pero es consciente de que tiene una complicada papeleta. ¿Cuáles serán sus prioridades? -Seguir observando. Me he dado cuenta de que hay que hilar fino. Cualquier evolución no es de un año a otro. Hará falta más de una edición. Además, considero prioritario potenciar el coleccionismo, privado sobre todo, en este país. -Si en 25 años ha sido difícil, ¿cómo prevé coger ese toro por los cuernos? -No sabría decirle las armas. Tengo que pensarlo bien, pero haberlas haylas. ¿Pasaría por implicar a sectores que hasta ahora estaban ajenos? -La empresa privada tiene mucho que hacer con el arte contemporáneo. En otros países esa labor está muy desarrollada, pero aquí no se ha consolidado. -Juana de Aizpuru dice que es necesario depurar la feria, que tiene una parte de verbena. ¿La parte lúdica le resta profesionalidad? -Yo creo que esa doble vertiente ha ayudado muchísimo a ARCO. Hay que ser justos y tener memoria histórica. Yo verbena no lo llamaría, pero la parte que adorna más la feria se debe también a unas circunstancias y necesidades determinadas. ¿Habría que llegar a un equilibrio? -Sería lo ideal, pero sobre todo priorizar el mercado. Eso lo tengo claro. ¿Que ARCO tenga casi 200.000 visitantes al año le preocupa? -Se ha hecho un esfuerzo por ser más selectivos con el público y, sin embargo, es arrollador el éxito de ARCO. Las galerías no pueden trabajar tranquilamente con tanta gente. ¿ARCO corre el peligro de descolgarse de Basilea, Miami y Frieze? -Sí lo creo y lo digo con toda la responsabilidad que supone contestarle así. Al final hay que situarse internacionalmente y tiene que ser una gran apuesta. París, Berlín y Colonia cayeron. El peligro de la no continuidad o de una continuidad con otro estatus está patente. Es uno de mis grandes retos. ¿Y cómo se hace para no perder ese tren? -Marcando la diferencia. Hay que buscarle una personalidad a ARCO que la diferencie de las demás ferias. Son mercados muy fuertes. Nosotros no lo tenemos. ¿No sería peligroso especializar la feria? -No se trata de especializarla en vídeo, foto o nuevas tecnologías, sino de darle una personalidad. Lo que distingue y caracteriza a Basilea, Basel Miami y Frieze es que están en unos países económicamente muy potentes. ¿Atraviesa ARCO un buen momento? -Le ha salido una competencia muy fuerte. La internacionalización tiene que ser una apuesta importantísima. Hay que estar muy alerta. ¿Ve justa la proporción de galerías extranjeras y españolas? -Tendría que saber cuáles son y cuáles han sido rechazadas. No son cupos necesariamente. Me interesa la coherencia de lo que trae cada una de ellas. ¿Qué le sobra y le falta a la feria? -No me gusta lo masiva que es. Lo que más me gusta, y aunque parezca contradictorio, es que Madrid se vuelca con ARCO. Eso le da un atractivo. Habría que buscar el equilibrio y ser más selectivos con esa parte social. -Del programa de 2006, ¿sabe qué proyectos le gustaría mantener? -Me hace falta tiempo. Trabajaré hasta el 15 de marzo muy cerca de Rosina para ver qué compromisos tiene. Después elaboraré un plan concreto. ¿ARCO 07 tendrá ya un sello Lourdes Fernández? -En unos aspectos sí, y mucho, y en otros es muy pronto. No sé qué margen de maniobra tengo para ciertas cosas. No soy partidaria de ninguna revolución. No me interesa entrar como un