Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 11 2 2006 Los sábados de ABC 101 TURISTAS DEL SIGLO XXI Cuando el visitante pasa por un monumento, igual que si lo hace en un museo delante de un cuadro, la guía virtual Verne le informa automáticamente de qué se trata, dando la explicación correspondiente en nueve idiomas e impidiendo que se pierda tiempo y dinero Las guías de papel y los grandes planos desplegables podrían tener sus días contados: una nueva aplicación del teléfono móvil lo convierte en nuestro cicerone particular por itinerarios turísticos y museísticos mediante una simple, y gratuita, descarga bluetooth Nace la guía- móvil ntas veces hemos tenido que posponer la visita a un monumento o museo porque cuando al fin habíamos llegado a sus puertas estaba cerrado a cal y canto. Quién no se ha quedado sin poder escuchar las explicaciones de una audioguía porque no llevaba dinero en metálico y en los museos no aceptan papel de plástico para esos alquileres. Por qué seguir dando pábulo al sofisma de que los hombres no escuchan y las mujeres no saben leer mapas. ¿Hay alguien ahí que no sepa cómo funciona un teléfono móvil? Porque eso es lo único que hace falta para tener la herramienta de información fundamental que guíe los pasos, y el conocimiento, del turista del siglo XXI. Con estas pretensiones se presentaba el ingenio en Fitur, una apuesta de la Junta de Andalucía, que ha sido la primera en apuntarse al carro de esta innovación tecnológica en un sector poco dado a las revoluciones a pesar de generar el 11 por ciento del PIB en España. Lo que quiere Cuá POR V. RÓDENAS decir, aunque sólo sea por los fríos datos, que cualquier esfuerzo merece la pena. En este caso, un empeño con nombre de visionario- Verne 21 -y que como explica a Los Sábados de ABC Diego Ballesteros, de Worldnet 21, empresa cien por cien española creadora del invento, permite al visitante acceder a una información más completa, puntual, actualizada y personal en cualquier lugar y en cualquier momento Y ése es precisamente el punto diferenciador de Verne 21 frente a otros servicios turísticos: la inclusión de la localización automática. Consiste en una aplicación de información turística, basada en la ubicación del usuario para proporcionarle datos concretos y en diferentes formatos (locución en nueve idiomas que amén de voces masculinas y femeninas incluye variedades como inglés americano o británico, o español castellano o argentino; Verne localiza automáticamente al visitante y le informa al instante del lugar donde se halla por medio de un dispositivo bluetooth texto y vídeo) acerca del lugar en qué esté situado en ese instante. La localización del visitante se lleva a cabo a través de bluetooth- -dispositivo hardware de comunicación inalámbrica que hace posible la conexión entre diferentes equipos vía radio y que posee la inmensa mayoría de los terminales telefónicos móviles y PDA- De esta manera se pasa a formar parte de una red de balizas y kioscos interconectados, donde poder descargase la aplicación, y que se sitúan en puntos estratégicos de la ciudad o el área a visitar, o desde la página web, lo que permite al usuario acudir a su periplo sin tener siquiera que detenerse en esos centros de información. Además, esta guía móvil hace posible que, una vez finalizada la visita, se pueda conservar en la memoria del terminal un recuerdo o información de interés que bien se puede guardar o bien transmitir a otros interesados. Según Ballesteros, se trata de un servicio único en el mundo que garantiza la correcta accesibilidad a la información mejorando la satisfacción del visitante. Si España es un referente en el turismo mundial, también podrá serlo en la revolución del concepto de turista y la guía virtual Porque el turista sin Verne -explica Ballesteros- -puede pasar delante de un monumento y no localizarlo en su guía o plano convencional- -su móvil le habría avisado puntualmente- aguardar en una cola a la entrada de un museo que le han recomendado y perder otras visitas mas interesantes que podría compatibilizar- -su PDA así se lo indicaría- perder tiempo dentro del museo tratando de encontrar la explicación a la obra de arte que le ha interesado- -automática a través de su terminal- o desconocer las actualizaciones de horarios si la guía tradicional no incluye las últimas novedades Y todo eso gratis para el usuario. Ciudades, museos, rutas urbanas, parques naturales o circuitos de montaña son susceptibles de ser zonas de información bluetooth y, por añadidura, de más fácil acceso para personas con discapacidades, especialmente, subraya Ballesteros, invidentes.