Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 11 2 2006 Madrid 43 En una festividad cargada de roja pasión, en la que predominan las rosas y bombones, la región muestra su cara más romántica. Los madrileños podrán manifestar su amor con planes tranquilos, solidarios, dulces o algo canallas Propuestas no faltan Un San Valentín fuera de casa TEXTO: MABEL AMADO MADRID. Cada mes tiene una fecha singular que lo realza en el calendario. Y febrero no podía ser menos. Fiel a su cita con los enamorados, San Valentín augura de nuevo amor a raudales. No en vano, este sacerdote romano fue ejecutado el 14 de febrero del año 270 por celebrar en secreto matrimonios entre jóvenes enamorados. Sin embargo, cada año revive para derramar sobre las parejas su halo más apasionado sin necesidad de flechas, como Cupido. Y es que, a la luz de las velas, todo será posible en una velada romántica que derretirá los corazones más fríos. Regalos Pero para comenzar bien la velada, debemos elegir un buen regalo. Para quien quiera obviar el tópico de las rosas o los bombones y prefiera decantarse por un presente excitante, saltar en paracaídas unido a tu pareja- -y también a un instructor- -puede ser una buena opción (125 euros por salto en tándem en la Escuela de Paracaidismo Skydive Lillo, Toledo) Para arriesgados la tienda La Bandejita de Gourmet enseña en un curso práctico técnicas para cortar el jamón (91 576 45 45) Y quien desee un regalo para toda la vida, nada mejor que poner el nombre de un ser querido a una estrella. Desde 1979 International Star Registry ha registrado más de un millón de estrellas (www. estrellas. com registre unaestrella) Un regalo de altura para enamorados del riesgo es saltar en paracaídas unido a la pareja Una noche en el Café de la Ópera (185 euros) incluye una noche en habitación doble en el Hotel Ópera, dos cenas cantadas y dos desayunos buffet. Si se prefiere una escapada por la Comunidad de Madrid, los amantes de la pasta con el toque romántico que aportan las velas tienen su espacio en Ars Vivendi (Cristo, 23, Majadahonda) Seguimos con Hoyo de Manzanares y El vagón de Beni, que traerá a la memoria románticos viajes en tren en los años treinta (San Macario, 6) Otro clásico en San Valentín, el restaurante del Casino de Torrelodones, ofrecerá el mismo martes un menú exclusivo teñido de gelatina de rosas, salsa de violetas y frutas de la pasión, en compañía de los músicos de la bing band Mandalay. Para quienes, casados y con hijos, siguen disfrutando con San Valentín, Babalú ofrece el Family Restaurant. Mientras los mayores comen o cenan, los niños se entretienen con karaoke, cuentacuentos, teatro... (calle Chile, 8, Edificio Euromadrid, Las Rozas. Teléfono 91 636 80 10) ABC Una copa antes de cenar Con el regalo bien envuelto, la noche no hará más que empezar. Para caldear el ambiente, y antes de afrontar la cena con velas, podemos tomar el aperitivo. Podría ser en un restaurante vanguardista y cultural. Arola Madrid (en el Museo Reina Sofía, calle Argumosa, 43) reúne en un solo espacio diseño minimalista, novedades gastronómicas y música en directo. Pero si se busca una taberna con tradición urbana, La Casa del Abuelo- -local que está celebrando su centenario- deleitará paladares exigentes con sus gambas a la plancha o al ajillo (Goya, 57) Para melómanos empedernidos, una cena acompañada por los sones de La Traviata es una buena opción Por su parte, Tantra (paseo de la Castellana, 40) anima a los incondicionales de San Valentín a acudir al local vestidos de rojo para ser invitados a un cóctel. Además, se ha programado una fiesta con juegos y regalos... Para solidarios Este San Valentín mueve tu corazón más que nunca Con este lema, la Fundación Española del Corazón pone en marcha hoy y el próximo martes una singular campaña en Las Rozas Village. Además de desarrollar una mesa informativa, todos los visitantes podrán chequear su corazón (toma de tensión y control del nivel de colesterol) de 11.00 a 14.00 y de 16.00 a 20.00. Y para recaudar fondos para la infancia, Unicef ha lanzado un nuevo catálogo de tarjetas electrónicas- -con música y movimiento- -para el Día de los Enamorados. Tienen un precio de 1,5 euros y se envían a través de www. tienda. unicef. es. Restaurantes El repaso gastronómico arranca con un clásico en veladas románticas, El jardín de Orfila (Orfila, 6) en el hotel del mismo nombre. Sin embargo, para melómanos empedernidos, una cena acompañada por los sones de La Traviata, Carmen o Madame Butterfly es una buena opción. Desde hace ocho años, jóvenes promesas del bel canto se transforman por unas horas en camareros del Café de la Opera (www. elcafedelaopera. com) para ofrecer una singular velada lírica. Su paquete Espectáculos La Cafetería del Teatro Madrid prepara un espectáculo muy adecuado para este día. Con el título San Valentín, chin, chin! el bailarín y coreógrafo Stephane Boko ofrece una compilación de música y baile que mezcla la poesía y la parodia en el día de los enamorados (días 14 y 15, a las 22.00) Escapadas Si queremos agasajar a la pareja como a un príncipe o princesa, nada mejor que reservar una noche- -o todo el fin de semana si se puede- -en alguno de los palacios o palacetes madrileños reconvertidos en hoteles. Es el caso del Hotel AC Santo Mauro (Zurbano, 36) donde el lujo y el encanto están servidos. Otro incondicional en veladas románticas es el Gran Hotel Conde Duque, que para la misma noche del 14 de febrero oferta por 130 euros, alojamiento y desayuno buffet, botella de cava, regalo exclusivo de San Valentín y aparcamiento gratuito. Para los amantes del turismo rural, nada mejor que un fin de semana apasionado en un hotel que conjuga espacios románticos con paisajes bucólicos. Hablamos de La Posada de Alameda, en pleno valle del Lozoya, un hotel para perderse y descubrir rincones mágicos a los pies de Peñalara. También podemos elegir El zaguán de la Villa, situado en el conjunto monumental de Torrelaguna, un edificio rehabilitado del siglo XVII. O en Sara de Ur, una antigua villa de recreo en el corazón de la Sierra madrileña, en La Cabrera, y en el centro de una comarca con un rico patrimonio natural y cultural. No en vano, se puede visitar un convento románico del siglo XI, un castro celtíbero, colecciones de arte... además de alojarse en una dúplex con chimenea. Concluido el día y tras estas románticas veladas, seguro que recitar un apasionado Te quiero no será difícil...