Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 Deportes PRIMERA DIVISIÓN VIGÉSIMO TERCERA JORNADA LUNES 13 2 2006 ABC El Racing venció al Español en dos minutos, a nueve del final ESPAÑOL RACING 0 2 Caparrós se da el gustazo de ganar al Betis en el tiempo extra BETIS DEPORTIVO 0 1 Español (4- 4- 2) Gorka Iriazoz; Armando Sá, Lopo, Jarque, David García; Costa, De la Peña, Juanfran, Jofre (Coro, m. 45) Fredson (Luis García, m. 58) y Pandiani. Racing (4- 4- 2) Aouate; Pinillos, Oriol, Pablo Alfaro, Ayoze; Damiá, Vitolo, Felipe Melo, Matabuena (Casquero, m. 76) Jonathan Valle (Oscar Serrano, m. 63) y Antoñito (Pinilla, m. 68) Árbitro Esquinas Torres. Amonestó a De la Peña y Oriol. Goles 0- 1, m. 82: Damiá, en vaselina sobre Gorka. 0- 2, m. 84: Casquero, en gol de parecida factura. Betis (4- 4- 2) Doblas; Oscar López, Juanito, Melli, Luis Fernández; Joaquín, Arzu, Capi (Assuncao, m. 39) Tardelli (Xisco, m. 84) Dani y Robert. Deportivo (4- 4- 2) Molina; Manuel Pablo, Andrade, Juanma, Capdevila; Víctor, Duscher, De Guzmán (César, m. 88) Romero; Munitis (Rubén, m. 78) y Diego Tristán (Arizmendi, m. 64) Árbitro Pino Zamorano. Amonestó a los locales Luis Fernández y Doblas, y a los visitantes De Guzmán, Manuel Pablo, Munitis y Andrade. Gol 0- 1, m. 93: Rubén. CÉSAR TORRENS BARCELONA. Quedaban nueve minutos de juego y el marcador permanecía inmóvil. El Español quería ganar pero ni pudo ni supo y el Racing, muy peligroso en desplazamiento, con sólo dos derrotas en once, quiso lo suficiente para conseguirlo cuando ya parecía firmarse la igualada. Los blanquiazules, que no habían tirado a puerta ni una vez en la segunda parte cuando en la primera solo había creado peligro a balón parado, daban por aceptable la igualada. El equipo cántabro, muy tesonero, desarrollando un fútbol sobrio, pudo y supo conseguir la victoria ante un adversario bastante débil en estructura de juego, impreciso, con su habitual carencia ofensiva en remate, no en aproximación y que, además, demostró ignorar como juega el Racing. Y ayer jugó bien. Es un conjunto homogéneo, pegajoso en el marcaje, muy seguro en defensa y tiene buen despliegue, que le permitió mantener el control del partido y aunque cediera la iniciativa con un marcado fútbol de espera, no desperdició la ocasión de contragolpear con rapidez y verticalidad y una mantenida ambiciosa lucha constante le permitió conseguir la victoria cuando seguramente no lo esperaban. Los dos goles fueron tan inesperados como de bonita ejecución. En el primero Damiá recibió el balón en el área y, con tanto temple como inspiración, lo levantó hacia la red por encima de un grupo de jugadores de ambos equipos que tapaban el marco y de Gorka, muy adelantado. Y sin que el conjunto españolista reaccionara, al contrario, groggy en dos minutos escasos, una rápida acción con excelente entrega de Damiá la remató Casquero también con similar trayectoria del balón por encima del guardameta. Ya fue la estocada. Mal sabor en el primer partido del reelegido presidente Sánchez Llibre. Senna y Baiano pugnan por el balón REUTERS Un rácano Celta saca provecho de la baja de Riquelme en el Villareal JOSE LUIS JIMÉNEZ VIGO. Partido tipo esta temporada en Balaídos. El Celta domina el juego, construye lo suficiente para anotar su gol y regala el partido a su rival, a la espera de que el árbitro pite el final. Ayer no fue una excepción, con la salvedad de que este Villarreal no pasa de ser un conjunto menor cuando Riquelme no está sobre el césped. Ante