Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid PRIMER ANIVERSARIO DEL INCENDIO DEL WINDSOR LOS HECHOS, PASO A PASO DOMINGO 12 2 2006 ABC (Viene de la página anterior) ción, avisa al encargado de mantenimiento del rascacielos, José Luis Jurado, y despliega la manguera de una boca de incendio, reseña el auto judicial. Sólo nueve minutos en llegar El otro compañero, Roberto Gil, es quien, entonces, a las 23.19.03 horas, llama a los Bomberos. Han pasado 9 minutos y 13 segundos- -dos menos de los reconocidos en un primer momento por el Ayuntamiento- -desde que saltó la alarma y, por lo tanto, desde el inicio oficial del siniestro. En el interior del Windsor también se encontraba una cuarta vigilante, Beatriz Sánchez. Ni ella ni Gil tenían, en el momento del suceso, el título oficial que homologa los cursos de formación que ha- bían recibido. El juez cree que esto no es relevante como para que tuviera incidencia en su actuación. La escala y la bomba del parque primero de la calle de Santa Engracia llegan a la zona a las 23.28.12 horas. Pocos minutos después, aparecen una segunda dotación del parque sexto, de la Calle Imperial, y una tercera del segundo, desde Rufino Blanco. Sólo tardaron nueve minutos en llegar. Mientras continúan los primeros momentos de la extinción, sobre la medianoche, el alcalde, Alberto Ruiz- Gallardón, y el concejal de Seguridad, Pedro Calvo, llegan a la zona. Entre otras autoridades, les acompañan el delegado del Gobierno, Constantino Méndez, y la presidenta regional, Esperanza Aguirre. Tres bomberos tienen que ser atendi- dos por inhalación de humo y agotamiento. Pasada la una de la madrugada, se cambia de estrategia. El edificio no se puede salvar, así que lo que prima desde ese momento es que las llamas no se trasladen al resto del complejo empresarial Azca. El Windsor empieza a caerse a pedazos. A la una de la madrugada del día 14 se da por extinguido el fuego. Casi 200 bomberos y 32 vehículos del Ayuntamiento se desplazaron hasta la zona. A ellos habría que sumar 25 efectivos más de la Comunidad y casi 100 miembros del Samur. Las llamas afectaron a un total de 22.000 metros cuadrados del rascacielos y a un total de 24 de sus 28 plantas. Sólo se libraron las cuatro primeras, hasta el primer piso técnico. Horas después del incendio, aparecen las primeras imágenes caseras de bomberos en el interior del edificio pasadas las tres de la madrugada. Son los llamados fantasmas del Windsor, reflejos para el Cuerpo de Bomberos y personas para la Policía, cuya autenticidad corroboró el juez, quien creyó que esos individuos no estaban alterando la progresión de las llamas. El 17 de febrero, el Ayuntamiento declara en ruinas la torre. Tras seis meses y medio termina la demolición y se abre al tráfico la calle de Raimundo Fernández Villaverde. Pero Azca, el corazón financiero de Madrid, nunca volverá a ser el mismo. MEDARDO TUDELA Subdtor. gral. Bomberos Ayto. Sobrepasamos el límite de riesgo ¿Cómo recuerda aquella noche? -Cuando veo las imágenes, aún siento una tremenda impresión. ¿Cree que, desde el punto de vista humano, pudo haber sido peor? -Sobrepasamos el límite razonable de riesgo. Podría haber sido terrible. Hubo un peligro continuo de propagación al resto de edificios del complejo no muy bien entendido o valorado. ¿Hasta qué punto es importante que se les avise con suficiente tiempo? -Es fundamental que se dé el aviso con tiempo de antelación en cualquier incendio. También que se potencien las labores de prevención: se evitarían más incendios y los daños serían menores. Cuanto antes se avise, mejor. En cuanto a la respuesta interna del propio servicio, fue ejemplar. Teníamos desplegadas muchas dotaciones, pero la seguridad del resto de la ciudad estaba totalmente cubierta. ¿Cree en los fantasmas? -No. Yo creo en las leyes físicas. Así era el Windsor Arquitectos: Genaro Alas, Pedro Casariego, Luis Alemany, Rafael Alemany, Ignacio Ferrero y Manuel del Río Periodo de construcción: 1975- 1979 Plantas: 28 plantas Altura: 106 metros a Planta tipo Aspectos constructivos principales La fachada del edificio era un muro cortina de vidrio y aluminio con una modulación uniforme. Su monotonía rompía la fachada con una planta técnica intermedia que alojaba, al igual que la baja, elementos estructurales formados por grandes vigas perimetrales de 3,40 metros de ancho que soportaban las cargas de fachada y forjados reticulares, compartidos con el fuerte núcleo central de comunicaciones verticales realizado en hormigón armado. Infografía: PEDRO SÁNCHEZ Núcleo central de comunicación Esquema constructivo Muro cortina Edificio Windsor: 106 metros