Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional DOMINGO 12 2 2006 ABC NEOCONS IGUAL A AL QAIDA l pasado viernes, mientras miles de malayos se manifestaban pacíficamente frente a la embajada danesa en protesta por Las Caricaturas, medio centenar de académicos, políticos, empresarios y periodistas se reunían en la capital de Malasia para discutir sobre ¿Quién habla en nombre del Islam? ¿Quién habla en nombre de Occidente? La conferencia, convocada por el programa Diálogos: Mundo islámico- USA- Occidente ha intentado construir un puente que contribuya a finiquitar el abismo que separa a musulmanes y occidentales. El director del programa Diálogos el profesor de la Universidad de Nueva RAMÓN York Mustafá Tlili, rePÉREZ- MAURA saltó que es muy poco lo que el Gobierno danés o el noruego podrían haber hecho para impedir la publicación del material incendiario, excepto, quizá, llevar el asunto a los tribunales. Ningún otro Gobierno occidental hubiera actuado de manera distinta Las palabras del primer ministro malayo y actual presidente de la Organización de la Conferencia Islámica, Abdalá Ahmad Badawi, demostraron una voluntad de buscar el entendimiento, algo que resulta más que comprensible en un país, de mayoría musulmana, pero con fuerte presencia budista y una minoría cristiana relevante. Entre los participantes de la conferencia se encontraba el ex presidente iraní Mohamed Jatamí, considerado como la cara de la moderación en su país, y mucho más desde que su sucesor, Ahmadineyad, ha desenfundado el programa militar nuclear. Frente a la sala donde la conferencia se celebraba se vendía un libro- Islam, libertad y desarrollo -que recoge el pensamiento del moderado Jatamí. En la contraportada puede leerse: En este momento nuestra lucha contra Occidente es clave para nuestra supervivencia. Cualquier forma de reconciliación o concesión, dada la predilección del enemigo por el engaño, no nos llevará más que a desfondarnos y que nos pisoteen nuestro orgullo. Tenemos que luchar contra esto con toda nuestra fuerza y la victoria estará a nuestro alcance. Debemos depender de Dios y pedir su inspiración, basados en nuestra propia identidad histórica que hemos recuperado por medio de la revolución En ese contexto, el lector puede imaginarse el tenor de las palabras de Jatamí a puerta cerrada. Baste un ejemplo. Afirmó que los neoconservadores y Al Qaida son la misma cosa Incrédulo, el aquí firmante se acercó a Jatamí a pedirle permiso para citar la frase y violar el secreto de la reunión, imaginando que matizaría lo dicho. Al contrario, con una inmensa sonrisa y ojos iluminados, dio su permiso. Como quiera que, en su opinión- -y la de algunos otros- -los neocon controlan la Administración Bush, la ecuación implícita es que Al Qaida y el Gobierno de Bush son igual de criminales. Jatamí es un destacado miembro del grupo de alto nivel de la Alianza de Civilizaciones. Pekín ayuda a países en vías de desarrollo en busca de petróleo y materias primas. Además de aumentar su influencia internacional desplazando a EE. UU. y la UE, el gigante asiático persigue ampliar los mercados de su abundante producción industrial E El coloso chino dispara su presencia en el Tercer Mundo TEXTO: PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL FOTO: AP PEKÍN. La tradicional visita a África con la que la diplomacia china inaugura cada año no habría sido noticia si, como ha ocurrido en esta ocasión, no hubiera venido acompañada de una jugosa novedad. Junto al viaje oficial realizado a mediados de enero por el ministro de Asuntos Exteriores, Li Zhaoxing, a Nigeria, Senegal, Libia, Cabo Verde, Malí y Liberia, el Gobierno de Pekín acaba de publicar el Libro Blanco sobre África. Dicho documento pretende establecer las relaciones diplomáticas que regirán entre el coloso oriental, inmerso en un frenético proceso de desarrollo económico gracias a su apertura al mundo, y el continente negro, hundido en la más absoluta miseria varias décadas después del desmantelamiento del sistema colonial. Frente a los recuerdos de abusos y expolios que dicha época aún suscita entre los países africanos, el régimen comunista ofrece, según consta en el texto, sinceridad, igualdad y beneficio mutuo Así, mientras esta zona del Tercer Mundo