Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Los domingos DOMINGO 12 2 2006 ABC EL FUTURO DE LA COMPAÑÍA DE JESÚS Jesuitas En tiempos de tribulación, hacer mudanzas El anuncio de la renuncia del general de los jesuitas y la convocatoria de una Congregación General para debatir su futuro provoca incógnitas sobre su situación real. ¿Qué sucede y qué retos debe afrontar la orden religiosa más importante del planeta? Responsables de la Compañía responden a ABC POR JESÚS BASTANTE os han cambiado la Compañía de Jesús? se preguntaba el jesuita Ignacio Iglesias en el Anuario 2006 editado por esta congregación, hace unas semanas, antes de que el prepósito general de la Compañía, el holandés Peter- Hans Kolvenbach, anunciara la convocatoria de una Congregación General- -la número 35 en los 466 años de vida de la orden- -para el 5 de enero de 2008, en la que se abordará el presente y el futuro de los jesuitas. La bomba informativa llegó cuando Kolvenbach anunció- -en plena celebración del Año Jubilar de la orden- -que durante la congregación presentará su renuncia, la segunda en la historia de la Compañía después de que el bilbaíno Pedro Arrupe tuviera que tomar esta decisión en un difícil momento de las relaciones entre la orden y el Santo Padre. El propio Iglesias reconoce que ¿N Ochetta recuerda que las dificultades también presentan una oportunidad: Con humildad debo decir que las crisis no nos asustan demasiado otros. A ratos activos en demasía y a ratos refugiados en algo que tenemos la osadía de llamar contemplación. Quemando algunas veces los signos del poder, y otras veces hambreándolo Sospechosos de comunismo Las palabras del jesuita denotan la gran pluralidad en el seno de la Compañía, una de sus grandes virtudes y, por el contrario, también causa de buena parte de sus problemas. Históricamente, esta diversidad no ha sido bien vista desde distintos sectores, que apostaban por reforzar la vida interior en perjuicio de la acción social y educativa, y viceversa. Hace unas semanas, el editorial de la revista Mensajero del Corazón de Jesús editado por los jesuitas de Bilbao, reconocía que la orden ha pagado un alto coste por algunas de sus posturas, como su apoyo al Concilio Vaticano II y la incomprensión de sectores curiales, que hizo que los jesuitas se convirtieran en sospechosos de progresismo de connnivencia con el comunismo y de excesiva preocupación por la justicia terrena, descuidando la salvación eterna Aunque el propio San Ignacio dejó escrito que en tiempo de tribulación, no hacer mudanza todo parece indicar que, en esta ocasión, los jesuitas sí apostarán por el cambio de general y tal vez de prioridades pastorales, sin dejar de atender su espíritu fundacional: servir al Pontífice y estar presentes allí donde la Iglesia les necesite. Los Domingos de ABC ha recabado la opinión de algunos destacados miembros de la Compañía de Jesús, quienes apuntan los problemas de la orden ignaciana, sus relaciones con la Santa Sede, la crisis vocacional, el papel de Francesco Ochetta la falibidad de algunos de nosotros puede ganarnos la acusación de columpiarnos entre el hacer y la razón de nuestro hacer. El frenético hacer de algunos jesuitas contra el misticismo angélico de los laicos y sus retos de futuro, al tiempo que interpretan las razones de la convocatoria de una Congregación General extraordinaria y la renuncia de Kolvenbach. Nada más tomar posesión de su cargo, el nuevo provincial de los jesuitas en España- -y candidato según los primeros rumores, a suceder a Kolvenbach- Elías Royón, reafirmaba la misión de la Compañía en el anuncio inculturado de Jesús, en la evangelización de la cultura, en el diálogo interreligioso, en la acogida compasiva a los miles y miles de inmigrantes y desplazados que llegan a nuestras costas, en el compromiso por la transformación de unas estructuras económicas injustas, sin olvidar la crisis de la familia y la juventud Una misión cada vez más difícil en la sociedad de hoy, donde disminuyen las vocaciones y avanza la edad media de los religiosos. Frente a ello, la Compañía en España ha decidido arriesgar y apostar por confiar en el compromiso de los laicos vinculados a las obras de la orden en colegios, ONG y actividad cultural. No hay pugnas por el poder Gabino Uríbarri, director del Departamento de Teología Dogmáti- Kolvenbach con Juan Pablo II en Cracovia, durante la beatificación del jesuita Jan Beyzym