semejante panorama de impotencia en el conjunto visitante, los de Fernando Vázquez pusieron el piloto automático para aguantar el marcador sin pasar excesivos apuros. A ratos, los vigueses jugaron decentemente. La presencia de Jorge Larena por Iriney dio de más carácter ofensivo a los locales, siempre incisivos por la banda de David Silva y con un Baiano poco móvil pero peligroso por arriba. El delantero brasileño, que volvía tras su lesión, tuvo su mejor ocasión a los 20 minutos, cuando se plantó solo ante Viera y sólo un despeje providencial de Gonzalo evitó que fusilara al guardameta a bocajarro. El Villarreal, por el contrario, fue una nebulosa. Sin Riquelme no tiene referente en el centro del campo. Corre sin sentido Guayre y Forlán se ve obligado a bajar para buscar el balón. En el CELTA VILLARREAL 1 0 Celta (4- 2- 3- 1) Pinto; Angel, Lequi, Sergio, José Enrique; Oubiña, Jorge (Contreras, m. 78) Núñez, Canobbio (Roberto, m. 51) Silva; y Baiano (Perera, m. 64) Villarreal (4- 2- 3- 1) Viera; Javi Venta (Héctor Font, m. 64) Gonzalo, Quique Álvarez, Arruabarrena; Senna, Josico (Tacchinardi, m. 75) Roger, Guayre (José Mari, m. 64) Calleja; y Forlán Arbitro Medina Cantalejo (andaluz) Amonestó a Gonzalo y Roberto. Gol 1- 0 m. 38: Baiano, de penalti. minuto 37, un empujón claro de Gonzalo a Silva valió el penalti que transformó Baiano para reencontrarse con el gol dos meses después. Desde este instante se hizo la nada. El Celta se encastilló atrás, optó por bloquear el centro del campo visitante y esperar a hilar contragolpes como el que en el minuto 92 sacó Senna bajo palos. Fue lo único destacable de una segunda parte cicatera con el fútbol, de poder y no querer por el lado local y todo lo contrario en los visitantes. ABC SEVILLA. Son tres puntos igual que otros, aunque si me dan a elegir prefiero conseguirlos en el campo del Betis Joaquín Caparrós, reconocido sevillista que hace gala de su militancia, se dio el gustazo de ganar en el Ruiz de Lopera en el tiempo de prolongación (gol de Rubén) y dejar a su eterno rival de la ciudad muy tocado. Y Otra vez al borde del descenso. El Deportivo, con un gol en la última jugada del partido y cuando el Betis estaba lanzado para desnivelar el empate a cero, se llevó los tres puntos que le dan aire para alcanzar la zona alta de la tabla. El conjunto de Caparrós, que durante toda la segunda parte pareció que se conformaba con el empate, tuvo la fortuna que le faltó al Betis, que, sin hacer un buen partido, sí tuvo más empuje que el adversario en la segunda mitad. El Deportivo, fiel al estilo Caparrós, juntó mucho las líneas y confió en que el rival se aburriera en el discurrir del encuentro. El objetivo gallego pareció cumplirse conforme se avanzó hacia del descanso, porque la fogosidad inicial del Betis decreció y el poder ofensivo, con Joaquín bien tapado por Capdevila y Romero, fue escaso y sólo llegó en jugadas a balón parado. El Betis mantuvo su falta de recursos en el ataque, pero el Deportivo no se aprovechó de ello para ir con más descaro a por el partido y el juego quedó abierto. Caparrós dio entrada a Arizmendi y Rubén en sustitución de Tristán y Munitis para darle más aire a su equipo, pero eso no impidió que el Betis no cejara en su intento de llevarse los tres puntos y que gozara de buenas ocasiones, como un par de Joaquín, para conseguirlo, aunque el tanto llegó del lado visitante en la última jugada del partido después de una contra fulgurante que culminó con gran acierto Rubén.