Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad LUNES 13 2 2006 ABC Medio Ambiente ACTUALIDAD NATURAL MÓNICA FERNÁNDEZ- ACEYTUNO El Mundo perdido en Papua INDIA CHINA Papúa Nueva Guinea INDONESIA AUSTRALIA ¿QUÉ HACEMOS CON LAS GALLINAS? 200 km Océa no Pa cíf i c o Montañas Foja U Una de las veinte nuevas especies de rana encontradas en las montañas Foja Jayapura SERAM Kaimana Montañ Modowi as Mao ke PAPÚA INDONESIA Especies encontradas Mamíferos 40 especies 6 tipos raros de canguros Aves 225 especies 13 de ellas son aves del paraíso Anfibios 60 especies 20 nuevas especies para la ciencia Plantas 550 especies 20 nuevas especies para la ciencia Mariposas 150 especies 4 nuevas especies y numerosas subespecies (Viene de la página 52) Canguro arbóreo de pelo dorado, el primer ejemplar que se encuentra en Indonesia Infografía ABC Reuters no de mis vecinos ha dicho que va a destruir los nidos de golondrina que tiene pegados con barro a las vigas de su cuadra. Escuchó decir en la televisión a no se qué veterinario que eran los pájaros migratorios los que podrían transmitirle la gripe aviar y cree que quitándole el nido a las golondrinas arreglará el problema. Mientras tanto, las gallinas, auténticos vectores en potencia de la enfermedad, picotean libres alrededor de su casa. Parece mentira, con tanta norma para todo, que jamás hemos vivido tan controlados como ahora, nadie haya dicho nada todavía de qué es lo que hay que hacer con las gallinas que viven al aire libre, perfectas intermediarias, en contacto directo con el hombre y con los pájaros silvestres, no sólo en el campo, sino también en los suburbios de las ciudades, ¿quién no ha visto a las gallinas en los poblados de chabolas? A esas golondrinas que encontrarán su nido roto cuando lleguen tras volar diez mil kilómetros, las espero en mi casa, para que me alegren la vida, como esos olmos supervivientes de la grafiosis que, con los últimos días de sol, han florecido. ño, como una ballena de doce metros de largo, varios tipos de calamares gigantes o incluso un tiburón de más de seis metros, todos descubiertos en la última década. Los grandes hallazgos en tierra firme, aunque se dan de vez en cuando, resultan mucho más raros. Por eso, y también porque atravesamos un momento en el que la desaparición de especies es tal que muchos consideran que estamos inmersos en la sexta ola de extinciones en nuestro planeta (a un ritmo que oscila, según las fuentes, entre las 10.000 y las 50.000 especies desaparecidas cada año) el hallazgo de un santuario en un recóndito rincón de Papúa- Nueva Guinea ha centrado la atención de biólogos y naturalistas de todo el mundo. Nueva y espectacular especie de la flor Mussaenda Frondosa Un tesoro de vida Allí, en las montañas de Foja, en mitad de esa impenetrable selva de la Papúa indonesia, el naturalista Bruce Beehler ha conseguido encontrar un auténtico tesoro de vida animal y vegetal. Y lo ha hecho en una zona en la que jamás había pisado hombre alguno, ni siquiera los miembros de las tribus Kwerba y Pasapena dueñas de las montañas Foja) que acompañaban a la expedición. Hemos descubierto unas treinta especies de pájaros, mamíferos, ranas, mariposas y plantas. Hemos visto aves que se daban por desaparecidas, como la del paraíso. Esto es lo más parecido Uno de los dos ejemplares de equidna, un primitivo mamífero que pone huevos al jardín del Edén que vamos a encontrar en la Tierra declaró el propio Beehler a la prensa. Sin embargo, las nuevas especies comunicadas hasta el momento sólo son la punta del iceberg según las palabras del naturalista. Por delante quedan muchos meses de trabajo, durante los que será necesario realizar una minuciosa clasificación de todo el material descubierto, una meticulosa comparación de lo que se piensa que es nuevo con las especies ya existentes y, por último, una relación con todas las especies que, efectivamente, resultan nuevas para la ciencia. El número total de ellas está aún por determinar. El trabajo, en efecto, no ha hecho más que comenzar. Y el anuncio que ha conmocionado al mundo no es más que el aperitivo de lo que está por llegar. Descubrimos todas las especies nuevas en una zona muy cercana a donde teníamos el campamento- -explica Breehler- -Y sólo hemos mirado en la superficie del bosque Uno de los descubrimientos más importantes fue, quizá, el de dos ejemplares de equidna, un primitivo mamífero ponedor de huevos, y uno de una especie de canguro que se creía extinguida. Otra prueba de que no conocían la existencia del hombre: se acercaban, como si nada, a los naturalistas y se dejaban coger por ellos.