Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional III CONGRESO DE VÍCTIMAS DEL TERRORISMO LOS TESTIMONIOS MARTES 14 2 2006 ABC Irene Villa Herida en 1991 en Madrid Hemos superado el miedo, el odio y el rencor para derrotar a ETA y ahora es el Gobierno quien tiene miedo Laura Jiménez Herida en el atentado del 11- M Espero poder recoger el apoyo de otras víctimas y que me transmitan la fuerza que a mí me falta José Marco Herido en Zaragoza en 1987 Hemos pedido al Gobierno por activa y por pasiva que no claudique de ninguna de las maneras ante ETA Pilar Manjón Madre de una víctima del 11- M La voz de los afectados es plural, como la de la sociedad, pero sus llantos son los mismos Lo pueden decir más alto pero no más claro. Las víctimas del terrorismo no quieren ser utilizadas como moneda de cambio, rechazan cualquier negociación y reconocen que ETA se envalentona después de tenerla contra las cuerdas Sentimos una rabia terrible TEXTO: LUZ DERQUI FOTO: ROBER SOLSONA VALENCIA. El Congreso nació para dar voz a lo que se considera como el eslabón más débil del azote terrorista y ayer esa voz se dejó oír fuerte y clara. En sus declaraciones, en sus aplausos y en sus miradas, las víctimas del terrorismo repitieron una y mil veces a quien quisiera oírlo que no están dispuestos a ser utilizados como moneda de cambio, que no permitirán que su dolor, sus heridas y la vida de sus seres queridos sea negociable. Y se quedaron con las ganas de decírselo en persona al presidente del Gobierno, después de que Rodríguez Zapatero renunciara a clausurar el Congreso delegando en el ministro de Interior. Una ausencia que lamentaba Irene Villa: Me hubiera gustado que viniera para preguntarle qué pretende, porque le da cancha a ETA Ni ella, ni muchas otras de las víctimas que ayer estuvieron en Valencia sienten ya miedo ante los terroristas. Hemos superado el rencor, el miedo y el odio para derrotar a ETA y vivir en paz por ello se sorprenden de que ahora sea el Gobierno el que vive amedrentado Por eso, lejos de creer que el fin del terrorismo esté próximo, quienes han sufrido de cerca el zarpazo terrorista, piensan que se está más lejos que nunca de poner fin a los atentados. ETA estaba muerta y enterrada pero ahora ha resurgido según Irene Villa, opinión compartida por Pilar Elías, viuda de Ramón Baglietto asesinado por ETA en 1980, quien insistió que no se puede negociar con nuestros muertos, porque si no matar saldría rentable. Además, nos gustaría saber qué están hablando con los asesinos, qué están negociando. Si quieren la paz, que empiecen por pedir perdón y entregar las armas, pero en cambio están más envalentonados que nunca José Marco sufrió el zarpazo terrorista en 1987 en un atentado en Zaragoza atribuido a Henri Parot. Por ello ayer, al analizar la actual política terrorista y la decisión de la Fiscalía General de apoyar la acumulación de penas, afirmó sentir una rabia terrible y recordó que hemos dicho por activa y por pasiva al Gobierno que no claudique de ninguna de las maneras ante las pretensiones de ETA. Se están dando pasos hacia atrás, queremos que vuelva el Pacto por las Libertades, que se pongan de acuerdo los dos grandes partidos y todos vayamos en una misma dirección. Hay que terminar defini- El Gobierno está dando la espalda a las víctimas y tendiendo puentes a los terroristas, a los que está dando alas tivamente con el terrorismo y no sentarnos a hablar para dialogar Un pacto que también volvió a reivindicar la hermana de Miguel Ángel Blanco, María del Mar, para quien el Gobierno está dando la espalda a las víctimas y tendiendo puentes a los terroristas. Para ella, la única arma de las víctimas es la palabra y el Gobierno tiene la obligación y el deber de escuchar lo que opinamos, y lo que pedimos en voz muy alta es la verdad, ya que no se está diciendo toda la verdad en torno al proceso de negociación Pero además de reivindicar justicia las víctimas aprovecharon el congreso para recoger apoyos. Así, Laura Jiménez, herida en el 11- M, afirmó haber venido a Valencia para dar a conocer nuestra situación y sentir el cariño del resto de las víctimas que, desgraciadamente, llevan más años sufriendo. Que me transmitan esa fuerza que creo que tienen y que a mí me falta Y es que la voz de los afectados es tan plural como la propia sociedad, pero sus ausencias y llantos son los mismos según Pilar Manjón (presidenta de Afectados por el Terrorismo 11- M) María del Mar Blanco, ayer, junto a una foto de su hermano Miguel Ángel TOMÁS Y VALIENTE: DIEZ AÑOS DESPUÉS MANUEL JIMÉNEZ DE PARGA Ex presidente del Tribunal Constitucional n el momento de ser asesinado por la banda terrorista ETA, el 14 de febrero de 1996 (hoy se cumplen diez años) Francisco Tomás y Valiente nos había manifestado ya, en variasintervencionespúblicas, suspreocupaciones mayores como jurista agudo y profesoruniversitario de Derecho. No se encontraba satisfecho con lo conseguido- -a pesar de reconocer que era mucho- E en la Transición y en los primeros años de la democracia española. Temía la debilitación del Estado. ¿Qué diría ahora, en laconfusión presente, transcurridala última década de acoso al Estado? En la inauguración del curso académico 1993- 1994, y como catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid, Tomás y Valiente expuso con claridad los tres peligros que, en su opinión, amenazaban la existencia del Estado español: los nacionalismos periféricos, las instituciones supranacionales y la corrupción. Eran los riesgos preocupantes que aparecían en el horizonte de 1993. Aquel diagnóstico académico fue además, al adquirir los temores existencia real y efectiva, un pronóstico de lo que nos iba a suceder. El primer gran reto del Estado de nuestros días- -dijo Tomás y Valiente ante los Reyes, que presidían el acto- -le viene dado por la crisis de su función integradora y por el renacimiento de ciertos nacionalismos ¡Qué admirable observación! Las dos tendencias por él atisbadas siguen oponiéndose con creciente virulencia: por un lado, una ética y una política centradas en la autonomía de los individuos libres, en los derechos de las personas como tales, en la convicción de que el hombre debe ser tratado como fin y nunca como medio o instrumento; y, por otro lado, la tradición nacionalista que concibe a la nación o al pueblo como organismos colectivos naturales, dotados de espíritu propio, de caracteres permanentes y diferenciales, de esencias irracionales en cuyo nombre