Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 13 2 2006 Nacional 21 Un hombre confiesa haber asfixiado a su madre, de 80 años, en un piso de Alicante La Policía localizó el cadáver después de que otro hijo de la víctima diera la voz de alarma b Los investigadores, que entra- ron en la vivienda de Guardamar tras conseguir la autorización judicial, sospechan que la anciana podría llevar muerta varios días D. C. V. ALICANTE. La localidad alicantina de Guardamar del Segura, en la comarca de la Vega Baja, vivió ayer una jornada de conmoción tras conocerse quela Policía Local había detenido a un vecino, acusado de dar muerte a su propia madre, una anciana de 80 años. El presunto homicida es un varon, de 50 años, que al cierre de esta edición se encontraba prestando declaración en las dependencias del cuartel de la Guardia Civil. El hallazgo del cadáver se produjo en torno a la una de la tarde, después de que un hermano del supuesto parricida llamase a la Policía Municipal para avisar de que estaba preocupado porque hacía tiempo que no conseguía localizar a su madre y temía que le pudiese haber ocurrido algo. Los agentes se desplazaron hasta el lugar, donde encontraron las puertas y las ventanas de la vivienda cerradas, por lo que, tras recibir una autorización judicial, derribaron la puerta y encontraron en una habitación el cuerpo sin vida de una mujer, y en otra al hijo, señalaron las mismas fuentes. El crimen tuvo lugar en un entresuelo del número 46 de la calle de La Paz. sencia. Incluso la vecina que vivía en el mismo bloque que la fallecida disponía de llaves de su casa e intentó abrir la puerta de ésta, pero no pudo porque había otras llaves puestas por dentro apuntó el testigo. Los familiares de la víctima solían llamarla todos los domingos, como ocurrió ayer, cuando otro de sus hijos la telefoneó y, al no obtener respuesta, avisó a la Policía Local. Cientos de jóvenes se enfrentaron de madrugada a los agentes antidisturbios EFE Sin trabajo conocido El vecino de la víctima agregó que los agentes tuvieron que forzar la puerta de entrada con una palanca para acceder al inmueble, donde encontraron después al supuesto parricida junto al cadáver y éste confesó que la había matado. Yo lo vi hace cuatro días caminando solo por la noche contó Molina, quien añadió que el sospechoso carecía de trabajo conocido y solía frecuentar los bares de la localidad alicantina. Fin de semana de disturbios con veinte detenidos en Huesca por el horario de cierre de los bares ABC HUESCA. Doce jóvenes, entre ellos un menor de edad, fueron detenidos la pasada madrugada en el transcurso de otra noche de disturbios regis- No opuso resistencia Inmediatamente arrestaron a su hijo, que se encontraba en el interior de la vivienda y no opuso resistencia, como supuesto autor del crimen. La víctima podría llevar muerta uno o dos días, de acuerdo con los primeros indicios recabados por la Policía Local y la Policía Judicial de la Guardia Civil. Las fuentes consultadas no pudieron precisar el móvil del homicidio, ni las circunstancias en que se produjo porque ambas cuestiones están siendo investigadas. El detenido, cuya identidad no fue facilitada, se encontraba anoche en las dependencias del Instituto Armado de la localidad a la espera de ser puesto a disposición judicial. Los vecinos de la anciana fallecida la habían echado de menos desde hace días e incluso habían llegado a intentar abrir la puerta de su casa, según informó a Efe uno de ellos, Manuel Molina. Este hombre, que vive en el número 47 de esa misma calle, próxima al centro de la localidad, relató que varios vecinos llegaron a llamar al timbre del domicilio de la víctima esta misma semana al extrañarse de su au- trada en una de las zonas de bares de Huesca. Los detenidos protestaban, junto a otros centenares de jóvenes, contra el horario de cierre de los bares impuesto por el Ayuntamiento. Fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Huesca confirmaron que los incidentes más graves comenzaron sobre las cinco de la madrugada con la quema de contenedores, papeleras, un sofá y una puerta en la plaza de Nuestra Señora de Salas de la capital altoaragonesa, en cuyas inmediaciones se ubican varios locales para jóvenes. Mientras miembros del destacamento de Bomberos de Huesca procedían a extinguir las llamas del fuego, efectivos de los cuerpos Local y Nacional de Policía, respaldados por un grupo de agentes antidisturbios, detenían a nueve jóvenes como presuntos cabecillas de los actos de violencia registrados contra el mobiliario urbano. Uno de los jóvenes fue detenido por una patrulla policial en el mismo lugar de los hechos y conducido a dependencias policiales, donde se personaron posteriormente dos de sus compañeros con la presunta intención, según las fuentes referidas, de rescatarlo Al parecer, los jóvenes se abalanzaron contra varios de los agentes que se encontraban en las puertas de la Comisaría con la supuesta intención de agredirlos, hecho que motivó su detención. Estos actos vandálicos se producen dos días después de registrarse unos multitudinarios disturbios en la misma zona de bares de la ciudad, que se saldó con la detención de ocho jóvenes, uno de los cuales tiene antecedentes policiales por malos tratos a sus padres. Los alborotadores fueron puestos en libertad provisional al viernes por el juez de guardia de Huesca, con fianzas de entre 1.000 y 12.000 euros.