Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional SÁBADO 11 2 2006 ABC El acusado en el espía- gate declara que obedeció órdenes de sus superiores Una carta de Libby estrecha el cerco en torno al vicepresidente Cheney PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. El siguiente capítulo en la saga inconclusa del espía- gate ha salido a la luz en una carta remitida por el fiscal especial Patrick Fitzgerald a los abogados de Lewis Scooter Libby, el único procesado hasta el momento dentro del escándalo sobre la supuesta vendetta de la Casa Blanca Dick Cheney AP contra figuras críticas de la guerra de Irak. Según este documento, el ex jefe de gabinete del vicepresidente Cheney habría declarado que recibió luz verde de sus superiores para filtrar informaciones clasificadas en el verano de 2003 como parte de los esfuerzos de la Administración Bush para defender el uso de la fuerza contra el régimen de Sadam Husein. En la comentada carta con fecha del 23 de enero, publicada como parte de los trámites judiciales en el procesamiento de Scooter Libby por múltiples cargos de perjurio, el fiscal Fitzpatrick indica que el hombre de confianza del vicepresidente Cheney divulgó a determinados periodistas porciones de documentos secretos elaborados por los servicios de Inteligencia. Según el fiscal, Libby habría jurado que estas filtraciones selectivas se produjeron con la autorización de sus jefes en la Casa Blanca. Este testimonio resulta especialmente embarazoso para el presidente Bush, ya que al trascender el caso de la espía delatada, el ocupante de la Casa Blanca insistió en que estaba dispuesto a destituir a cualquier alto cargo relacionado con esta filtración delictiva, además de presumir que su Gobierno era especialmente cuidadoso en el trasiego de información confidencial. El testimonio de Libby contrasta también con las quejas de la Administración Bush sobre recientes filtraciones periodísticas de escuchas y prisiones extrajudiciales. El equipo legal que defiende a Libby, abogados de prestigio sufragados por donaciones de simpatizantes republicanos, se ha apresurado a indicar que su estrategia en este juicio previsto para enero de 2007 no se centrará en culpabilizar a Cheney. Según el letrado William Jeffress, no es verdad la historia de que los abogados del señor Libby hayamos indicado al juez o al fiscal especial que se utilizará una defensa basada en autorización por parte de superiores Renovada la Patriot Act Dentro de esta enrarecida atmósfera de secretos y seguridad nacional, la Casa Blanca habría avanzado significativamente en su asignatura pendiente de renovar la legislación anti- terrorista conocida como Patriot Act Según informaba ayer el Washington Post, la Administración Bush ha forjado un acuerdo con destacados miembros del Senado a cambio de algunas reformas en esa polémica ley aprobada justo después del 11- S. Con este compromiso- -que ha coincidido con las revelaciones del presidente Bush sobre una vieja y abortada trama de Al Qaida para estrellar un avión en Los Ángeles- -se da casi por seguro la renovación para otros cuatro años de esa controvertida herramienta legal. El acuerdo se centra en tres puntos particulares: restringir peticiones de información sobre actividades en bibliotecas públicas, reconocer el derecho a recurrir órdenes de silencio sobre citaciones judiciales secretas en casos de terrorismo e impedir que el FBI pueda demandar los nombres de los abogados consultados por personas sometidas a pesquisas anti- terroristas confidenciales.