Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 MARTES 14 2 2006 ABC Nacional Don Felipe pide firmeza y emplear todas las herramientas del Estado de Derecho contra ETA El Príncipe de Asturias arropa a las víctimas y apela a las convicciones morales y democráticas b Camps exige justicia con las víctimas y Barberá, que no se contente a quienes no han dejado las armas en la apertura del Congreso, presidida por los Príncipes ÁNGEL COLLADO VALENCIA. A contracorriente de la decisión del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de dialogar, negociar o abrir un proceso de paz con ETA, el III Congreso Internacional sobre Víctimas del Terrorismo arrancó ayer en Valencia con una exigencia unánime en sentido contrario: la derrota de la banda y el rechazo de los reunidos a que se pague precio político alguno- -y tampoco privilegios para los asesinos presos- -a cambio de que cesen en sus crímenes. La ausencia del jefe del Ejecutivo permitió a las 300 víctimas explayarse contra la nueva política antiterrorista ensayada por Zapatero, que consideran más bien ceder para pactar, y ahorró al inquilino de la Moncloa escuchar las más duras acusaciones contra sus planes que pudiera imaginarse cuando declinó la invitación de los organizadores del Congreso. Inauguró el acto Su Alteza Real el Príncipe de Asturias, que acudió acompañado por Doña Letizia, y su discurso institucional de apoyo y solidaridad con las víctimas del terrorismo, hecho en nombre propio y del Rey, fue más agradecido que nunca por sus destinatarios. Como también las alusiones a la necesidad de seguir en el empeño del combate contra el terrorismo, obvias pero que resonaban en el Palacio de Congreso de Valencia de plena actualidad por el momento político marcado por Zapatero con su intervención pública del pasado viernes. Hemos de mantenernos firmes. Sólo desde la fortaleza de nuestras convicciones democráticas, desde al certeza moral que nos asiste y contando con todos los instrumentos del Estado de Derecho y una reforzada cooperación internacional, podremos combatirlo con eficacia y lograr que ese dolor... quede definitivamente desterrado de nuestras sociedades Don Felipe agregó que el terrorismo no ha conseguido y nunca conseguirá doblegarnos y terminó con la misma frase utilizada dos años atrás cuando asistió al primer Congreso de víctimas: No estáis solos ni en vuestro dolor ni en vuestra esperanza. Estamos y estaremos siempre a vuestro lado Los Príncipes, con el presidente valenciano Francisco Camps y Franco Frattini En línea institucional El Príncipe de Asturias, sin salirse de la línea institucional, reiteró el mayor respeto, el permanente aliento y el constante respaldo de la Corona a los que más han sufrido los golpes del terrorismo, saludó a casi todos los congresistas, los más famosos y con responsabilidades en las asociaciones y fundaciones- -Maite Pagazaurtun- No estáis solos ni en vuestro dolor ni en vuestra esperanza. Estamos y estaremos siempre a vuestro lado les dijo el Príncipe Frattini anuncia que las víctimas serán interlocutores permanentes de la UE al crearse una red europea de asociaciones Un encuentro con Areces, único acto en la agenda de Zapatero Valencia era la ocasión perfecta, dijeron ayer las víctimas, para que el presidente Zapatero demostrara su tan reiterado apoyo a las víctimas del terrorismo. Sin embargo, el jefe del Ejecutivo no estuvo con ellas ayer, ni lo hará hoy. Hasta ahora, la versión facilitada por el Gobierno para justificar la ausencia de Zapatero en el Congreso Internacional de Víctimas del Terrorismo era que el jefe del Ejecutivo no podría asistir hoy a la clausura, porque a las doce del mediodía tenía previsto acudir al homenaje a Francisco Tomás y Valiente, que se celebra en la sede del Tribunal Constitucional al cumplirse diez años de su asesinato por ETA. Sin embargo, Rodríguez Zapatero también podría haberse desplazado a Valencia en la mañana de ayer, cuando Sus Altezas Reales los Príncipes de Asturias inauguraron el Congreso. De hecho, en la agenda oficial del presidente del Gobierno sólo figuraba un acto programado para todo el día de ayer y, además, estaba previsto a las cinco y media de la tarde. Este acto, en concreto, consistió en un encuentro institucional con el presidente del Principado de Asturias, Vicente Álvarez Areces, en el Palacio de La Moncloa. Con su ausencia, Zapatero se ha convertido en el primer presidente de Gobierno que no asiste al Congreso Internacional de Víctimas del Terrorismo que se celebra en su país. Mientras que al primer encuentro de este tipo, que tuvo lugar en el año 2004 en la localidad madrileña de Boadilla del Monte, asistió José María Aznar en su doble condición de presidente del Gobierno y de víctima de atentado terrorista; el segundo congreso, que se celebró en Bogotá el año pasado, fue clausurado por Álvaro Uribe, presidente de Colombia. dúa, Irene Villa, Mikel Buesa, María del Mar Blanco... -y también a los anónimos. Le acompañaron Manuel Marín, presidente de las Cortes y máxima autoridad, Príncipe aparte, en el acto, junto con el comisionado del Gobierno, Gregorio Peces- Barba, muy en segundo plano. Las víctimas evitaban saludarlo, pero tampoco hubo roce alguno. En el acto inaugural, que empezó con un minuto de silencio en memoria de todos los asesinados por bandas terroristas, los anfitriones, Francisco Camps, presidente de la Comunidad Valenciana, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, abordaron de forma indirecta el primero y muy contundente la segunda la cuestión que presidía más que flotaba el ambiente: la negociación con ETA. Camps recordó que la paz no se puede decretar sin justicia y Barberá arrancó los mayores aplausos de la sesión al denunciar que es irracional contentar a quienes no han dejado las armas y, sobre todo, cuando defendió la justa y legítima reivindicación de que los terroristas deben cumplir íntegramente sus condenas La alcaldesa adelantó lo que luego sería el guión de todas las intervenciones de todos los portavoces de todas las asociaciones y fundaciones de víctimas cuando advirtió del error en la idea de que a través de la negociación se puede conseguir el fin del terrorismo porque en vez de debilitar a los asesinos se corre el riesgo de fortalecerlos. También previno ante el intento de silenciar a las víctimas, a las que