permanece ignorada por Europa y Estados Unidos, el gigante asiático se ha propuesto introducir sus inversiones y sus productos en la misma atraído por los riquísimos yacimientos de materias primas que explotan las multinacionales occidentales en la actualidad. Trabajaremos con las naciones africanas para incrementar la cooperación en diversos campos, incluida la exploración energética anunció el titular de Exteriores la intención de China, que necesita abundantes recursos naturales para alimentar su desbocado crecimiento económico. A cambio de hacerse con las abundantes reservas de petróleo, gas natural, minerales y madera con que cuenta el continente negro, Pekín ofrece su ayuda económica para contribuir al progreso de los depauperados países africanos. Una vez desarrollados, dichos Estados pueden convertirse además en un inmenso mercado para los baratísimos productos procedentes de la fábrica global por lo que la jugada sería por partida doble. Buena prueba de ello es el aumento de las relaciones económicas entre China y África, que ya ascienden a 32.591 millones de euros. Para hacer aún más fluidas dichas transacciones, y como muestra de buena voluntad, el régimen comunista ha reducido además los aranceles aduaneros que gravaban las exportaciones de los 25 países más Actores de una ópera china posan en la ciudad de Hefei pobres de África y ha condonado las deudas contraídas por otras 31 naciones, que sumaban más de 1.058 millones de euros. portantes infraestructuras, sobre todo carreteras, por toda la región. Con tan astuta estrategia, que obligará a mover pieza a las potencias occidentales, China está repitiendo la incursión que ya ha llevado a cabo con éxito en otra zona emergente, Iberoamérica. Desde 1993 hasta 2003, los intercambios comerciales entre ambas regiones se multiplicaron por seis y rozaron los 22.000 millones de euros, incrementándose en un 50 por ciento durante los dos últimos años. A pesar de que el coloso oriental es ya la tercera potencia comercial del planeta y uno de sus principales exportadores, su balanza comercial con Iberoamérica presenta un déficit cercano a los 2.700 millones de euros. Tal situación se debe al aumento de las importaciones de materias primas procedentes fundamentalmente de Brasil y Argentina, que en 2003 fue el más alto del mundo, un 79 por ciento. Además del petróleo de naciones como Venezuela, Brasil o Ecuador, China necesita el hierro de Perú y el cobre de Chile, así como importantes cantidades de mercancías básicas, entre las que destacan la soja y la lana de oveja. Frente a estas importaciones, el dragón rojo ha encontrado un mercado de 500 millones de consumidores para sus productos manufacturados, como las maquinas industriales, los electrodomésticos, las prendas textiles, el calzado y los juguetes. Pero no se reduce ahí el interés de Pekín, ya que en los últimos años ha elevado sus inversiones directas en Iberoamérica hasta los 1.300 millones de euros, 3.257 millones si se tienen en cuenta las inversiones financieras. Desesperada búsqueda Pero tanta generosidad no resulta, desde luego, gratuita. A la influencia política y económica que pretende lograr China, que ya se perfila como la única superpotencia capaz de hacerle sombra a EE. UU. hay que añadir su desesperada búsqueda de recursos energéticos y, sobre todo, de crudo. Por ese motivo, no es de extrañar que la potente petrolera Cnooc, cuyo intento de compra de una compañía norteamericana fue vetado por la Administración Bush el año pasado, haya adquirido recientemente casi la mitad de un yacimiento de Nigeria por cerca de 2.000 millones de euros. El coloso oriental, que se abastece en gran medida del petróleo importado de África, ha extendido sus tentáculos por otros países productores, como Egipto, Argelia o Angola. Pero además de ir abriendo mercado para sus televisores, teléfonos móviles, frigoríficos y bicicletas, cada vez más presentes en los tribales mercadillos africanos, Pekín ha efectuado grandes inversiones en el continente negro. Ya en los años 70, el gigante asiático colaboró en la construcción de la línea férrea entre Tanzania y Zambia, mientras que en estos momentos financia im- En diez años, los intercambios comerciales chinos con Iberoamérica se multiplicaron por 6