Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 14 2 2006 Nacional 15 LA POLÍTICA ANTITERRORISTA DEL GOBIERNO EL FRENTE JUDICIAL El juez comunica su procesamiento a Parot, quien dice que todo es mentira El etarra, asesino de 82 personas, se enfrenta a otros 32 años de cárcel ninguna muestra de arrepentimiento, el paso de este etarra por el Juzgado de Grande- Marlaska apenas duró cinco minutos N. VILLANUEVA MADRID. El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande- Marlaska tomó ayer declaración indagatoria al etarra Henri Parot, quien después de que el magistrado le comunicara su procesamiento por los nuevos delitos de pertenencia a ETA y conspiración para la comisión de atentados terroristas, sólo acertó a decir: Todo es mentira El paso de Henri Parot por el Juzgado Central de Instrucción número 5 apenas duró cinco minutos. Con mirada desafiante y sin ninguna muestra visible de arrepentimiento (así describieron su comportamiento fuentes jurídicas presentes en la comparecencia) el etarra respondió- -en euskera- -que no tenía nada que decir cuando el magistrado, tras comunicarle las nuevas imputaciones, le invitó a que añadiera lo que considerara oportuno. b Con mirada desafiante y sin Detenidos en Francia dos falsificadores de ETA La Policía francesa detuvo a media tarde de ayer en la ciudad de Montlucon a los dirigentes del aparato de falsificación de ETA, Gotzon Alcalde Etxeandia y Leire Etxeberria Simarro. Los dos etarras eran seguidos por los agentes galos desde hace varios meses. En el momento de su arresto no iban armados y no opusieron resistencia. Está previsto que hoy se lleve a cabo el registro de la vivienda donde se ocultaban con un niño de corta edad. Leire Etxeberria, de 28 años, huyó en 2000, aprovechando que estaba en libertad condicional, para no cumplir una condena de 18 años de cárcel impuesta por la Audiencia Nacional por la quema de un autobús, cuyo conductor resultó gravemente herido por las llamas. Gotzón Alcalde Echeandía fue procesado en rebeldía en 1999 por un delito de pertenencia a banda terrorista y, antes, en 1998, por integración en banda armada, conspiración para el asesinato y robo. El aparato de falsificación abastece de documentos de identidad a los liberados Se saltan un control y la Policía dispara al aire, en Navarra PAMPLONA. Un vehículo Ford Mondeo, en el que viajaban un hombre y una mujer, se saltó minutos antes de las ocho de la tarde de ayer un control instalado por las Unidades de Intervención Policial (UIP) en la localidad navarra de Burguete, lo que obligó a los agentes a realizar disparos intimidatorios al aire. Los ocupantes del turismo, que no respondieron con fuego, lograron continuar en dirección a Francia y se sospecha que pudieron haber pasado la frontera. Minutos después fue alertada la Gendarmería que desplegó un dispositivo para localizar el Ford Mondeo, con matrícula francesa. Los investigadores no descartan ninguna hipótesis, entre ellas que los huidos sean miembros de un comando de ETA. Los dos delitos por los que Parot (defendido por la abogada Ainhoa Baglietto) ha sido procesado están castigados con penas que oscilan entre 9 y 32 años de prisión, con lo que en caso de que recayera sobre él una nueva condena la empezaría a cumplir cuando se produzca el licenciamiento definitivo de las 26 anteriores, que son las que le mantienen encarcelado. Precisamente el Tribunal Supremo tiene que decidir en los próximos días si estima el recurso presentado por etarra (y apoyado por la Fiscalía del alto tribunal) contra la decisión de la Audiencia Nacional de que el etarra acumule sus condenas en dos bloques diferenciados, lo que implicaría un cumplimiento efectivo de 30 años de cárcel. De cualquier forma, una nueva condena retrasaría su salida de prisión, prevista en 2011, al menos hasta 2020. El juez acusa a Parot de haber marcado objetivos terroristas desde la cárcel a través de una carta que el etarra envió a la dirección de ETA en la que proponía atentados vitales contra la cabeza y el corazón del país y se preguntaba cómo no hemos volado ya la Audiencia Nacional