Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 12 2 2006 25 Irán aprovecha el aniversario de la revolución para aumentar sus ataques verbales contra Occidente Estados Unidos da a entender su disposición a negociar con Préval si obtiene la presidencia de Haití Campaña diplomática y financiera de Hamás bajo el paraguas de Moscú Los líderes islamistas palestinos pisarán el Kremlin este mismo mes b Varias delegaciones de los ex- tremistas viajan a Iberoamérica, el Golfo Pérsico, Jordania y Egipto para recabar apoyos para un Gobierno moderado J. CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Hamás está menos solo que ayer y más que mañana. El salvavidas lanzado el jueves en Madrid por Vladimir Putin ha abierto una grieta en el muro levantado por la comunidad internacional tras su victoria en las elecciones del 25 de enero. Y Hamás, la necesidad obliga, sabe mucho de muros y de grietas. Hasta ahora aprovechaba esas grietas que encontraba en el muro ilegal de Israel en Cisjordania para enviar a sus comandos suicidas a Tel Aviv, Netania o Jerusalén, práctica que congeló hace un año por la tregua que pactó con Mahmud Abbas. Ahora, bajo el paraguas de Moscú, al que se han sumado París, Lisboa y la ONU, los líderes islamistas pretenden colar por las grietas de ese muro aislacionista a sus comandos diplomáticos, políticos y financieros para llegar hasta algunos países del sur de América (Venezuela, Cuba, Bolivia, Chile) y recabar allí y en el Golfo Pérsico, Jordania, Egipto, Irán, además de, por supuesto, en Rusia, la ayuda necesaria para sacar adelante el Gobierno en fase hoy de formación. La polémica visita al Kremlin, que ha desatado las iras de Israel y la incomprensión de dos de los socios rusos del Cuarteto de Madrid (Estados Unidos y la Unión Europea, que consideran a Hamás una organización terrorista) podría llevarse a cabo antes de final de mes. Antes, varias delegaciones de Hamás recorrerán distintos países más o menos cercanos a su causa con el objetivo de presentar su programa po- REUTERS les del 28 de marzo. Unos comicios en los que, por supuesto, jugará un papel determinante el estado de salud y la posible recuperación, o no, del primer ministro hebreo. Las emociones están a flor de piel en el electorado israelí, siempre ha sido así, y un posible fallecimiento de Sharón días antes de la cita con las urnas volcaría si cabe aún más la intención de voto a favor del Kadima. Por el momento, en todo caso, lo que manda es la opinión de los médicos que aseguran que la vida de Sharón no corre peligro inmediato. El guerrero, como hizo en el frente militar y en la arena política, le ha vuelto a ganar una batalla a la muerte en una guerra que parece será de larga duración. Khaled Meshaal, líder de Hamás (a la derecha) en El Cairo lítico, social y económico y aparcar su currículum más violento. La aureola más moderada que buscaría Hamás se vería además refrendada por el nombramiento como primer ministro del cabeza de lista de la organización en los recientes comicios, Ismail Haniyah, menos radical en sus planteamientos que su líder en Gaza, Mahmud al- Zahar. En cualquier caso, países árabes como Egipto, que ayer pidió a la comunidad internacional que no juzgue a Hamás hasta que asuma el poder para dejar una puerta abierta a la paz; Jordania, de donde los dirigentes islamis- REUTERS tas fueron expulsados en 1999, o Arabia Saudí, cuyos petrodólares son fundamentales para paliar en parte el posible boicot económico occidental, comparten la estrategia de Rusia respecto a la organización fundamentalista: hablando se entiende la gente, negociando se llega a la meta, pero todo ello pasa por la necesidad de que Hamás acabe por reconocer al Estado de Israel, cuelgue las armas y ponga fin a la violencia. Y ahí, los modales moderados que intenta ahora exhibir Hamás chocan con la realidad de sus líderes pero también de sus bases políticas y militares.